Spanish Chinese (Simplified) English French Japanese Portuguese

 

Un ave que se vuelve símbolo

El cisne es considerado como una de las aves más hermosas del mundo. Desde 1984, es el animal nacional de Dinamarca. Sin embargo, es preciso recordar que en el inicio del siglo XX estuvo a punto de extinguirse en este territorio, ya que apenas quedaban entre tres y cuatro parejas. Afortunadamente, a partir de 1926 se convirtió en una especie protegida, y la mejor noticia es que en la actualidad la especie está totalmente recuperada con una población de alrededor de 5.000 parejas reproductoras.

Es imposible evocar al cisne sin relacionarlo con Dinamarca, donde es todo un símbolo cultural; baste mencionar el cuento universalmente conocido de “El patito feo”, obra del genial escritor danés Hans Christian Andersen, quien además inmortalizó al ave en otras narraciones como el Nido de los Cisnes: “Entre los mares Báltico y del Norte hay un antiguo nido de cisnes: se llama Dinamarca. En él nacieron y siguen naciendo cisnes que jamás morirán”.

 

 

 

 

 

Existen ocho diferentes especies de cisnes: Cisne Negro, Cisne de Cuello Negro, Cisne Trompetero, Cisne Silbador, Cisne Cantor, Cisne Chico, Coscoroba, y el que nos ocupa: el Cisne Vulgar (Cygnus olor), también conocido como “Cisne Común” y “Cisne Mudo”. Su característica principal es su gran tamaño que puede alcanzar 150 cm; cuando extiende sus alas, crece hasta 240 cm y llega a pesar hasta 15 kg. Se distingue debido a su pico color naranja rojizo y porque no emite sonidos estridentes como otros. Habita en lagos y riachuelos, aunque también puede pasar el invierno en desembocaduras del mar donde el agua es salobre.

Se distribuyen por el Hemisferio Norte; anidan al noreste de Europa, en las islas Británicas, al sur de Suecia, en Dinamarca, Países Bajos, norte de Francia, norte de Alemania, Polonia, en los países al sur del mar Báltico y en el mar Negro. En Asia, anidan en el mar Caspio y se han visto en Siberia, en el norte de Mongolia, en la costa del mar Amarillo, la península de Corea, el delta del Nilo, golfo Persa y en Irán, desde Afganistán hasta la India. El Cisne Vulgar ha sido introducido en América del Norte, Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica y Japón. La población natural al norte de Asia y Europa está creciendo, y se estima que sobrepasa el medio millón de ellos.

 

 

 

 

Una historia de amor

Cuando llega el invierno comienza el cortejo con una danza entre la pareja. Nadan grácilmente manteniéndose unidos, y a veces, en la distancia, sus picos unidos y sus largos cuellos crean la imagen de un corazón. Una vez conformada la pareja, se mantendrán unidos hasta la muerte de alguno de los dos. Construyen su nido en la orilla de los lagos o en islotes flotantes. La hembra incubará los huevos, protegida celosamente por su pareja, y ambos criarán a los pichones que se suben en los lomos de sus padres incluso hasta la siguiente temporada de cría.

 

Cisne mitológico 

Desde la antigüedad y para muchas culturas, el cisne blanco representa la espiritualidad,  la luz, la pureza, la elegancia, la sabiduría divina y la purificación. Sirve como montura de iniciados y dioses como Afrodita, Apolo o Sarasvati –diosa hindú del conocimiento. La carroza de Venus es tirada en diversas ocasiones por cisnes, y hasta el propio Zeus se transformó en un cisne para lograr uno de sus lances amorosos. Las valquirias de la mitología nórdica se vestían de cisne para conducir al Valhalla (paraíso) a los héroes abatidos en combate. Pitágoras sostenía que las almas de los poetas se encarnaban en cisnes, y Platón aseguró que Sócrates escuchó el canto de un cisne antes de morir.

Las mitologías celta, hinduista, y griega, entre otras, le confieren un papel mediador entre hombres y dioses. Es considerado como un tótem poderoso y ancestral que encarna el triunfo de la luz. Filósofos, poetas y escritores de todos los tiempos han cantado las cualidades del cisne: Esquilo, Eurípides, Platón,  Pitágoras, Ovidio, Horacio, Virgilio, Shakespeare, Mallarme o Lope de Vega, entre tantos otros hasta nuestros días, que encantados por su majestuosa figura, siguen el vuelo de sus alas abiertas a toda la belleza del mundo.

 

Amura,Dinamarca,Denmark,El Cisne,El ave que se vuelve símbolo, Leda y el Cisne, Museo Metropolitano de Arte. Leda y el Cisne, Museo Metropolitano de Arte.

 

Amura,Dinamarca,Denmark,El Cisne,El ave que se vuelve símbolo, Escultura de Venus y Cisne. Escultura de Venus y Cisne.

 

Amura,Dinamarca,Denmark,El Cisne,El ave que se vuelve símbolo, Estatuilla del dios Apolo montado en un cisne. Estatuilla del dios Apolo montado en un cisne.

 

Texto: Maruchy Behmaras ± Foto: pxhere / wallhere / eskolipsko / wallhere pxhere / artur rydzewski / Cygnus / speak englisg / ja / treasure

e-max.it: your social media marketing partner