Un mensaje para el mundo.

En 1914, dos años después de que Alaska se convirtiera en territorio de Estados Unidos, un proyecto fue presentado cuidadosamente por la Alaska Engineering Commission quienes, desde un inicio propusieron un puerto y la construcción del Ferrocarril de Alaska. Un año después, el presidente Woodrow Wilson autoriza los fondos para su construcción, con lo cual en 1915 comienza el desarrollo del puerto y la construcción de la vía ferra para el tren, misma que duró hasta 1923, dando un importante impulso a la naciente ciudad, que ese mismo año presentó las primeras ventas de terrenos y la conformación de la Cámara de Comercio de Anchorage.

La década de 1920 marcó el rumbo comercial de la ciudad y también su estatus como ciudad independiente, gracias a la fortaleza que le brindó el ferrocarril. Una década después, su crecimiento fue masivo gracias al desarrollo de la aviación, llegando a convertir a Anchorage en uno de los centros de mayor desarrollo, por lo que fue vital el establecimiento de un enclave militar, estableciéndose la Base de la Fuerza Aérea de Elmendorf y el Fuerte de Richardson, lo que hizo de Anchorage un centro importante de defensa durante la Segunda Guerra Mundial.

 

 

Durante la segunda mitad del siglo XX, Anchorage se distinguió como una ciudad progresista, de amplia significación para los Estados Unidos, sobre todo después de los yacimientos de petróleo; sin embargo, también libró diversas vicisitudes, tanto económicas, como derivadas de fenómenos naturales, como el terremoto ocurrido el 27 de marzo de 1964, cuando la ciudad fue sacudida por un sismo de 9.2 grados en escala Richter, el cual tras cinco minutos de duración, dejó un saldo de 115 personas muertas y daños por 311 millones de dólares (equivalente a unos 2,300 millones de dólares actualmente).

Con todo ello, en la actualidad Anchorage se distingue como uno de los mejores centros vacacionales, pues ofrece de todo, increíbles centros de esquí, aventura, cruceros, vida salvaje y las mejores auroras boreales que se puedan disfrutar en un centro urbano con todos los servicios.

 

 

 

Una celebración memorable

En 2013, Anchorage, la ciudad más grande de Alaska, comenzó la celebración de su centenario de fundación en donde los festejos se hacen presentes tanto en exhibiciones en los museos, al igual que en las calles.

Fundada en 1913, en sus orígenes era una ciudad de tiendas de campaña que albergaba a obreros de la construcción que tendían las vías del Ferrocarril de Alaska, por lo que se le conoció con el nombre de Tent City; sin embargo, sus pobladores mostraron su identidad regional y decidieron establecer un centro de distribución urbano debido a su ubicación central, así fue como en 1915 fue reconocida formalmente como ciudad y, desde entonces, ha pasado de tener unos pocos miles de trabajadores de la construcción a casi 300,000. Asimismo, la ciudad también conmemora el 90 aniversario de la finalización del Ferrocarril de Alaska, cuando el presidente Warren G. Harding colocó el clavo de oro ceremonial, que marcó la finalización de la línea que conectaba el extremo norte del ferrocarril con Anchorage, festejos que culminan este año cuando se celebre formalmente el 100 aniversario de la ciudad.

Sin embargo la fiesta no se detiene, pues igualmente los ciudadanos ya se preparan para conmemorar la compra hecha por los Estados Unidos a Rusia en 1867, hace casi 150 años. Esta celebración se llevará a cabo el 18 de octubre, día de Alaska, de 2017.

 

 

 

Regocijo en la nieve

Anchorage tiene una amplia variedad de opciones de diversión en la nieve como los trineos de perros, patinaje sobre hielo, motos de nieve, esculturas de hielo, además de la práctica del esquí y snowboard para todos los niveles, ya sea que se busque un tradicional complejo para esquiar, hacer snowboard o para los aventureros que disfrutan del esquí a campo traviesa conocido como estilo nórdico.

A menos de 45 minutos del centro de Anchorage, durante el invierno, con más de 22 metros, de nieve acumulada al año, Alyeska Resort hace honor a la reputación como el principal centro de esquí alpino de Alaska; situado en la Cordillera de Chugach, 40 kilómetros al sur de Anchorage en la población de Girdwood, un pueblo fundado durante la época de la fiebre del oro a finales del siglo XIX; el complejo de esquí cuenta con 130 kilómetros de senderos aptos para la práctica de los deportes invernales.

Aquí existe una amplia área disponible para explorar, desde pequeñas pistas en los parques, hasta rutas con una distancia de 20 km, donde se cubren las necesidades de esquiadores con diferentes niveles de habilidad.

 

 

 

 

Quienes han tenido la fortuna de esquiar aquí, señalan que no hay otro lugar como éste en la tierra, un complejo de primera categoría rodeado de los lugares más impresionantes y con abundante naturaleza salvaje, los esquiadores pueden descender desde una altura máxima de 840 m y una mínima de 70 m, a través de un total de 62 km de pistas, de las cuales 14 km (23%), son pistas fáciles; 31 km (50%), son intermedias y 17 km (27%), se reservan exclusivamente para los expertos.

Originalmente llamada Glacier City, Girdwood fue un campamento de abastecimiento para los mineros en busca de oro, pero conforme se extinguió la fiebre por el preciado mineral, la población comenzó a ver una fuente de ingresos en sus atractivos naturales; sin embargo, después del terremoto del Viernes Santo de 1964, la ciudad se reubicó 4 km arriba del valle, donde se encuentra actualmente esta comunidad de casi 2,000 habitantes que atrae esquiadores en invierno, senderistas en verano y artistas durante todo el año. Tanto alaskeños como visitantes se sienten atraídos por sus restaurantes de alta categoría, su amplia gama de opciones de hospedaje y el colorido local.

 

 

 

 

 

 

Más allá del horizonte

La ciudad presenta una faz atractiva, particularmente las montañas de Chugach, el tercer parque estatal más grande de los Estados Unidos, las cuales se distinguen como la puerta de entrada a este majestuoso territorio. El parque presenta nueve entornos característicos, incluyendo bosques de cicutas, ciénagas, tundra alpina, el hábitat ribereño de ríos y lagos, humedales costeros e incluso aguas marinas, porque su frontera sur se extiende hasta la mitad del brazo Turnagain. Más de 45 especies viven en el Parque Estatal Chugach, incluyendo a casi todos los mamíferos terrestres que existen en Alaska.

La manifestación silvestre convive de forma cercana a la vida cotidiana, pues ocasionalmente tanto osos pardos, como alces, se acercan a los vecindarios de Anchorage. Los biólogos calculan que la población de mamíferos incluye a más de 1,000 alces, 40 osos pardos y 80 osos negros; además de 2,000 carneros de Dall, una manada de lobos y poblaciones más pequeñas de linces, castores, nutrias de río y cabras de montaña. Asimismo, Chugach brinda la oportunidad de practicar senderismo, por 16 rutas autorizadas que se multiplican hasta formar 110 senderos, los cuales ofrecen cerca de 800 km de camino; también hay opciones para esquiar, acampar, observar fauna, andar en motonieve, hacer rafting y escalar.

 

 

 

 

 

 

En la ciudad se encuentra el Resolution Park, que en realidad se trata de una gran terraza compuesta de diversos niveles que permiten disfrutar una magnifica vista hacia la ensenada de la Bahía de Cook, cuyo nombre lo recibió del capitán James Cook, uno de los pioneros en pisar tierra en esta parte de Alaska y de quien hay una estatua que conmemora las hazañas del navegante. También está Resurrection Bay, una bahía en la península de Kenai, cuya fama proviene del avistamiento de ballenas y frailecillos (un pájaro que se parece a un pingüino en miniatura); así como por haber sido escenario de la película La caza del octubre rojo, interpretada por Alec Baldwin y Sean Connery. También es el sitio perfecto para pescar fletán, salmón y el famoso king crab, literalmente, el rey de los cangrejos (crustáceo codiciado, por su es delicioso sabor y debido a que su pesca es casi una trampa mortal).

Pasear en alguna de las embarcaciones que recorren Resurrection Bay, significa –prácticamente– permanecer pegado a la cámara fotográfica, porque nunca se sabe lo que se va a ver y cuándo van a salir las ballenas. Folker Park es un parquecito en la parte este de la ciudad de Anchorage cerca de la universidad. Es el lugar ideal para pasear a los perros y para llevar a la familia de picnic. Es un lugar muy tranquilo y apartado de todo el jaleo de la ciudad. Fossil Beach, en la parte sureste de la isla de Kodiak, recibe ese nombre debido a que se trata de una playa cubierta de fósiles. Quien la visita, en un principio no sabe qué es los que buscar pero una vez que observa de cerca se encuentran montones de fósiles entre las piedras. Es un lugar ideal para pasar el día disfrutando del sol y del buen tiempo.

 

 

 

 

Parque y Reserva Nacional Denali, muestra un paisaje glacial dinámico, pues alberga una gran diversidad de animales salvajes, como caribúes, lobos, carneros de Dall y alces americanos; además de aves y flores silvestres que revisten las escarpadas pendientes de la sobrecogedora montaña McKinley, la joya suprema de la localidad, y con sus 6,193 metros sobre el nivel del mar, es el pico más alto de América del Norte.

 

Reviviendo el comienzo

Actualmente se puede disfrutar de un paseo de más de 8 km por el Winner Creek Gorge, a bordo de un pequeño tranvía que pasa por un exuberante bosque, siguiendo el sendero de Crow Pass, para disfrutar de un asombroso paseo alpino, donde los carneros de Dall se hacen presentes, el cual cuenta con reliquias de la época de las minas de oro, un glaciar y un lago alpino. Pero para rendir tributo al origen de estas tierrras, nada como subirse al Alaska Railroad, ferrocarril que desde 1923 ha proporcionado servicio de transporte a los puertos y comunidades del centro-sur y del interior de Alaska.

 

 

 

 

Por más de 90 años este tranvía ha sabido cubrir todo tipo de necesidades, de las propias de la conquista de un territorio inhóspito, hasta las más actuales como transporte turístico. Los paquetes de aventura ferroviaria incluyen una amplia variedad de alojamientos y excursiones en un trayecto de aproximadamente 800 kilómetros, en trenes que operan diariamente en el verano y en invierno sólo los fines de semana.

Durante el verano las estrellas de los recorridos son el Denali Star, con dos trenes; uno corre al sur de Fairbanks a Anchorage y el otro va al norte de Anchorage a Fairbanks; ambos se detienen en Talkeetna y Denali. El Coastal Classic, en el que se va de Anchorage a Seward, parando en Girdwood, y luego regresa de Seward el mismo día. Así como el Glacier Discovery, que parte de Anchorage a Whittier, parando dos veces en Portage antes de continuar hacia Spencer Whistle Stop y Grandview. Este tren vuelve a Portage y Whittier, pero no a Anchorage. Los pasajeros que regresan a Anchorage toman un autobús de Portage.

El Hurricane Turn viaja hacia el norte a Hurricane Gulch y luego de vuelta a Talkeetna. Este tren sólo opera el primer jueves de cada mes en el invierno. La Aurora Winter viaja al norte, de Anchorage a Fairbanks cada sábado y al sur de Fairbanks a Anchorage cada domingo en la temporada de invierno. La compañía cuenta con una sección de servicios de invierno que incluye vacaciones, excursiones, actividades y opciones de hoteles.

 

 

 

 

 

Mushing, la gran odisea

En Anchorage, desde febrero y a principios del mes de marzo, se celebran una serie de carreras muy peculiares y características de la región, se trata del Mushing o carreras de trineos de perros, también conocidas como carrera Iditarod. Estas competiciones de trineos tirados por perros Fur Rendezvous, son un componente central del carnaval anual de deportes de invierno de Anchorage.

Las actividades con trineos tirados por perros, como esparcimiento y competición amistosa, pudieron haber existido desde hace casi tanto tiempo como la relación entre los perros y los humanos, en las regiones donde la nieve era una probabilidad estacional. El primer manuscrito cuenta de una carrera que fue un reto informal entre viajeros de la ruta de Winnipeg a St. Paul en 1850.

 

 

 

En 1886, el primer Festival de Invierno de Saint Paul incluía carreras de trineos tirados por perros y competiciones de esquí para ensalzar las atracciones de invierno en Minnesota. Las carreras de trineos tirados por perros han formado parte del Festival de Invierno hasta el presente. El acontecimiento más memorable fue la carrera de 1917 desde Winnipeg a Saint Paul, en la cual se basó la película Iron Will de Walt Disney. En realidad la carrera de aquel año fue ganada por Albert Campbell, un Metis de The Pas, Manitoba, seguido en segundo lugar por su hermano. Sin embargo, cabe señalar que al final del siglo XIX, la atención del mundo exterior había estado atraída por la Fiebre del Oro en el lejano Norte, Alaska y el Yukon.

 

 

 

 

 

Herencia rusa

En Anchorage y diversas ciudades de Alaska, aún queda huella de la tradición rusa que alguna vez pobló esos parajes. En la arquitectura de algunas construcciones, es posible observar esas elegantes cúpulas y estilizados y coloridos iconos que reflejan la influencia de algunos de sus primeros pobladores. En 1784, cuando Grigory Shelikhov estableció la primera colonia permanente en la bahía de Three Saints, en la isla Kodiak, los tramperos y comerciantes de pieles rusos ya habían comenzado a explotar la riqueza de recursos naturales de Alaska. Una década después, Catalina la Grande, mediante una solicitud de Shelikhov, aceptó establecer una misión ortodoxa en ese lugar; con la llegada de sacerdotes y misioneros, se marcó un hecho histórico pues la evangelización ayudó a forjar los lazos entre los comerciantes rusos y las tribus nativas de Alaska, que eran su principal fuente de mano de obra.

Posteriormente, en 1799, se otorgó a la Russian-American Company, a cargo de Aleksandr Baranov, administrador contratado por Shelikhov, el monopolio sobre el comercio de la región y autoridad gubernamental. A partir de ese momento y hasta que los Estados Unidos compraron el territorio, Iglesia y Estado estuvieron íntimamente vinculados.

 

 

Derivado de estos hechos y a casi 150 años de la compra de Alaska, en la actualidad, el cristianismo ortodoxo todavía desempeña un papel muy importante en la vida de muchos nativos y de los pobladores de las regiones del sudeste, sudoeste y centro-sur, principalmente. Quienes visiten Sitka, Juneau, Kenai y, en especial, las Islas Aleutianas pueden explorar las adorables iglesias y sus bellas obras de arte.

 

Museo de Anchorage

El museo de Anchorage es el más grande en Alaska y una de las atracciones más visitadas en el estado; este es el espacio mediante el cual Alaska se conecta con el mundo a través del arte, la historia y la ciencia.

 

 

 

 

 

Entre sus principales áreas están el Centro Smithsonian de Estudios del Ártico, en donde se alberga una exposición de más de 600 elementos únicos en su género, que pertenecieron a los nativos originarios de Alaska, obtenidos del Instituto Smithsonian, entre los cuales se encuentran máscaras tradicionales, vestimentas ceremoniales y herramientas de caza. La exposición está diseñada de manera tal que los visitantes puedan fácilmente comparar y contrastar el gran número de diferentes grupos culturales nativos de Alaska. La Galería Histórica de Alaska, cuenta la historia de los habitantes de la región y muestra artefactos destacados de los períodos más importantes de la historia del estado, incluyendo la era Rusa, la época de la Fiebre del Oro y la Segunda Guerra Mundial.

La sección de Arte del Norte, conjunta una muestra de la vida silvestre y los paisajes, incluyendo una pintura gigante del monte McKinley. Finalmente, el Centro de Descubrimiento Imaginarium, es un recinto abierto a la ciencia práctica, en donde visitantes de todas las edades pueden interactuar, por ejemplo, con una enorme burbuja –suficientemente grande para que una persona quepa dentro–, una maquina de simulación de terremotos y un tanque marino donde se pueden tocar diversas especies marinas de la zona.

 

 

 

¿Monstruo o manjar?

Pescadores que cuentan historias inverosímiles, de cómo se jugaron la vida en la captura de animales que, al describirlos, parecen salidos de una historia de terror. Quizá se trata de viejos relatos de marinos trastornados por la hipotermia, o resentidos por las heridas hechas por la manipulación de las cuerdas y cadenas necesarias para captura de estos monstruos, o víctimas de peligrosas deshidrataciones a causa de los mareos que llegan a sufrir… la realidad es que se trata de historias verídicas, surgidas durante la pesca del king crab.

Conocido como cangrejo real de Alaska, cada ejemplar pesa en promedio unos 4.5 kilos, aunque se han capturado especímenes cercanos a los 11 kilogramos y que llegan a medir 1.5 metros de largo de tenaza a tenaza.

 

 

Se trata de un oficio catalogado como el trabajo más peligroso del mundo, pues la tasa de mortandad de los pescadores de este gigantesco animal, que habita en las aguas más gélidas del planeta, es 80 veces mayor a la de otro marinero. Cada temporada de pesca se prevé que un trabajador muera a la semana. Las condiciones de pesca son extremas; la jornada se divide en turnos de 16 horas diarias, las embarcaciones están bajo las inclemencias del alta mar a una temperatura de -20 C, rodeados por olas de 12 metros de altura y vientos de hasta 160 km/h. Todo mientras se intenta sacar el cangrejo del fondo del mar introduciendo jaulas con carnadas que llegan a pesar hasta 360 kilos.

La captura de este coloso del mar consiste en la pericia, experiencia y conocimiento del capitán del navío pesquero, pues no existe radar alguno que detecte al cangrejo. El pescador avezado, sabe que por la mañana los gigantes crustáceos se encuentran en las zonas bajas y por la noche, se mueven a las zonas más profundas en busca de alimento. Por lo que la embarcación se mantiene en movimiento continuo y el trabajo no cesa; una vez capturados, estos decápodos se mantienen con vida, labor sumamente complicada ya que si no se les mantiene en las condiciones idóneas mueren muy rápido y se corre el riesgo de que las toxinas que emanan afecten la pesca completa. Ya que la población de cangrejos se encuentra en descenso sólo se pueden capturar a los machos adultos, así que deben pasar por un proceso de selección manual dejando en libertad a las hembras y los ejemplares jóvenes.

 

 

Además, el regreso a tierra firme es aún más peligroso, ya que las embarcaciones son mucho más pesadas y la inclemencia del clima las deja al favor de las olas, las cuales no son más pequeñas, ni el mar menos calmo.

 

Las luces del norte

En invierno, los lagos de Southcentral ofrecen la oportunidad de probar suerte con la pesca en hielo y con ello disfrutar de deporte clásico de invierno. Según la Oficina de Convenciones y Visitantes de Anchorage. el área cuenta con 28 lagos donde se puede llevar a cabo esta actividad con la comodidad de los servicios y facilidades para sus visitantes, aunque en muchos otros lagos de la región es posible pescar, siempre y cuando se cuente con la respectiva licencia de pesca en línea.

 

 

 

Dentro de esta convivencia con la naturaleza y después de un día de actividades al aire libre, las noches de Anchorage proporcionan algunas vistas increíbles de las llamadas luces del Norte o auroras boreales. Normalmente cuanto más baja sea la temperatura, mayor es la posibilidad de verlas. La aparición de la aurora boreal varía, así que vale la pena pasar al menos un par de noches durante la visita. Las mejores vistas son frecuentemente alrededor de la medianoche, por lo que muchos de los hoteles de Anchorage ofrecen una “llamada para despertar y ver la aurora boreal”.

La celebración de 100 sus años en el 2015 es una oportunidad para celebrar en una región que sorprende por sus encantos naturales; sus seis cordilleras, 60 glaciares, parques naturales protegidos  brindan una inagotable fuente de sorpresas, al tiempo que los museos y centros culturales cuentan la historia de sus pobladores. A una centuria de su comienzo, Anchorage es una excepcional combinación de ciudad cosmopolita y de aventura.

 

 

 

Texto: Arturo Bocanegra ± Foto: Getty Images / ALASKA / HDW / FW / INTERIA / MNT C / PANORAMIO / ALASKA ORG / ALASKA EDU / FHISER CREATIVE / ACCOMPLICE / YTIMG / XCHING / PAPERSCK / WPS / VIS / TIM / DCSL/ HQWORLD / FRDG

e-max.it: your social media marketing partner