Estilo en la Bahía de Banderas

Abrigado por la segunda bahía más grande del continente americano, Bahía de Banderas, con más de 40 kilómetros de doradas playas en el centro del Pacífico mexicano y rodeado por majestuosas montañas de la Sierra Madre Occidental, se encuentra Puerto Vallarta. Auténtico paraíso, este destino posee un encanto especial, resultado de la mezcla de una atmósfera colonial y un ambiente cosmopolita.

A Puerto Vallarta se llega por aire, mar y tierra. Cada día arriban a este destino líneas aéreas comerciales y charters desde las grandes ciudades de México, Canadá y Estados Unidos (la época en que más vuelos se reciben son los meses entre noviembre y abril). Además, llegan numerosos visitantes desde países europeos y sudamericanos, especialmente de Inglaterra, Holanda, Alemania, Finlandia, España, Argentina y Brasil.

Y qué decir de los cruceros, cada vez más embarcaciones de este tipo paran en este puerto en sus viajes por la Riviera Mexicana. En 2003 arribaron 164 embarcaciones y en 2004 más de 210, según afirmaciones de Francisco Martínez Narváez, Director General de la Administración Portuaria Integral (API) de Puerto Vallarta.

 

 

Sin embargo, Martínez dijo que hay quienes prefieren llegar en su propia embarcación y llegan hasta 400 yates que vienen de diversos puntos de Canadá y Estados Unidos (muchos de ellos parten de Los Ángeles). Pasan por Ensenada, Cabo San Lucas y Mazatlán y encuentran un lugar ideal para su siguiente parada en la sofisticada marina de Puerto Vallarta, para después seguir hasta Acapulco y desde allí volver a su punto de partida.

Adicionalmente, y como de manera muy rápida, Puerto Vallarta se está convirtiendo en un destino de golf de clase mundial. La variedad de sus greens complementa la oferta para el golfista exigente que encontrará aquí los servicios y la cultura acordes con su estilo de vida: restaurantes gourmet, comercios de primera, arte y otras diversiones.

 

 

No obstante, para los más exigentes, los que quieren total privacidad, lujo y confort, están los Hoteles Boutique, como Hacienda San Ángel, Majahuitas Resort, Las Alamandas y Quinta Real, obras maestras que reflejan las tradicionales casas vallartenses. Además de que por su ubicación permiten tener una imponente vista de la Bahía de Banderas.

 

En México tenemos nuestro propio Hawai: sol, mar, islas y playas, pero con la calidez de su gente y toda la historia que vive en pintorescas calles y bellas construcciones.

 

 

El mayor puerto deportivo de México

Precisamente, al norte de este destino turístico se encuentra Marina Vallarta, el mayor puerto deportivo de México que da albergue a elegantes yates y veleros. Se encuentra rodeado de hoteles de lujo, playas, campos de golf, galerías de arte, boutiques e infinidad de entretenimientos en espera de los viajeros. Pero además, junto a Puerto Vallarta, ya en Nayarit, está Nuevo Vallarta, el centro turístico más reciente de la bahía.

 

A Puerto Vallarta llegan hasta 400 yates que vienen de diversos puntos de Cánada y Estados Unidos, pasan por Ensenada, Cabo San Lucas y Mazatlán y encuentran un lugar ideal para su siguiente parada en la sofisticada marina de Puerto Vallarta.

 

El puerto en sus inicios tuvo movimiento de pasajeros y carga, toda vez que se operaban los transbordadores y los cruceros, pero en 1987 los transbordadores dejaron de operar en ruta hacia la Península de Baja California. “El propio mercado definió al turismo como la actividad principal de Puerto Vallarta, por lo que el puerto únicamente tiene tráfico de cruceros y embarcaciones menores que realizan recorridos por la bahía”, señaló el director de la API de Puerto Vallarta.

 

 

Vallarta, un lugar especial para el turista náutico

Este destino crece en turismo porque ofrece una infinidad de opciones para disfrutar. Lo mejor es dejarse atrapar por el Viejo Vallarta, con sus tradicionales calles empedradas, sus casas de paredes blancas, los balcones de hierro forjado y los techos de teja roja. Se recomienda visitar el Templo de Nuestra Señora de Guadalupe, con su cúpula, réplica de la corona que usó la emperatriz Carlota en 1860; ir al Palacio Municipal a conocer los originales murales del artista Manuel Lepe; caminar por el malecón con su paseo de esculturas de bronce y donde se encuentran variedad de tiendas que ofrecen de todo, y recorrer las galerías que presentan arte contemporáneo mexicano. Por supuesto, es imprescindible degustar la variada gastronomía de la zona en alguno de sus restaurantes al aire libre, contemplando un bello atardecer, y gozar de una tradicional noche mexicana, con todo y ballet folclórico.

En Puerto Vallarta encontrará más de una forma de cargarse de energía, asegura José Ludwig Estrada Virgen, Director de Turismo en Puerto Vallarta, ya que hay multitud de oportunidades recreativas. Destacan también los deportes acuáticos, que incluyen buceo, regatas con vela, pesca, esquí y motonáutica. Asimismo, los tranquilos paseos en bote por la bahía ofrecen la oportunidad de observar delfines, tortugas y ballenas jorobadas, otro de los atractivos naturales que hacen de este destino uno de los favoritos del mundo.

 

 

En el mismo paralelo de Hawai

Astrid Castañeda, Gerente de Comercialización de la API de Puerto Vallarta, expresó que como Puerto Vallarta está situado a los 105° 15’ de longitud oeste y 20° 36’ de latitud norte-noroeste de la región de la costa, en el mismo paralelo que las Islas de Hawai, las temperaturas no cambian mucho mes a mes, y la mayor parte de las lluvias son en verano, cuando la humedad también es alta.

De manera que no tenemos que ir tan lejos, en México tenemos nuestro propio Hawai con su sol, su mar, sus islas y sus playas. Y sumado a esto, la calidez de su gente y toda la historia encerrada en sus pintorescas calles y sus bellas construcciones. 

 

De compras

Ir de compras en Puerto Vallarta es divertido para todos gracias a la variedad de artículos que se pueden adquirir, y por el tipo de sitios donde pueden encontrarse. Objetos artísticos con características de todo México esperan ser descubiertos en establecimientos ultramodernos y en las más tradicionales tiendas y galerías, escondidos intrigantemente a lo largo de Puerto Vallarta. El Mercado Municipal con sus coloridos y abundantes puestos es una visita obligada para los turistas, al igual que el Malecón y las calles que rodean el centro, colmadas de joyerías, tiendas de famosos diseñadores, especializadas en ropa casual, y galerías que atrapan la vista. Por supuesto también hay centros comerciales, tiendas departamentales y supermercados y un tradicional mercado al aire libre.

 

Castañeda informó que Puerto Vallarta, como destino de playa integrante de la Ruta de Cruceros conocida como Riviera Mexicana, reúne las siguientes ventajas:

• Infraestructura portuaria (muelles, patios, jardines, andadores, etc.) con una vocación totalmente turística.

• El aeropuerto se ubica a sólo 3.5 kilómetros de la ciudad, y brinda facilidades para el embarque y desembarque en el puerto como “origen-destino”, además de que actualmente operan ocho líneas regulares y 74 charteras que llegan habitualmente a Puerto Vallarta, reforzando con ello la facilidad para “origendestino”.

• Capacidad de recepción del puerto: dos posiciones de atraque para atender simultáneamente a igual número de cruceros: Muelle Uno, con embarcaciones de hasta 70 000 toneladas de Registro Bruto (TRB) y Muelle Dos, con barcos de hasta 47000 TRB.

• Dos posiciones de fondeo y muelles de “tenders” para el embarque y desembarque de sus respectivos pasajeros.

• El mercado potencial real para los cruceros locales es de un arribo anual a Puerto Vallarta de 2 500 000 turistas, puntualizó Martínez Narváez, Director de la API de Puerto Vallarta.

 

 

Descubriendo Nuevo Vallarta

Nuevo Vallarta, aldea convertida en paraíso, se localiza unas cuantas millas al sur del Viejo Vallarta, y están conectados por una nueva carretera de cuatro vías. Se localiza a 10 minutos del aeropuerto internacional y a 20 minutos del centro de Puerto Vallarta. En este paradisiaco destino se entrecruza un sistema de vías navegables interiores que conectan muchos hogares majestuosos con el puerto deportivo y el mar abierto. Los grandes capitales del mundo han descubierto Nuevo Vallarta y lo consideran un campo recreativo ideal y por consiguiente el área ha visto crecer la inversión en residencias de lujo y hoteles.

Sin embargo, la calma prevalece en Nuevo Vallarta. Es una zona tranquila, a tan sólo unos minutos del alboroto de Puerto Vallarta, por lo que los dos ofrecen a visitantes y residentes lo mejor de ambos mundos.

 

 

“Boom náutico”

La apertura comercial y el TLC provocaron importantes cambios y avances que propiciaron el inicio del desarrollo náutico en México. No obstante, el cambio más sobresaliente se da en la legislación marina, donde el conjunto de leyes dan permiso a que las embarcaciones puedan internarse en el país sin pago de impuestos y permanecer hasta 20 años.

Estas modificaciones propiciaron que la inversión turística se volteara a un sector antes nunca visto y sin explotar, motivando la creación y desarrollo de marinas turísticas a lo largo de la costa del Pacífico mexicano. En su conjunto formarán una cadena o escalera náutica que posibilitará el disfrute de la naturaleza, del mar y de que se pueda ir de un lugar a otro con toda confianza y seguridad. Los desarrollos se dieron en Cabo San Lucas, La Paz, Loreto, San Carlos, Mazatlán, Puerto Vallarta, Barra de Navidad, Ixtapa-Zihuatanejo, Acapulco y Huatulco.

Hoy en día México cuenta con casi 3000 muelles ubicados entre el Mar de Cortés y la costa del Pacífico. Comparado con otras partes del mundo el mercado nacional aún es pequeño. Se estima que en 1995 había  alrededor de 500 yates en las marinas de Acapulco, Vallarta y Zihuatanejo, ocupando apenas 16 % de los muelles disponibles.

 

 

Crece la inversión

Estrada Virgen comentó que otra tendencia importante a la que Puerto Vallarta puede responder es la de vacaciones extensas, que en ocasiones se convierten en residencias de tiempo completo. Los imponentes complejos residenciales que van surgiendo alrededor de Puerto Vallarta atraen al visitante o al residente con un considerable poder adquisitivo, lo cual estimula la construcción de marinas, a tal grado que en la actualidad hay más marinas en Puerto Vallarta que en ningún otro destino del país, y aún quedan otras por construirse.

 

De galería en galería

Las tiendas y galerías tienen una abundante oferta de artesanías mexicanas bellamente realizadas, donde se vuelven difusas las líneas de separación entre arte fino y arte tradicional, es decir, donde sutilmente la distancia entre la tradición y la innovación se borra. Pero además, en Puerto Vallarta “comprar arte se vuelve un arte”. El destino se ha creado fama de ser un paraíso para los aficionados a recorrer galerías y foros en busca de alguna joya artística. Esto se debe a que muchos de los artistas locales abren las puertas de sus estudios al público en ciertos días de la semana y algunos hasta imparten clases previamente acordadas. “Ésta es una oportunidad única para observar cómo estos visionarios de las artes plásticas dan forma a sus creaciones en acuarela, acrílico, óleo, madera, piedra y otros medios, y quién sabe, pero es casi seguro de que los visitantes acaben comprando alguna pieza”, dijo el directivo de Fonatur.

 

Por supuesto, la proliferación de este tipo de desarrollos atrae, además, la presencia de nuevas cadenas hoteleras, restaurantes, centros comerciales, así como otros desarrollos. En la actualidad, Adquisiciones de Puerto Vallarta “Shangri-la” realiza una inversión de 500 millones de pesos para la construcción de condominios de tiempo completo. Asimismo Inmobiliaria Macouzet, “Small Vallarta”, destina más de 14.3 millones de pesos en la construcción de un centro comercial, y Constructora Simaro, “Plaza el Mar”, realiza una inversión de ocho millones de pesos para otra plaza comercial. Por otra parte, se han hecho remodelaciones por siete millones de dólares en el Hotel Crown Paradise Club y cinco millones de dólares en el Hotel Fiesta Americana Puerto Vallarta.

 

 

Megadesarrollos turísticos

Ya sea que llegue por mar o por tierra, la Marina Paradise Village es uno de los nuevos complejos residenciales y turísticos de este destino.

Otra inversión fuerte en Nuevo Vallarta es la de Mayan Palace Nuevo Vallarta, que incluye cuatro hoteles gran turismo que albergarán 2086 suites, campo de golf, casa club, centro de convenciones, spa, cinco restaurantes, centros nocturnos y de diversiones, parque acuático y centro comercial. El desarrollo requiere una inversión de 54 millones de dólares.

Opequimar se encuentra ubicado en la majestuosa Bahía de Banderas a la entrada del canal principal de Marina Vallarta y es uno de los astilleros que cuenta con toda la infraestructura necesaria para dar servicio a las embarcaciones que navegan por las costas del Pacífico mexicano.

Este desarrollo tiene dos objetivos: atraer el mercado norteamericano, el cual viene creciendo exponencialmente conforme se dan a conocer los servicios e infraestructura existente, y ser una oferta interesante para el nuevo mercado nacional. Este último está naciendo junto con la nueva legislación y los desarrollos turísticos-marinos con hoteles, casas, villas y condominios con campo de golf, marinas y muelles.

 

 

Corredor Puerto Vallarta-Bahía de Banderas

El Corredor Puerto Vallarta-Bahía de Banderas tiene como objetivo contribuir al desarrollo armónico, equilibrado e integral de la zona conurbada de Bahía de Banderas, para elevar la competitividad del destino y la calidad de vida de la población. Asimismo, para mantener su posicionamiento como uno de los principales centros turísticos costeros del país, afirmó John McCarthy, Director de Fonatur.

Con este proyecto la oferta turística de la zona se enriquecerá al consolidar nuevos segmentos de mercado, como el náutico, de golf, ecoturístico, turismo rural y congresos y convenciones. “Las metas para 2025 son pasar de 23 000 a 53 000 cuartos de alojamiento turístico, incrementar la afluencia turística de 2.5 a 6 millones de visitantes, aumentar el gasto diario del turista de 150 a 200 dólares, una captación de divisas, que va de los 1 500 a los 4 600 millones de dólares, y pasar de 116 000 empleos a 265 000”, expresó McCarthy.  

 

 

Texto: Araceli Cano ± Foto: A&S Photo/Graphics

e-max.it: your social media marketing partner