A un poco más de una hora desde Santiago, Viña del Mar, con su encantadora arquitectura, enfrenta los largos inviernos solitarios, pero en el     verano se llena de gente que viene a pasar sus vacaciones para gozar del sol y de sus playas. 

 

Texto: Patrick Monney ± Foto: Patrick Monney.

e-max.it: your social media marketing partner