Cuen­ta la le­yen­da que Fran­cis­co Her­nán­dez de Cór­do­va la bau­ti­zó así en el año 1517, cuan­do de­sem­bar­có por pri­me­ra vez. Se nombró “Is­la Mu­je­res” en ho­nor al tem­plo ma­ya con es­ta­tuas de­di­ca­das a Ix­chel, dio­sa del amor y la fer­ti­li­dad, ubi­ca­do en el pun­to sur de la is­la.

Es­te tem­plo tam­bién era uti­li­za­do co­mo un fa­ro por los ma­yas, quie­nes usa­ban an­tor­chas pa­ra orien­tar a los na­ve­gan­tes que ve­nían de tie­rra fir­me. Cuan­do se ilu­mi­na­ban las dos ven­ta­nas en una mis­ma lí­nea sig­ni­fi­ca­ba que mar­ca­ban el pun­to de en­tra­da por los arre­ci­fes, pa­ra lle­gar a las sa­li­nas, don­de se pro­veían de sal.

Los fa­ros de hoy día uti­li­zan, ca­si to­dos, el mis­mo sis­te­ma de los fa­ros ma­yas. Tam­bién se di­ce que los pi­ra­tas usaban la Is­la co­mo gua­ri­da pa­ra sus mu­je­res, y pa­ra en­te­rrar sus te­so­ros ro­ba­dos.

 

 

La Marina Puerto Isla Mujeres esta situada a 350 mn de Florida y a sólo 5 mn de Cancún.

 

Ac­tual­men­te, la Is­la pre­sen­ta un fuer­te de­sa­rro­llo tu­rís­ti­co. Pa­ra los que de­ci­den lle­gar por mar, des­de cual­quier la­ti­tud, en­con­tra­rán la ma­ri­na Puer­to Is­la Mu­je­res, si­tua­da a 350 mi­llas náu­ti­cas de Flo­ri­da y a só­lo cin­co de Can­cún. Di­se­ña­da co­mo re­fu­gio pa­ra hu­ra­ca­nes, tie­ne un ca­nal de ac­ce­so de 9 m, ca­pa­ci­dad apro­xi­ma­da pa­ra 65 em­bar­ca­cio­nes de has­ta 24 m y 10 me­ga­ya­tes de has­ta 53 m. Cuen­ta con ser­vi­cios de pri­me­ra cla­se pa­ra man­te­ni­mien­to y re­pa­ra­ción: ma­ri­na se­ca, car­pin­te­ría, me­cá­ni­ca, la­va­do a pre­sión, ven­ta de gas náu­ti­co, Die­sel y ga­so­li­na Mag­na. En­tre sus fa­ci­li­da­des adi­cio­na­les in­clu­ye ac­ce­so a In­ter­net ina­lám­bri­co, te­le­vi­sión sa­te­li­tal, ni­ñe­ra y ta­xi acuá­ti­co a Can­cún ca­da me­dia ho­ra.

Is­la Mu­je­res es uno de los des­ti­nos in­ter­na­cio­na­les del Ca­ri­be más vi­si­ta­dos. La ar­qui­tec­tu­ra del pue­blo de la is­la es muy co­lo­nial y la par­te más tu­rís­ti­ca se ubi­ca en los al­re­de­do­res del fa­ro. Las gran­des atrac­cio­nes son el Tem­plo Ma­ya de la dio­sa Ix­chel, la gran­ja de tor­tu­gas, el Par­que Na­cio­nal Ga­rra­fón, el Fa­ri­to y Man­cho­nes, es­tos úl­ti­mos son los si­tios pre­fe­ri­dos pa­ra prac­ti­car bu­ceo o es­nor­que­lear por los arre­ci­fes co­lo­ri­dos, en­tre gran va­rie­dad de es­pe­cies que fas­ci­nan.

 

 

Texto: Daniela Leiserson ± Foto: AMURA

e-max.it: your social media marketing partner