Oro para leopardos 

Localizada a 200 Km al norte de Nairobi, con una vista impactante al Monte Kenia, encontramos la fabulosa casa con arquitectura de la época colonial británica, hoy convertida en lujoso hotel que continua albergando dentro de sus muros apasionantes historias dignas de otros tiempos; recordando excéntricas situaciones ocurridas dentro de esta y fundada en base a un amor de novela.

El Mount Kenya Safari Club figura en la lista de obligaciones para visitar una vez llegado al continente, y es uno de los favoritos en la lista internacional de los ya queridos “clásicos” de la hotelería alrededor del mundo, gracias a su fama, historia y reciente compromiso con el ecosistema que la rodea, el centro de conservación de animales. Winston Churchill fue su socio fundador, entre otros personajes de renombre: Conrad Hilton, Robert Hope, Bing Crosby, Lord Mountbatten, el príncipe Bernhard de Holanda, Onassis y Anwar Sadat forjaron la fama de un lugar que hoy se asocia con la exclusividad. La idea inicial era crear un Safari, hecho que Rhoda Lewisohn no tomo a la ligera. Tomando la decisión de dejar su exclusiva vida en Manhattan junto a su millonario esposo y sus hijas (cosa que culminó en un escándalo para la época), a esta aventurera mujer se le antojo una conducta en extremo normal. Corrían los años 30, y Kenia era sinónimo de cacería, lujosos safari, aventuras, y viajes memorables. Era un ambiente lleno de elegancia y distinción hecha por refinados personajes constituidos por la elite del momento. Rhoda no tardo mucho en cazar su primer elefante, ni en caer en los brazos de Gabriel Prudhomme, adinerado francés más joven que ella y dueño de un aeroplano, affair que culminó en el abandono de su marido banquero para darle cabida a la ceremonia religiosa con el influyente joven Parisino. 

Igual de romántico fue el lugar de elección de la pareja para iniciar su vida matrimonial. Nanyuki, a las faldas del Monte Kenia. El delicioso paraje no estaba a la venta, sin embargo, la felicidad no les duro mucho tiempo, ya que su sueño no pudo ser concluido. Gabriel murió en un viaje a Europa. Ella, desconsolada, tomo la decisión de trasladar sus cenizas a Francia. Mawingo significa “nubes” en swahili, y debajo de estas, a las faldas del Monte Kenia se inicio la construcción de la mansión.  

El Monte Kenia, es la cima sagrada de un volcán extinto desde hace tiempo ha logrado atraer a personas de todas partes del globo. Situado en las faldas  de esta espectacular montaña dotadas con una flora y fauna excepcionales, contiene una historia  tan rica y evocadora como el  paisaje que lo rodea.  

 

 

 

 

Desde aquí  nos ofrece una visión envidiable de  África y una privilegiada ubicación junto al parque  nacional del Monte Kenia patrimonio  mundial de la UNESCO desde 1985. También se localiza cerca del parque  nacional de Aberdare, que nos garantizaba una experiencia  de safari africano inolvidable.

La habitación con chimenea a leña, el baño adjunto con regadera  separada tipo lluvia, tocador de mármol, magníficas vistas del Monte Kenia  y paisajes espectaculares. Este hotel contiene amenidades como las cabalgatas grupales o en pareja por los hermosos parajes pintados de la sabana, un campo de golf con nueve hoyos o bien caminar por los hermosos jardines del lugar, con opción a una comida cerca del rio Liki, el equipo gastronómico estará a su disposición para  preparar una experiencia culinaria en una verdadera expresión inolvidable de esta espectacular región.

 

Info

Fairmont Mount Kenya Safari Club

P.O Box 35

Mount Kenya

Nanyuki, Kenya

Tel / Ph +254 (0) 20 2265555

www.fairmont.com/mount-kenya-safari

 

Texto: Leonor Villalfaña ± Foto: Fairmont Mount Kenya Safari

e-max.it: your social media marketing partner