Spanish Chinese (Simplified) English French Japanese Portuguese

 

 

No te rindas, aún estás a tiempo aceptar tus sombras, enterrar tus miedos

La poesía es el canto del alma. Los que escriben versos, resumen sentimientos en un espacio mágico. Mario Benedetti regaló al mundo hispanoamericano un contacto cercano, íntimo quizás, con los poemas.

Muy pocos escritores logran interesar a un público tan diverso y fiel que recita de memoria sus poesías para acompañar alguna historia de amor o desamor. En la década de los 80 sus versos danzaban de boca en boca: “si te quiero es porque sos mi amor, mi cómplice y todo y en la calle codo a codo somos mucho más que dos”. Este es un fragmento de poema “Te quiero”, tan solo un ejemplo, ya que sus inspiraciones han sido interpretadas por autores y cantores como Joan Manuel Serrat, Pablo Milanés, Daniel Viglietti, Nacha Guevara, Luis Pastor o Pedro Guerra, entre tantos otros.

 

 

 

“La obra de Mario Benedetti, amigo, hermano, es sorprendente en todos los aspectos, ya sea por la extensión en la variedad de géneros que toca, ya sea por la densidad de su expresión poética como por la extrema libertad conceptual que usa. El léxico de Benedetti ha ignorado deliberadamente la supuesta existencia de palabras ‘poéticas’ y de otras que no lo son. Para Benedetti, la lengua, toda ella, es poética”.
José Saramago.

 

liberar el lastre, retomar el vuelo.

 

No te rindas que la vida es eso, continuar el viaje, perseguir tus sueños, destrabar el tiempo

 

Escritor universal

Perteneciente a la llamada “generación crítica”, Mario Orlando Hardy Hamlet Brenno Benedetti Farrugia, universalmente conocido como Mario Benedetti –el escritor uruguayo más exitoso de todos los tiempos– nació el 14 de septiembre de 1920 en Paso del Toro, departamento de Tacuarembó, Uruguay.

Por diversas circunstancias tuvo que abandonar sus estudios tempranamente, por lo que puede considerarse como un autodidacta. En su juventud aprendió taquigrafía y trabajó en diferentes oficios: librero, taquígrafo, cajero, vendedor o empleado público. También estudió alemán, lo que lo llevó a ser el primer traductor de Kafka en Uruguay.

Por entonces comenzó su vínculo con el mundo periodístico que perduraría durante buena parte de su vida; se formó en esta profesión junto a Carlos Quijano, en el emblemático semanario Marcha, para luego fundar y dirigir la revista Marginalia en Montevideo, ciudad donde también colaboró en El Diario y La Mañana. Más tarde escribió para la revista Crisis de Buenos Aires, Punto Final de Santiago de Chile y el diario El País en Madrid, España. Era un activista de la izquierda política de Uruguay, por lo que fue –como varios intelectuales de su época– un perseguido político; circunstancia que lo llevó al exilio durante doce años en los que vivió en Argentina, Perú, Cuba y España. También pasó largas temporadas en México, país al que consideraba como un lugar de encuentros.

 

 

correr los escombros y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas...

 

Un creador que cultivó todos los géneros literarios y periodísticos

Cuentan que mientras leía un libro del poeta Baldomero Fernández Moreno, descubrió su vocación literaria. En 1945 publicó su libro inicial, La víspera indeleble; el éxito le llegó con su octava publicación, Poemas de la oficina, cuya primera edición se agotó en apenas 15 días. A lo largo de su existencia consumó una sólida obra que abarcó la crítica literaria, la poesía, el ensayo, la narrativa o el drama, para crear un legado que se cuenta en alrededor de 80 libros, que han sido traducidos al menos a 30 idiomas.

Entre los títulos más leídos están: Insomnios y duermevelas, Memoria y esperanza, Inventario dos, La vida ese paréntesis y Cotidiana. Sus novelas La tregua, y Gracias por el fuego, han sido adaptadas al cine. Como dramaturgo sus creaciones más conocidas son: El reportaje, Ida y vuelta o Pedro y el capitán. De acuerdo a los especialistas, toda esta versatilidad se unifica en un inconfundible «estilo Benedetti». Él decía en tono de broma al respecto: “Sólo me falta escribir una ópera”.

Recibió incontables reconocimientos, de los cuales destacan: premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana; premio Internacional Menéndez Pelayo; premio Bartolomé Hidalgo por su trayectoria, y premio Cristo Boptev de Bulgaria por sus ensayos y poemas. En Bruselas, recibió el galardón Llama de Oro de Amnistía Internacional por su novela Primavera con una esquina rota. Fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de la República y Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Montevideo. Su Biblioteca de Autor fue el primer espacio dedicado a un escritor contemporáneo en La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, cuya Fundación lo distinguió póstumamente como Patrono de Honor, por considerarlo como uno de los referentes indiscutibles de la cultura contemporánea en el idioma español.

Escribió hasta el último aliento de su vida que ocurrió el 17 de mayo de 2009, a la edad de 88 años, en su casa de Montevideo. En su homenaje el gobierno uruguayo decretó duelo nacional y dispuso que su velatorio se realizara con honores patrios en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo de Uruguay. 

 

 

 

porque ésta es la hora y el mejor momento...

 

Cuando la poesía abre sus puertas

uno siente que el tiempo nos abraza

una verdad gratuita y novedosa

renueva nuestro manso alrededor

cuando la poesía abre sus puertas

todo cambia y cambiamos con el cambio

todos traemos desde nuestra infancia

uno o dos versos que son como un lema

y los guardamos en nuestra memoria

como una reserva que nos hace bien

cuando la poesía abre sus puertas

es como si cambiáramos de mundo

(Del libro Biografía para encontrarme, despedida poética de Mario Benedetti)

 

Texto: Mariana Mares ± Foto: BP / ENDI IMAGES / casa del libro / casa del libro / TGDAC

e-max.it: your social media marketing partner