Con 466 pies de largo y 74 pies de ancho, fue construido por el fabricante alemán Lürssen y ofrece un espacio para 22 personas y una tripulación de 54. Cuenta con 11 camarotes, una suite principal privada en la cubierta superior con su propio jacuzzi y una serie de suites VIP.

Asimismo, tiene una pequeña flota de nueve licitaciones, un centro de buceo profesional, cuatro motos acuáticas, kayaks, tablas de remo, cuatro Vesta GTS Super 300 y, solo por diversión, dos helipuertos.

La decoración del área del bar estuvo a cargo de Mark Berryman, e incluyó un salón de dos pisos, una chimenea de madera, una sala de cine, una mesa de comedor del tamaño ideal para que cada huésped pueda sentirse cómodo.

En el exterior se encuentran el club de playa, jacuzzi en la terraza y salón de belleza. Zona de barbacoa, spa de 13,000 pies cuadrados con servicios de sauna, área de masajes, gimnasio y hammam.

Por si fuera poco y pese a su gran tamaño, el Fliying Fox es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 20 nudos y creceros a 15 nudos, según datos de Imperial.

 

e-max.it: your social media marketing partner