En la costa plana del Estrecho de Malaca, este puerto servía de refugio para los navegantes y comerciantes. La boca del río ofrecía un lugar seguro y ahora es un encantador lugar de arquitectura portuguesa. 

 

Texto: Patrick Monney ± Foto: Patrick Monney.

e-max.it: your social media marketing partner