Turquía de los cuatro vientos

País de dos con­ti­nen­tes, oc­ci­den­tal y exó­ti­co. Tur­quía vi­ve a la ho­ra de Eu­ro­pa con el rit­mo de Orien­te Me­dio, na­ción or­gu­llo­sa de su cul­tu­ra que ha re­sul­ta­do de tan­tos si­glos de gue­rras, con­quis­tas y eru­di­ción, ar­te y na­tu­ra­le­za. Se­du­ce con ma­ra­vi­llo­sos es­ce­na­rios don­de la gen­te re­ci­be al vi­si­tan­te con pla­cer y ca­ri­ño. La na­ve­ga­ción in­vi­ta a des­cu­brir en­can­ta­do­ras ca­le­tas y ex­traor­di­na­rios ves­ti­gios que dan cuen­ta del pa­so de la his­to­ria. De Es­tam­bul a Tar­sus es una in­vi­ta­ción pa­ra dis­fru­tar de un mag­ní­fi­co via­je, en el que los tur­cos in­vi­tan a dis­fru­tar de una vi­da pla­cen­te­ra.

Es­tam­bul, la sor­pren­den­te ciu­dad con el co­ra­zón en Eu­ro­pa y los pies en Asia Me­nor, es la me­tró­po­lis tu­mul­tuo­sa que cau­ti­va y se­du­ce con ca­ri­ño, y ha si­do la mu­sa de los poe­tas, la me­ta de los con­quis­ta­do­res, el pa­raí­so de los mer­ca­de­res. Di­vi­di­da por el Cuer­no de Oro y el Bós­fo­ro, Es­tam­bul vi­bra con el can­to del mue­cín en las mez­qui­tas.

San­ta So­fía, la so­ber­bia igle­sia bi­zan­ti­na trans­for­ma­da en mez­qui­ta es la guar­dia­na del pa­sa­do. El Acue­duc­to de Va­lens, cons­trui­do por los ro­ma­nos, es tes­ti­go de esa épo­ca cuan­do At Mey­da­ni era el hi­pó­dro­mo, mu­cho des­pués que Ale­jan­dro Mag­no pa­sa­ra por esas tie­rras rum­bo a Per­sia, Egip­to, In­dia. La Mez­qui­ta Azul do­mi­na esa co­li­na que es la par­te más an­ti­gua de la ciu­dad, y el pa­la­cio de Top­ka­pi vi­gi­la el Bós­fo­ro des­de su pe­ñón, tes­ti­go de la gran­de­za de los sul­ta­nes, sus ri­que­zas y su amor por el ar­te. Su mu­seo al­ber­ga los más fa­bu­lo­sos te­so­ros y sus edi­fi­cios des­lum­bran de be­lle­za en me­dio de un en­can­ta­dor jar­dín.

 

 

El Gran Ba­zar es­tá su­mer­gi­do en ex­traor­di­na­rios ta­pe­tes, jo­yas, pren­das de cue­ro, ob­je­tos de ar­te­sa­nía en co­bre o ma­de­ra, co­mo si fue­ra la ca­ver­na del te­so­ro, in­tri­ca­do en­tre sus ca­lle­jo­nes cu­bier­tos. La ciu­dad vi­bra, pal­pi­ta con la mú­si­ca de fon­do que pro­vie­ne de una cons­tan­te mu­che­dum­bre en mo­vi­mien­to, in­vi­ta a per­der­se en sus ca­lles in­tri­gan­tes.

Y del otro la­do del Cuer­no de Oro, Tak­sim es la ciu­dad nue­va que se quie­re mo­der­na, aun­que con­ser­va su ai­re me­die­val, con sus 2000 años bien vi­vi­dos al pie de la to­rre Ga­la­ta, que da­ta del si­glo XIV. Des­de aquí em­pren­di­mos nues­tro via­je, una na­ve­ga­ción que nos lle­vó a des­cu­brir los cua­tro ma­res y un país sor­pren­den­te, de­li­mi­ta­do por un li­to­ral ex­cep­cio­nal.

Al na­ve­gar por el Bós­fo­ro la vis­ta es be­lla, con los es­pec­ta­cu­la­res pa­la­cios que vis­ten la ori­lla, co­mo el Dol­ma­bah­ce Sa­ra­yi (1853) o el Bey­ler­be­yi, y las her­mo­sas ca­sas de ve­ra­neo de las fa­mi­lias ri­cas de Es­tam­bul. Es una ex­tra­ña sen­sa­ción al pa­sar por esas aguas que ha vis­to tan­tos su­ce­sos his­tó­ri­cos, que sa­be que Bi­zan­cio, Cons­tan­ti­no­pla y Es­tam­bul son la mis­ma ciu­dad, y sa­lu­dar la for­ta­le­za de Ru­me­li Hi­sa­ri y los dos im­pre­sio­nan­tes puen­tes que unen los con­ti­nen­tes.

 

 

Los en­can­ta­do­res pue­blos al bor­de del Bós­fo­ro in­vi­tan a dis­fru­tar de su tran­qui­li­dad y de sus bue­nos res­tau­ran­tes de ma­ris­cos a la som­bra de los ár­bo­les. Lle­ga­mos a la en­tra­da del Mar Ne­gro, mar que une el mun­do del Me­di­te­rrá­neo con los paí­ses del ru­do in­vier­no, co­mo Ucra­nia, ese ho­ri­zon­te des­co­no­ci­do, con su her­mo­sa cos­ta tur­ca.

Re­gre­sa­mos por el Bós­fo­ro y, des­pués de pa­sar las im­pre­sio­nan­tes to­rres de las mez­qui­tas de Es­tam­bul, pe­ne­tra­mos en el tran­qui­lo Mar de Már­ma­ra, es­ce­na­rio de tan­tas ba­ta­llas en las gue­rras del si­glo XX, con sus pla­yas os­cu­ras, sus aguas ver­des y su trá­fi­co de gran­des bu­ques.

Des­pués de mu­cho dia­lo­gar con el ca­pi­tán pu­di­mos an­clar­nos en el pe­que­ño mue­lle de Mu­dan­za, pa­ra vi­si­tar la her­mo­sa ciu­dad de Bur­sa, en las co­li­nas cu­bier­tas de ce­dros y oli­vos, an­ti­gua ca­pi­tal de los oto­ma­nes. Tí­pi­ca y exó­ti­ca, Bur­sa in­vi­ta a des­cu­brir su ba­zar al pie de las dos sun­tuo­sas mez­qui­tas im­pe­ria­les, en­tre ca­lle­jo­nes que unen las an­ti­guas ca­ra­van­se­rail, don­de des­can­sa­ban las ca­ra­va­nas. Lo más re­le­van­te de Bur­sa son la mez­qui­ta ver­de (Ye­sil Ca­mi) y la tum­ba del sul­tán Cel­bi Meh­met (Ye­sil Tür­be), con sus her­mo­sos tra­ba­jos de azu­le­jos.

 

 

En el Mar de Már­ma­ra la bri­sa per­mi­te una na­ve­ga­ción tran­qui­la, pe­ro al Es­tre­cho de las Dar­da­ne­lles hay que pa­sar­lo con mo­tor, de­bi­do a que es muy an­gos­to y a su in­ten­so trá­fi­co. El pai­sa­je es de ba­jas co­li­nas, el Es­tre­cho, pun­to geo­grá­fi­co im­por­tan­te, ha si­do es­ce­na­rio de gran­des ba­ta­llas, co­mo Ga­lli­po­li, y de los pa­sos de Ale­jan­dro Mag­no. A su en­tra­da en­con­tra­mos los res­tos de Tro­ya, mí­ti­ca y mis­te­rio­sa, cu­yas rui­nas in­vi­tan, con mu­cha ima­gi­na­ción, a re­vi­vir la his­to­ria del fa­mo­so ca­ba­llo de Tro­ya.

Al pe­ne­trar en el Mar Egeo, nues­tro ter­cer mar en es­te via­je, la fuer­za de los vien­tos nos sor­pren­de, con cam­bios drás­ti­cos, cal­mas atur­di­das y bri­sas ex­qui­si­tas. El Mar Egeo es reconocido por sus cam­bios de hu­mor, su gran nú­me­ro de is­las y una cos­ta re­cor­ta­da se­gún el de­seo de los dio­ses. El es­ce­na­rio es es­pec­ta­cu­lar, pa­san­do en­tre la cos­ta y la Is­la de Les­bos, con las mon­ta­ñas que ba­jan al mar, crean­do gol­fos, ba­hías, ca­le­tas y pla­yas don­de el agua es cris­ta­li­na. Al fon­do de una gran ba­hía en­con­tra­mos la ciu­dad de Iz­mir o Es­mir­na, bien pro­te­gi­da, in­men­sa, con su gran puer­to y ma­ri­na, su enor­me ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca a lo lar­go de sus pla­yas, su mu­che­dum­bre in­ter­na­cio­nal, sus co­mer­cian­tes y su in­ten­sa vi­da noc­tur­na. Fue el puer­to ideal pa­ra atra­car mien­tras vi­si­tá­ba­mos la ciu­dad de Ber­ga­ma, un en­can­ta­dor pue­blo que atrae pa­ra des­cu­brir la an­ti­gua Pér­ga­mon, una de las gran­des ciu­da­des de la an­ti­güe­dad, ais­la­da, so­bre una co­li­na. Fue uno de los san­tua­rios de la cul­tu­ra he­lé­ni­ca, y lue­go ro­ma­na, ves­ti­gio de la gran­de­za de esas cul­tu­ras, y to­da­vía se pue­de apre­ciar la be­lle­za de las co­lum­nas dó­ri­cas que for­ma­ban par­te de los im­pre­sio­nan­tes tem­plos, de sus puer­tas, su tea­tro, la acró­po­lis y la bi­blio­te­ca que con­te­nía más de 200,000 li­bros de per­ga­mi­nos. Sus ca­lles nos tras­la­dan en el tiem­po, el eco de las ca­rre­tas y de los ca­ba­llos lle­gan a nues­tra ima­gi­na­ción mien­tras ad­mi­ra­mos el ado­ra­to­rio a Ar­te­mi­sa o el de Zeus.

 

 

 

Des­de Iz­mir, apro­ve­chan­do la ma­ra­vi­llo­sa ma­ri­na, vi­si­ta­mos otro de los lu­ga­res más re­le­van­tes de la an­ti­güe­dad, Éfe­sos. Es una de las ciu­da­des me­jor con­ser­va­das, que em­pie­za a ha­cer ha­blar de ella con la cons­truc­ción en már­mol del tem­plo de Ar­te­mi­sa, en el año 560 a.C., una     de las sie­te ma­ra­vi­llas del mun­do. Ciu­dad im­por­tan­te         du­ran­te si­glos, re­ci­bió a Ale­jan­dro Mag­no con gran­des fes­te­jos y sus años do­ra­dos em­pe­za­ron con la lle­ga­da de los ro­ma­nos. Fue en­ton­ces nom­bra­da si­tio del “Pro­cu­ra­tor” o go­ber­na­dor pro­vin­cial, y la ma­yo­ría de los mo­nu­men­tos que se ven aho­ra fue­ron cons­trui­dos en­tre los años 30 a.C. y 110 d.C.

Una ma­jes­tuo­sa ave­ni­da em­pe­dra­da, bor­dea­da de os­ten­to­sos edi­fi­cios con co­lum­nas y fuen­tes, ba­ja ha­cia la im­pre­sio­nan­te bi­blio­te­ca de Cel­sus, con sus dos pi­sos ador­na­dos de co­lum­nas, e in­mer­sa en­tre esos sun­tuo­sos mo­nu­men­tos la men­te va­ga pa­ra des­cu­brir en lo des­co­no­ci­do las imá­ge­nes de esa ciu­dad que fue ex­traor­di­na­ria­men­te be­lla.

En su tea­tro, que to­da­vía pue­de sen­tar 24,000 per­so­nas, se rea­li­za el fes­ti­val de ma­yo. El gim­na­sio y sus ba­ños se en­cuen­tran en la par­te ba­ja, don­de es­ta­ba el mar y su puer­to que veía lle­gar las ga­le­ras, de­sem­bar­car gen­te y mer­can­cías, pe­ro con el pa­so de los si­glos el mar se ha re­ti­ra­do y el puer­to se ha re­lle­na­do na­tu­ral­men­te.

 

 

Éfe­so tam­bién fue una im­por­tan­te ciu­dad cris­tia­na, y se ex­ten­dió con la crea­ción de la ciu­dad bi­zan­ti­na de Sel­çuk, don­de vi­si­ta­mos la ba­sí­li­ca de San Juan, con la tum­ba del san­to, su ciu­da­de­la y acue­duc­to. En las co­li­nas cer­ca­nas cu­bier­tas de pi­nos, en­con­tra­mos la ca­sa de la Vir­gen Ma­ría, don­de se cree que vi­vió ella en su pe­re­gri­na­ción jun­to con San Juan. Lu­gar má­gi­co, lle­no de sim­bo­lis­mo, la ca­si­ta de pie­dra trans­mi­te una fuer­te sen­sa­ción y mu­chos creen que tie­ne po­de­res cu­ra­ti­vos.

An­tes de re­gre­sar a nues­tro ve­le­ro re­co­rri­mos 120 km pa­ra al­can­zar el si­tio de Pa­muk­ka­le, cer­ca de De­niz­li, don­de el agua bro­ta de la tie­rra a 35 °C y car­ga­da de cal­cio. Allí se han crea­do unos es­tan­ques na­tu­ra­les que ador­nan la co­li­na con sus blan­cas te­rra­zas. Es un spa ori­gi­nal, vi­si­ta­do des­de la an­ti­güe­dad, ex­cep­cio­nal­men­te ex­tra­ño y be­llo, muy con­cu­rri­do en el ve­ra­no.

To­da la re­gión in­vi­ta a des­cu­brir gran can­ti­dad de si­tios ar­queo­ló­gi­cos, pe­ro re­gre­sa­mos a Iz­mir pa­ra em­pren­der nues­tra ru­ta cos­te­ra, con­tor­nean­do, la pe­nín­su­la, don­de se alo­jan las me­jo­res pla­yas de lo que lla­man la Ri­vie­ra tur­ca. Çes­me, ador­na­da por su cas­ti­llo del si­glo XIV, su ca­ra­van­se­rail del si­glo XVI y su igle­sia or­to­do­xa es un gran cen­tro va­ca­cio­nal, con sus her­mo­sas pla­yas de are­na, res­tau­ran­tes, dis­co­te­cas, su ex­ce­len­te ma­ri­na en me­dio de una cos­ta re­cor­ta­da y sus nu­me­ro­sas is­las. Apro­ve­chan­do los vien­tos fa­vo­ra­bles se­gui­mos la ru­ta ha­cia el sur, pa­san­do Éfe­sos y la is­la grie­ga de Sa­mos, navegamos la cos­ta más de­so­la­da del Gol­fo de Gü­llük, con sus ca­le­tas in­ha­bi­ta­das y sus pla­yas vír­ge­nes.

 

 

Lue­go de es­te fa­bu­lo­so re­co­rri­do lle­ga­mos a la ciu­dad que tie­ne dos ma­res, Bo­drum. Es una ciu­dad en­can­ta­do­ra, si­tua­da en la par­te an­gos­ta de la pe­nín­su­la, do­mi­na­da por el im­po­nen­te cas­ti­llo de San Pe­dro que vi­gi­la la ciu­dad blan­ca. An­ti­guo pe­que­ño puer­to de pes­ca­do­res, aho­ra es un agra­da­ble pue­blo con los me­jo­res ho­te­le­s, ex­qui­si­tos res­tau­ran­tes y to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra el pla­cer de los eu­ro­peos, que pa­san sus me­jo­res tem­po­ra­das aquí. La ma­ri­na es ex­ce­len­te, y Bo­drum se ha vuel­to el lu­gar fa­vo­ri­to del jet set in­ter­na­cio­nal, con sus ele­gan­tes vi­llas acos­ta­das en las co­li­nas, su pa­seo ma­rí­ti­mo don­de atra­can los ya­tes más im­pre­sio­nan­tes y la gen­te que pa­sea a la ho­ra de la pues­ta del sol, an­tes de sa­lir a los res­tau­ran­tes y ba­res de la zo­na (el bar Ha­di Ga­ri es el más con­cu­rri­do) y ter­mi­nar en la dis­co­te­ca Ha­li­car­nas­sus, fa­mo­sa des­de tiem­pos atrás. Bo­drum es be­lle­za, di­ver­sión, en­cuen­tros con fa­mo­sos y gen­te gua­pa, mu­cho “show off” y la se­gu­ri­dad de pa­sar inol­vi­da­bles mo­men­tos.

La Ba­hía de Gö­ko­va, bor­dea­da por las im­pre­sio­nan­tes mon­ta­ñas, es muy ce­rra­da. De­li­mi­ta­da por la Pe­nín­su­la de Dat­ça en el sur y la Is­la de Kos en su en­tra­da, es un her­mo­so es­ce­na­rio que re­co­rri­mos rá­pi­da­men­te con el ve­le­ro, pa­san­do de cer­ca la Is­la de Ro­das, las ex­qui­si­tas ca­le­tas que for­man la pe­nín­su­la al pie de los mon­tes cu­bier­tos de pi­nos, la sor­pren­dente co­li­na sem­bra­da de rui­nas de Kni­dos y lle­gar a otro cen­tro de di­ver­sión, Mar­ma­ris o Már­ma­ra. Es­ta es co­no­ci­da co­mo la “Mar­be­lla tur­ca”, ciu­dad de per­di­ción di­cen las mu­je­res que vi­ven en las mon­ta­ñas, es­pa­cio de so­laz di­cen los ale­ma­nes que pa­san ahí sus va­ca­cio­nes.  Es la ciu­dad blan­ca, de te­ja­dos ro­jos, fren­te al azul de las aguas lím­pi­das del gol­fo que se abre al mar Me­di­te­rrá­neo, el puer­to más con­cu­rri­do por los na­ve­gan­tes, con su ma­ra­vi­llo­sa ma­ri­na. An­ta­ño era un pe­que­ño puer­to de pes­ca­do­res y aho­ra Mar­ma­ris es una pe­que­ña ciu­dad tu­rís­ti­ca, go­ber­na­da por su fuer­te, pri­vi­le­gia­da por su cli­ma, sus pla­yas, sus si­tios pa­ra bu­cear y la cer­ca­nía de ves­ti­gios ar­queo­ló­gi­cos. Es el pun­to de se­pa­ra­ción en­tre los ma­res Egeo y Me­di­te­rrá­neo. Es un mun­do don­de se mez­clan los ex­tran­je­ros con los tur­cos, las fa­mi­lias tra­di­cio­na­les con la gen­te ex­tra­va­gan­te, don­de se co­men los me­jo­res he­la­dos de Tur­quía y la fies­ta es per­pe­tua.

 

 

 

La na­ve­ga­ción en el Me­di­te­rrá­neo se vuel­ve más im­pre­de­ci­ble, con vien­tos muy cam­bian­tes, y la cos­ta re­ci­be las im­pre­sio­nan­tes mon­ta­ñas que se echan al mar sin per­mi­tir la cons­truc­ción de puer­tos, in­ter­ca­lan­do al­gu­nas her­mo­sas pla­yas de aguas cris­ta­li­nas an­tes de lle­gar a la pe­que­ña Ba­hía de Dal­yan. Aquí atra­ca­mos pa­ra se­guir na­ve­gan­do en una pe­que­ña lan­cha por los ca­na­les y vi­si­tar las sor­pren­den­tes tum­bas de los li­cios, un or­gu­llo­so pue­blo na­ve­gan­te. Sus tum­bas es­tán ex­ca­va­das en la ro­ca de los acan­ti­la­dos, di­bu­jan­do un her­mo­so es­ce­na­rio. De la cer­ca­na ciu­dad an­ti­gua de Cau­nos que­dan el tea­tro y la mu­ra­lla, pe­ro sor­pren­de ver có­mo el mar se ha re­ti­ra­do y el puer­to se en­cuen­tra va­rios ki­ló­me­tros tie­rra aden­tro, co­mo si nun­ca hu­bie­ra exis­ti­do, cuan­do sa­be­mos que fue uno de los puer­tos más fa­mo­sos.

Al fin lle­ga­mos a la her­mo­sa Ba­hía de Fe­tih­ye, don­de se alo­ja la ciu­dad que lle­va el mis­mo nom­bre que la ba­hía. Fe­tih­ye, ca­pi­tal de los li­cios, es un en­can­ta­dor pue­blo blan­co, con sus acan­ti­la­dos y tum­bas ex­ca­va­das en ro­cas, mag­ní­fi­cos tes­ti­gos de su gran­de­za. Fet­hi­ye ofre­ce una ex­ce­len­te ma­ri­na y es el lu­gar fa­vo­ri­to de los gran­des ya­tes que vi­si­tan las nu­me­ro­sas is­las y las pe­que­ñas ca­le­tas o la be­lla pla­ya de Sö­val­ye Ada­si.

 

 

 En­ton­ces em­pie­za la cos­ta sal­va­je de Tur­quía, que in­vi­ta a des­cu­brir nu­me­ro­sas pla­yas ex­ten­sas, en­tre zo­nas de mon­ta­ña y con im­pre­sio­nan­tes acan­ti­la­dos, las rui­nas de Le­toon, la in­men­sa pla­ya de Pa­ta­ra, don­de las tor­tu­gas de­so­van, y fi­nal­men­te lle­gar a Kas, con su her­mo­sa ma­ri­na, su tur­bu­len­ta vi­da es­ti­val de dis­co­te­cas y res­tau­ran­tes y su pla­ya.

Es una zo­na ma­ra­vi­llo­sa, un ar­chi­pié­la­go de pe­que­ñas is­las y ca­las, con las rui­nas de Ke­ko­va Ha­dáis, don­de las tum­bas sur­gen del agua. Si­gue la pla­ya lar­ga de My­ra, don­de sur­ge la igle­sia de San Ni­co­lás, en me­dio de los na­ran­jos que ex­tien­den su per­fu­me por to­do el cam­po.

Lue­go, pa­san­do unos acan­ti­la­dos cu­bier­tos de pi­nos, en­tra­mos en la pe­que­ña Ba­hía de Olim­pos. Aquí dis­fru­ta­mos de las rui­nas en­can­ta­do­ras de esa an­ti­gua ciu­dad, ves­ti­gios es­con­di­dos en un va­lle bos­co­so, que go­za­ba de su puer­to na­tu­ral. Si­tio vi­gi­la­do por el mon­te Fé­nix, don­de aflo­ra el gas na­tu­ral y sa­le una fla­ma per­pe­tua, que se pen­sa­ba era el ho­gar de la Qui­me­ra, ese de­mo­nio ex­ter­mi­na­do por Be­lle­rop­hon.

 

 

Pa­san­do la zo­na tu­rís­ti­ca de Ke­mer, con su ad­mi­ra­ble ma­ri­na al pie de los mon­tes cu­bier­tos de pi­nos, sur­ge An­ta­la­ya, la be­lla, fun­da­da en 158 a.C. Al fon­do de su gol­fo, con un her­mo­so puer­to de pes­ca­do­res y ya­tes en­cas­tra­dos en­tre los pe­que­ños acan­ti­la­dos don­de se ex­tien­de la ciu­dad con sus mu­ra­llas y los mi­na­re­tes de las mez­qui­tas, la ciu­da­de­la, el an­ti­guo fa­ro tur­co Hi­dir­lik Ku­le­si. Es un am­bien­te de ba­res, ven­de­do­res de nue­ces re­cién tos­ta­das, de he­la­dos, de ca­lle­jo­nes en­can­ta­do­res, y de te­rra­zas de res­tau­ran­tes pa­ra go­zar de la cau­ti­van­te at­mós­fe­ra.

Atra­ca­mos nues­tro ve­le­ro du­ran­te dos días pa­ra dar­nos el tiem­po de im­preg­nar­nos de ese agra­da­ble am­bien­te, y co­no­cer la ciu­dad con su mu­seo ar­queo­ló­gi­co y el ba­zar. Vi­si­ta­mos los ma­ra­vi­llo­sos res­tos de la ciu­dad de Per­ge, con su im­pre­sio­nan­te tea­tro que alo­ja­ba a 15,000 es­pec­ta­do­res, sus ba­ños ro­ma­nos y su ca­lle bor­dea­da de co­lum­nas que lle­va a la Ágo­ra. Zar­pa­mos nue­va­men­te, rum­bo al es­te, na­ve­ga­mos a lo lar­go de la ex­ten­sa pla­ya, al pie de las mon­ta­ñas, don­de se al­ber­ga Si­de. És­ta es una exu­be­ran­te ciu­dad de ba­res, dis­cos, fies­tas y en­cuen­tros, que mues­tra her­mo­sas rui­nas ro­ma­nas.

 

 

Al­can­za­mos Alan­ya, una sor­pren­den­te ciu­dad an­ti­gua, so­bre un pe­ñón de 800 me­tros de al­tu­ra, que se­pa­ra dos in­men­sas pla­yas cu­bier­tas de ho­te­les y con­do­mi­nios, ba­res y dis­co­te­cas, tien­das y res­tau­ran­tes. La for­ta­le­za fue crea­da por los ro­ma­nos, ocu­pa­da por los bi­zan­ti­nos y fue muy im­por­tan­te en tiem­po de las Cru­za­das, has­ta que la di­nas­tía Sel­juk con­so­li­dó sus for­ti­fi­ca­cio­nes y los oto­ma­nos fi­nal­men­te la ocu­pa­ron. Es un ver­da­de­ro cas­ti­llo en el ai­re, con su im­pre­sio­nan­te mu­ra­lla que ser­pen­tea por la co­li­na, sus res­tos de ca­ra­van­se­rail, su ha­mam, el fa­ro, las igle­sias y mez­qui­tas y la ma­si­va to­rre ro­ja que pro­te­gía el puer­to an­ti­guo y hoy vi­gi­la la pe­que­ña ma­ri­na. En la ori­lla de ese pe­ñón se es­con­den va­rias gru­tas, al­gu­nas con es­ta­lac­ti­tas, otras con una ex­tra­ña fos­fo­res­cen­cia, úni­ca­men­te ac­ce­si­bles por mar.

Ha­cia el es­te, la cos­ta me­di­te­rrá­nea se vuel­ve un ver­da­de­ro es­ce­na­rio dra­má­ti­co, don­de las gran­des mon­ta­ñas caen al mar con unos so­ber­bios acan­ti­la­dos, cu­bier­tas de pi­nos, cu­yo ver­de con­tras­ta con el azul del mar. Des­cu­bri­mos una lar­ga pla­ya don­de se le­van­ta el im­pac­tan­te cas­ti­llo de Ana­mur, cons­trui­do por los ca­ba­lle­ros de las Cru­za­das. Su mu­ra­lla se ele­va jun­to a las tran­qui­las olas, pro­te­gien­do el ha­blar si­len­cio­so de las pie­dras que cuen­tan la his­to­ria de esos tiem­pos, cuan­do los hom­bres iban ca­mi­no a Je­ru­sa­lén pa­ra de­fen­der la fe.

 

 

Des­pués de esa in­te­rrup­ción en el re­lie­ve, las mon­ta­ñas se acer­can de nue­vo al mar, crean­do esos ma­ra­vi­llo­sos pai­sa­jes, in­ter­ca­lan­do ca­las y acan­ti­la­dos, ador­nán­do­se con res­tos de for­ta­le­zas y pue­blos in­só­li­tos, y en me­dio de es­te pai­sa­je lle­ga­mos al pe­que­ño puer­to de Ta­su­cu, en un lla­no crea­do por alu­vio­nes. Es un pe­que­ño lu­gar don­de en­con­tra­mos mu­cha vi­da tu­rís­ti­ca y muy bue­nos res­tau­ran­tes. Es el pun­to ideal pa­ra ex­plo­rar las mon­ta­ñas y sus pue­blos.

En el úl­ti­mo tra­mo de nues­tro re­co­rri­do por la cos­ta tur­ca, pa­sa­mos el pe­que­ño puer­to de Nar­li­ku­yu y los cas­ti­llos de Kiz­kal­si, uno en una is­la, el otro en tie­rra    fir­me, mag­ní­fi­co es­ce­na­rio que ador­na una cos­ta    don­de sur­gen al­gu­nos ho­te­les, lu­gar de va­ca­cio­nes fre­cuen­ta­do por tur­cos.

Fi­nal­men­te, lle­ga­mos a Mer­sin, nues­tro úl­ti­mo puer­to, y gran puer­to de co­mer­cio, no tan­to pa­ra la na­ve­ga­ción in­di­vi­dual. Aquí se aca­ba­ba el via­je y el co­che nos es­pe­ra­ba pa­ra des­cu­brir Tar­sus, la his­tó­ri­ca ciu­dad de San Pa­blo y don­de Mar­co An­to­nio co­no­ció a Cleo­pa­tra.

 

 

Nos in­ter­na­mos en las mon­ta­ñas pa­ra des­cu­brir Cap­pa­do­cia, don­de la ero­sión ha crea­do un in­só­li­to pai­sa­je de men­hi­res na­tu­ra­les de co­lor gris, in­tri­ca­dos, er­gui­dos, y don­de los hu­ma­nos han ex­ca­va­do sus ca­sas e igle­sias, crean­do ex­tra­ñas ciu­da­des tro­glo­di­tas que fue­ron ocu­pa­das des­de tiem­pos muy re­mo­tos. Ür­güp es la ciu­dad cen­tral de esa ex­tra­ña re­gión, don­de el en­can­to se une al mis­te­rio pa­ra crear un mun­do sur­gi­do de cuen­tos.

No po­día creer to­do lo que ha­bía vis­to en es­te via­je a lo lar­go de la cos­ta, por el que pu­de co­no­cer cua­tro ma­res y via­jar por el fi­lo de la his­to­ria, des­cu­brien­do los res­tos de gran­des ci­vi­li­za­cio­nes, ad­mi­ran­do Es­tam­bul, Éfe­so, las tum­bas li­cias, los cas­ti­llos de los Cru­za­dos y vi­vien­do la ex­pe­rien­cia de los en­can­ta­do­res puer­tos lle­nos de vi­da fes­ti­va.

La cos­ta de Tur­quía es un gran mun­do de di­ver­sión du­ran­te el ve­ra­no, es lu­gar de en­cuen­tro de mu­chas cul­tu­ras, don­de el tu­ris­ta se sien­te bien re­ci­bi­do por los tur­cos, en­can­ta­do­res des­cen­dien­tes de los alar­des y so­bre­sal­tos de la his­to­ria. Es una cos­ta ma­ra­vi­llo­sa, ha­bi­ta­da por gen­te ex­cep­cio­nal, con un mar sor­pren­den­te, don­de se re­fle­jan las mon­ta­ñas ame­na­za­do­ras y las rui­nas de un gran pa­sa­do. Tur­quía es un si­tio con una his­to­ria y una cul­tu­ra que no pue­den si­no se­du­cir, con el en­can­to pro­pio de lo mi­le­na­rio y con el rit­mo del tiem­po ac­tual.

 

 

 

Texto: Patrick Monney ± Foto: Patrick Monney.

e-max.it: your social media marketing partner