Se ha dicho tanto de Roma y aún queda mucho por decir…

La Ciudad Eterna es conocida así, no sólo por su historia milenaria ni por ser una de las primeras grandes metrópolis del mundo, es apodada así porque hoy sigue siendo tan bella como lo fue siglos atrás. Roma es la cuna del arte y la arquitectura, la casa de grandes diseñadores, la musa de varios artistas y la sede de la fe católica.

Algunos escritores incluso describen la ciudad como a una amante, debido a que tiene un encanto muy especial; un día te enamoras de su belleza paseando entre sus calles empedradas o te apasiona su detallada arquitectura, también es posible que sus iglesias te conmuevan o que su exquisita cocina te seduzca con sus pastas, vinos, pizzas, helados o tiramisú en alguna escondida y remota trattoria. Una vez que te enamora es muy difícil dejarla en el pasado, es demandante y celosa y tiene esa belleza y fuerza que cautiva a cualquiera. En Roma se dice: “visita Roma e poi muori”, que quiere decir: “visita Roma y después puedes morir”.

Conocerla es como estar en un museo viviente, con sólo recorrer las calles a pie puedes sentir su vibrante historia, dejarte estremecer por el Coliseo, los Foros Romano e Imperial y por supuesto, las maravillosas fuentes y esculturas que representan mitologías y leyendas de otros tiempos. Una de las características más cautivadoras de la ciudad son los románticos atardeceres dorados sobres las cúpulas y tejados que se aprecian desde cualquiera de los balcones de la ciudad, como el Pincio, el Janículo, o el Giardino degli Aranci, que se encuentran sobre alguna de las colinas, entre las que esta mágica ciudad fue construida.

image

1. Roma, Coliseo, anfiteatro. / Colosseum, Rome.

2. Vista del Coliseo desde el Templo de Venus. / Coliseum view from Venus temple.

 

 

 

El origen de Roma

Roma se fundó a finales del siglo VII a. C. en el Palatino, una de las siete colinas del centro de la ciudad actual. Según la leyenda, luego de que Numitor, rey de Alba Longa, hubiera sido destituido del trono, su hermano Amulio convirtió a la única hija de Numitor en una virgen vestal para que no pudiera tener descendientes, pero Marte, dios de la guerra, se enamoró de la hermosa joven y la sedujo para más tarde engendrar a dos gemelos: Rómulo y Remo.

En el momento del parto el tío de la bella joven, enfurecido, mandó a asesinar a los gemelos, pero el encargado de terminar con la vida de los infantes, no pudo hacerlo y decidió abandonar a las dos criaturas en una cesta en el río Tíber. La corriente los arrastró hasta un pantano en medio de las colinas del Palatino y Capitolino, en donde una loba los encontró y llevó a una cueva y en vez de devorarlos, los amamantó y cuidó hasta que el pastor Faustolo y su esposa los encontraron. La noble pareja decidió criar y proteger a los niños hasta que crecieran, y fue entonces que se les reveló su verdadera identidad. Rómulo y Remo decidieron vengarse del tío de su madre y devolverle el trono a su abuelo.

 

 

 

Los jóvenes deseaban gobernar, así que acordaron crear una nueva ciudad que sería fundada en el lugar donde el pastor los había encontrado. Generalmente las reglas establecían que el primogénito sería el Rey, pero en este caso ambos habían nacido al mismo tiempo, por lo tanto fueron hasta el lugar en donde el pastor los había encontrado con la loba para determinar en dónde la establecerían y quién sería el rey. Rómulo quería llamar a su ciudad Roma y asentarla en el monte Palatino, y Remo quería llamarla Remoria y fundarla en el Aventino. Optaron por dejarlo a la suerte; quien viera más buitres volar sería el Rey de esta nueva ciudad. Remo vio seis y Rómulo doce lo cual lo hacia el ganador, pero Remo, no conforme con el resultado, decidió llegar a las últimas consecuencias incluso por medio de la violencia. La pelea concluyó en la muerte de Remo y Rómulo primer rey de Roma, fundada en el Palatino. Esto explica por qué aún ahora se identifica como símbolo de Roma y de sus habitantes, la escena de la loba que amamanta a los gemelos Rómulo y Remo.

 

El rapto de las Sabinas

El primer problema que Rómulo tuvo que enfrentar al inicio de su reinado fue que Roma se empezó a poblar de inmigrantes de los pueblos cercanos, pero entre los nuevos habitantes no había mujeres, por lo cual temía que su ciudad viviera una sola generación, así que Rómulo mandó a algunos emisarios a traer mujeres de los pueblos vecinos, pero fueron rechazados. Entonces decidió hacer un festejo y juegos con la excusa de la conmemoración de Neptuno e invitó a todas las poblaciones cercanas, entre los cuales estaban los sabinos, quienes llevaron a sus hijas al festejo, sin imaginar que todo era una farsa para raptarlas. Así fue como Rómulo dio origen a la ciudad de Roma.

 

 

Las siete colinas de Roma

El centro de la ciudad estaba delimitado por siete colinas: Palatino, Capitolino, Celio, Esquilino, Quirinal y Viminal, actualmente también el Janículo, Vaticana y el Pincio.

El monte Palatino se encuentra ubicado entre el Circo Máximo y el Foro Romano. Luego de ser habitado por Rómulo, se convirtió en uno de los lugares más atractivos y deseados para vivir y construir palacios por muchos de los más importantes e influyentes habitantes de la antigua Roma, debido a que se encuentra en el punto más céntrico de la ciudad.

En el Palatino todavía se encuentran los restos de la civilización de Rómulo que data del siglo IX a. C., también se pueden visitar las residencias de los emperadores Augusto, la de su esposa Livia, Tiberio, Domiciano, el templo de Apolo y los Jardines Farnese.

Otra de las colinas más importantes es el monte Capitolino, donde se encuentra el templo de Júpiter, el cual era el centro del mundo romano y el escenario de las ceremonias políticas y religiosas más sagradas. Simboliza la autoridad de Roma como Caput Mundi, cabeza del mundo, por lo que este tipo de gobierno es el modelo precedente de toda civilización capitalista. El Ayuntamiento y Senado de Roma se encuentran aquí, en un complejo de edificios del Renacimiento diseñados por Miguel Ángel.

 

 

 

 

 

En la Plaza del Campidoglio se encuentra el Palazzo dei Conservatori, ahora Museo Capitolino, que a finales de la Edad Media fue la asamblea de magistrados. En este palazzo que ahora es un museo, se pueden apreciar esculturas de la época clásica, así como pinturas tanto del Renacimiento como del Barroco.

Otro de los monumentos más emblemáticos de Roma, que también se encuentra en el Capitolino, es el Vittoriano, llamado así por estar dedicado a Víctor Manuel II, quien fue el primer rey de la Italia unificada. La construcción de este monumento fue iniciada en 1885 y finalizada en 1911. También es apodado popularmente como el “Pastel de bodas” debido a su exagerada escala, el color blanco y la exuberancia de sus decoraciones neoclásicas. Sirvió más adelante como hito fascista durante la propaganda política y gobierno de Benito Mussolini, ya que alrededor de este monumento, en Piazza Venezia, Mussolini reunía a grandes masas de ciudadanos para dar sus discursos. Fue estratégicamente elegida por el Duce, ya que se encuentra exactamente en el centro de la ciudad, circundada por las siete colinas.

El Quirinal es otra de las siete; aquí grandes emperadores construyeron estructuras y palacios, como el edificio del Quirinal, que más tarde serían adquiridos por los papas o por familias ricas del siglo XVI. Posteriormente fueron utilizados como residencia de los reyes y ahora es la casa del Presidente de Italia.

 

 

 

Sobre las faldas de esta colina se encuentra una de las fuentes más famosas y visitadas del mundo: La Fontana di Trevi. Ha sido el escenario de escenas románticas de películas e historias de amor como La dolce vita, entre otras.

Esta majestuosa fuente sirve de fachada del Palazzo Poli, ahora Instituto Nacional de Gráficos y, anteriormente, propiedad de Giuseppe Lotario Conti, duque de Poli y hermano del Papa Inocencio XIII, quien adquirió la propiedad poco antes de la construcción de la fuente.

La Fontana di Tevi, que marca el punto final del acueducto Aqua Virgo, fue diseñada por el arquitecto Nicola Salvi en 1730, comisionado por el Papa Clemente XII a través de un concurso, en el que éste resultara ganador para construirla.

La historia del acueducto se remonta al periodo del Imperio romano en el que el emperador Augusto, descendiente de Julio César, lo mandó construir con base en una leyenda que cuenta cómo unos soldados romanos que volvían de una batalla, perdidos y sedientos, encontraron a una virgen, quien les indicó un manantial de agua fresca y el camino de regreso a casa.

 

 

Al lado del monte Quirinal se encuentra el Esquilino; la más alta de las siete colinas, y donde se encuentra la basílica de Santa María la Mayor, la iglesia más grande de Roma dedicada a la Virgen María. Se construyó en el año 356 d. C. por el papa Liberius, quien tuvo un sueño en el que se le apareció la Virgen María y le dijo que tenía que construirle una iglesia en donde él encontrara nieve. El cinco de agosto de ese mismo año nevó en el Esquilino, a pesar de ser pleno verano, así que el pontífice siguió las órdenes de la Virgen y mandó construir la basílica en su honor. Más tarde, en el año 440 d. C., el Papa Sixto III continuó y finalizó su edificación dándole una escala mayor a la del proyecto inicial y un estilo barroco. Tiene una gran importancia en Roma porque es una de las cuatro basílicas Papales.

Sobre el Esquilino, también se encuentra la iglesia de San Pietro in Vincoli, que alberga a la escultura del Moisés, una de las obras más impresionantes del gran maestro y artista Miguel Ángel y las cadenas con las cuales san Pedro fue sujetado durante su martirio.

El Esquilino mantiene su esencia de ser un barrio popular residencial desde hace dos milenios y ahora además es un punto de reunión entre los jóvenes, sobre todo en la Plaza Madonna Dei Monti. Está lleno de bares y restaurantes y muchos de ellos tienen la filosofía de utilizar en sus cocinas sólo productos cero kilómetros que quiere decir que todo los productos que utilizan para cocinar, además de ser orgánicos, son producidos en la misma región del restaurante y son de temporada.

 

 

 

 

El monte Celio alberga una de las iglesias más antiguas de Roma: la archibasílica de San Juan de Letrán. Fue construida inicialmente a principios del siglo VI durante el imperio de Constantino, el primer emperador romano en aceptar e introducir la religión católica. La apariencia de esta basílica sufrió varias modificaciones a través del tiempo, por haber sido destruida dos veces por incendios, no obstante, su forma permanece intacta. Su fachada y aspecto actual fueron diseñados por el arquitecto barroco Francesco Borromini. Ésta es también una de las cuatro basílicas Papales, en las cuales el pontífice máximo de la iglesia católica funge como obispo y oficia la misa.

Por último, el monte Aventino cierra el círculo de colinas que rodea el Centro Histórico de Roma. Aunque es principalmente residencial, se encuentran algunos lugares panorámicos o de interés histórico. Desde él se puede apreciar una de las mejores vistas de la cúpula de San Pedro, del Circo Máximo y de las ruinas en el monte Palatino.

En la cima se encuentra el Jardín de los Naranjos, desde donde la cúpula de San Pedro crea uno de los efectos ópticos más extraños, entre más lejos estés del balcón, más cerca se ve la cúpula y viceversa.

A unos cuantos metros de este parque también se encuentra la plaza diseñada por el famoso arquitecto Giovan Battista Piranesi en 1765 para la orden de los Caballeros de Malta. Desde la puerta principal de esta sede, se puede ver a través del ojo de la cerradura la cúpula de San Pedro al fondo de una arcada de plantas que enmarcan la espectacular vista.

 

 

Aquí también se encuentra La Bocca della Verità, la leyenda cuenta que se utilizaba para determinar si una persona decía la verdad metiendo la mano a la boca de la escultura, si estaba mintiendo perdía la mano al ser mordido por ésta.

El Circo Máximo es otro de los lugares emblemáticos y está ubicado en el Aventino. Este parque de forma oval solía ser el estadio más grande de la antigua Roma. En él se llevaban a cabo las carreras de caballos con carruajes, desde los cuales los competidores luchaban a muerte por ganar la competencia. El Circo Máximo tenía una capacidad de 300,000 espectadores y aunque hoy en día sólo quedan sus ruinas, se sigue utilizando para unir grandes grupos de personas, ya sea para ferias, conciertos o para festejar a los jugadores de fútbol tras ganar una copa de oro.

 

 

 

Las tendencias artísticas y arquitectónicas han ido cambiando, pero siempre han mantenido y retomado las raíces clásicas que los caracterizaron y con las cuales se dieron a conocer al mundo durante el esplendor del Imperio romano. Es por esto que Mussolini, durante su gobierno, propone retomar todos estos elementos clásicos por medio del arte y la arquitectura, para regresarle a Italia y en particular a los romanos, su identidad como nación.

En los años treinta crea una ciudad satélite a Roma para llevar a cabo la Exposición Universal de Roma (EUR) en conmemoración de los 20 años del fascismo. Para esta feria se construyeron diferentes edificios cuya forma recordaba a alguna edificación romana, pero dándole una forma lineal, más estilizada y menos ornamentada, como, por ejemplo, el Coliseo Cuadrado.

El Duce veía la expresión artística como un medio de propaganda política, ya que por medio de ésta podía llegar a muchos más lugares dando a la gente de qué hablar. Es por esto que impulsó y motivó a pintores, escritores, escultores y arquitectos a formar un movimiento puramente italiano: el futurismo.

Este movimiento de jóvenes artistas como Filippo T. Marinetti, Umberto Boccioni, Gino Severini, Giacomo Balla y Antonio Sant’Elia reinterpreta el clasicismo y rompe las barreras estáticas de la pintura y escultura, para darle una dinámica y vida a las nuevas obras. En el futurismo se analiza con minuciosidad el cuerpo humano y su desplazamiento en el espacio. En este detallado ejercicio de análisis, el cuerpo y sus movimientos son descompuestos hasta que se vuelven mecánicos y sistematizados. Una persona ya no era vista como tal, sino como parte de un sistema y ese sistema era el fascismo.

Roma es un museo viviente porque la historia de esta ciudad se vive y visita en la cotidianidad de un recorrido a casa, al trabajo o en un día de paseo con la familia y amigos.

 

 

Piazza Venezia

Es la plaza más céntrica y una de las más grandes. Se localiza entre los Foros Romano e Imperial y del Capitolio. En esta zona se encuentran muchas tiendas, restaurantes, museos y sitios de interés turístico.

 

Un paseo por:

-Via dei Fori Imperiali. Va desde Piazza Venezia hasta el Coliseo. Esta calle pasa entre el Foro Romano y el Foro Imperial. Es una vía peatonal muy transitada, especialmente por turistas, ya que desde esta calle se pueden apreciar muchas de estas ruinas.

-Foro Romano. Era el centro político, comercial y jurídico de la antigua Roma. Aquí se encuentran las ruinas de edificios como: la Curia (senado de la Roma Antigua y donde el emperador Julio César fue asesinado), templo a Saturno, basílica Julia, templo de Vesta, templo de Rómulo, basílica de Constantino, Arco de Titus y las casa de las vírgenes vestales.

 

 

 

 

- Foro Imperial. Es la parte sucesiva del Foro Romano. Su construcción se inició durante el imperio de Augusto (primer emperador romano). En este Foro se encuentra: la columna y el mercado Toryano, el Foro de Augusto y el Foro de Nerva, entre otros.

- Coliseo. Es el anfiteatro más grande de Roma. En este lugar se llevaban a cabo las peleas de gladiadores organizadas por los emperadores como modo de entretenimiento para el pueblo romano.

- Via del Corso. Es la avenida comercial principal de Roma. Parte desde Piazza Venezia y llega hasta Piazza del Popolo. Hay varias tiendas y locales comerciales a lo largo de sus 1.5 km de longitud.

- Fontana di Trevi. Es la fuente de mayor escala y más representativa del Barroco. Su dramatismo ha llamado la atención de directores de cine y turistas. Es tradición que los visitantes de Roma arrojen una moneda pidiendo el deseo de volver a este lugar.

 

 

 

 

Largo di Torre Argentina

En el centro de esta plaza se encuentran cuatro antiguos templos romanos republicanos y las ruinas del teatro de Pompeyo. Es conocida también porque actualmente el recinto donde se encuentran estas ruinas es un refugio de gatos.

 

Un paseo por:

-Panteón de Agripa. Es uno de los grandes edificios de la antigüedad y que se ha mantenido en pie desde hace más de 2,000 años. En la época romana fue construido como templo dedicado a todos los dioses, por lo que su forma es circular para dar igual importancia a cada uno de ellos. En el año 608 d. C. el edificio fue convertido en iglesia.

-Iglesia de San Ignacio de Loyola. Es una iglesia jesuita construida en 1626 en memoria de san Ignacio de Loyola. Aunque el estilo de la iglesia es barroco, se dice que, por los votos de pobreza de la orden jesuita, que en lugar de construir la cúpula como en el diseño original, el artista Andrea Pozzo pintó el domo y la nave central en perspectiva.

 

 

 

 

 

-Piazza Navona. Ninguna otra plaza se compara a la teatralidad de Piazza Navona. Originalmente fue el estadio de Domiciano, ahora es uno de los lugares más representativos del barroco en Roma. En ella se encuentra la famosa Fuente de los Cuatro Ríos de Gian Lorenzo Bernini y la iglesia de Santa Inés en Agonía de Borromini. Es también el lugar ideal para tomar un aperitivo o ir a cenar en alguno de los bares o restaurantes que hay cerca.

-Campo dei Fiori. Esta plaza renacentista ubicada entre el Corso Vittorio Emanuelle II y el río Tíber es también un área comercial y de vida nocturna. Por la mañana es un mercado principalmente de fruta y verdura, en la tarde se puede dar un paseo y visitar sus tiendas, mientras que en la noche se llena de jóvenes y vida nocturna.

 

 

 

 

Piazza di Spagna

Es una de las más famosas de Roma porque aquí se encuentran las mejores tiendas de moda y hoteles de mayor prestigio. La peculiar escalinata del siglo XVIII enmarca la iglesia de Trinidad dei Monti. Se llena de visitantes durante todo el año y en especial durante el verano ya que se puede acceder a una de las más maravillosas vistas panorámicas de la ciudad.

 

 

 

Un paseo por:

-Via Condotti. En esta calle se encuentran las tiendas de mayor renombre del mundo de la moda. Aquí turistas e italianos se dan cita para dar un paseo por la tarde o ir de compras.

-Pincio. El Pincio es un balcón con vista a la ciudad en los jardines de Villa Borghese. Se puede llegar desde la cima de la escalinata de Piazza di Spagna, desde Piazza del Popolo o por el parque de Villa Borghese. Desde aquí se puede apreciar una de las más espectaculares vistas de la Ciudad Eterna y de sus edificios.

- Piazza del Popolo. Es una de las explanadas más grandes de Roma. Está ubicada al final de Via del Corso, en la parte opuesta a Piazza Venezia. El diseño actual es obra de Giuseppe Valadier para recibir y guiar a los peregrinos que llegaban a Roma durante el siglo XIX. Tiene una forma oval y es el punto de unión de tres calles: Via del Babuino, Via del Corso y Via di Ripetta.

 

 

 

 

Trastevere

Es el barrio bohemio de Roma. Su nombre significa “atrás del río” (tras tevere) porque está ubicado cruzando el río Tíber, a la altura de Campo di Fiori. Esta plaza está llena de vida y ofrece a los visitantes una gran variedad de bares y trattorias. Sus estrechas y enredadas callejuelas entre los edificios color ocre hacen que el paseo por este barrio sea muy agradable.

 

Un paseo por:

-Piazza Santa Maria in Trastevere. Fue diseñada por el arquitecto Carlo Fontana en 1692. Aquí se localiza la famosa iglesia de Santa Maria in Trastevere, la cual está decorada con pequeños mosaicos en toda su ábside y fachada.

-San Francesco a Ripa. En esta iglesia vivió san Francesco de Asís cuando era un hospicio. Aquí se encuentran todavía la almohada de piedra y el crucifijo de este santo. La iglesia también alberga la famosa escultura de Éxtasis de Bernini.

-San Pietro in Montorio. En el patio de este convento de monjes franciscanos españoles se encuentra il Tempieto de Bramante, que fue construido en la cima del Montorio (monte de oro) donde san Pedro fue crucificado.

 

 

 

Vaticano

La Ciudad del Vaticano, es el país más pequeño del mundo y es uno de los seis microestados europeos. Su lengua oficial es el latín y tiene una extensión de 44 ha. Alberga la Santa Sede y su jefe de estado es el Papa. En este lugar se encuentra la basílica de San Pedro, la cual abarca un 7% del territorio total del Vaticano.

 

Un paseo por:

-Piazza de San Pedro. Esta plaza de forma elíptica fue diseñada por el arquitecto y escultor Bernini para la basílica de San Pedro. Los dos pasajes de columnas abrazan la explanada, enmarcándola para reunir a las multitudes. Se ingresa desde Via Della Conciliazione dejando a sus espaldas el Castel Sant’Angelo.

-Basílica de San Pedro. Fue construida en el lugar en donde san Pedro fue martirizado y sepultado. Esta iglesia es una de las cuatro basílicas Papales donde el Papa es obispo. Representa el centro de la fe católica y es aquí donde se reúne un gran número de fervientes peregrinos de todo el mundo durante todo el año.

-Museo del Vaticano. Aquí se encuentra una de las más grandes colecciones de arte del mundo. Este museo también alberga la Capilla Sixtina con los frescos de Miguel Ángel.

 

 

 

 

 

Clima:

El clima de Roma es templado y muy típico del mediterráneo. En general, goza de latitudes medias, veranos calientes y soleados y una suave temperatura en primavera y otoño. Es principalmente húmedo debido a que se encuentra cerca del mar, la humedad relativa anual es de 72 por ciento.

 

Época de lluvia:

En Roma no hay una época de lluvia bien definida, los meses que tienen más riesgo de precipitaciones son febrero, abril, octubre y noviembre.

 

 

 

 

Luz del día:

Roma es una ciudad que goza de días soleados incluso en las temporadas de otoño e invierno. El día tiene 12 horas y 14 minutos de sol en promedio. En el horario de verano el alba inicia a las 6 am y la puesta a las 8:30 pm y en invierno el sol comienza a salir alrededor de las 6:40 am y se pone a las 5:30 pm.

 

 

 

Texto: Melissa Díaz ± Foto: GdeFon/ SCHN/ WMOFA/ SANDRO R.

e-max.it: your social media marketing partner