De los astilleros de Lürssen zarpó Moon Sand, el menor de los yates producidos por la compañía alemana fundada en 1955, con 55 m de longitud y 10.2 m de ancho

Especializados en superyates, buques de guerra y embarcaciones especiales, en Lürssen construyeron un astillero especialmente para fabricar naves de entre 55 y 75 m, siendo Moon Sand el primero en fabricarse esas instalaciones. El navío fue finalizado a mediados de año y luego de las pruebas en el mar, fue entregado recientemente.

El exterior fue diseñado por el estudio inglés Bannenberg & Rowell, con grandes superficies acristaladas y una piscina al ras, ubicada en la cubierta de popa fabricada en su totalidad en teca, al igual que la cubierta de proa, como lo solicitó el propietario hace tres años. Todos los espacios fueron supervisados por el dueño, quien sostuvo constantes reuniones con los expertos de Lürssen.

Un espectacular detalle de la amplia cubierta principal de popa se muestra con la simple presión de un botón: a continuación, una gran sección del área del salón desaparece y minutos más tarde, se convierte en una piscina.

El uso atrevido de tonos y texturas, así como piezas de mobiliario interior con calidad de museo, subrayan el enfoque de una enorme atención al detalle, no solo en los espacios de los huéspedes, también en las áreas técnicas.

El casco del yate está construido en acero, con la superestructura en aluminio, que lo hacen ligero –tiene un peso de 799 GT–, y es impulsado por un par de motores diésel Caterpillar de 1,200 hp, que ofrecen una velocidad máxima de 14.5 nudos; a una velocidad crucero de 10 nudos, la embarcación tiene un rango de 3,600 nm.

Para Peter Lürssen, socio director de Lürssen, resultó un desafío crear un navío de menor tamaño a los que realizan regularmente. “En un yate de más de 100 metros, el detalle está en la enorme la carga de trabajo y la coordinación de cerca de 1,000 personas que trabajan a la vez”, comenta Lürssen. “En un yate de estas dimensiones, la cuestión es más cómo encajar todos los sistemas y eso ha sido un desafío”.

Moon Sand está basado en el clásico Carinthia VI, diseñado por Bannenberg Senior, y fabricado por Lürssen en 1973. “Cada centímetro de uso del espacio interior y exterior fue presentado, discutido y acordado con los propietarios, y esto ha dado lugar a muchas discusiones inspiradoras”, dijo en su momento Dickie Bannenberg, de Lürssen.

Con Moon Sand, el reto fue superado con creces, y ahora en Lürssen están a la expectativa de atraer a clientes, corredores y diseñadores, para erigir embarcaciones de entre 55 y 85 m.

e-max.it: your social media marketing partner