Fusión de modernidad y tradición

Hay quienes dicen que desde el aire, Hong Kong, parece un bosque de cristal pues sus rascacielos producen destellos que se prolongan hacia el cielo e iluminan la llegada de sus visitantes, regalándoles también, un caleidoscopio impresionante.

Para adentrarse en este enigmático país, hay que comprender que la herencia cultural de los antepasados que habitaron este territorio, forjó el temple de sus modernos habitantes, quienes han sabido adaptarse y sobreponerse a los dramáticos cambios por los que ha atravesado la historia de esta pequeña isla situada frente al Mar de China; tanto los días que precedieron al periodo de transformación que tuvo como enclave de la corona británica, así como los transcurridos con el traspaso de su soberanía al gigantesco dragón asiático.

 

 

Con 1,070 km2 de una superficie mayormente montañosa, Hong Kong es pequeño en dimensiones territoriales; sin embargo, su posición entre las primeras 10 potencias comerciales del mundo, ser una de las sedes financiera más importante de la región Asia-Pacífico y contar con la segunda mayor bolsa de valores de Asia, detrás de la de Tokio (las empresas que cotizan en ella valen unos 40 billones de pesos), por citar algunas característica, lo colocan entre las principales economías conocidas como los gigantes asiáticos.

Aunado a lo anterior, gracias a que la mayor parte de su territorio conserva sus atractivos naturales, ya que es territorio protegido, aunado a la modernidad de una ciudad cosmopolita y multicultural, se ha convertido en uno de los destinos que cada año atrae a más turistas; con una población de poco más de seis millones de habitantes, recibe más de 60 millones de visitantes cada año.

 

 

Encuentro entre dos mundos

 

Los habitantes de Hong Kong dicen que cuando se edifica una gran metrópoli, moderna y bien planificada, sobre los cimientos de una civilización milenaria, suceden maravillas; afirmación que se convierte en realidad cuando uno visita esta ciudad. Se trata de una encrucijada de culturas, en donde conviven todo tipo de creencias y pensamientos, y cada uno es respetado. Aun cuando desde 1997 dejó de ser colonia británica para integrarse a China como Región Administrativa Especial de Hong Kong, cuenta con moneda propia (dólar hongkonés HKD), aunque comúnmente se hablan en inglés pues por Hong Kong pasa gran parte del comercio y las finanzas de China, el idioma que les da identidad es el cantonés, distinguiéndose así del resto de la población china; uno acaba por constatar la civilidad de esta ciudad cuando se percata de que hay multas por comer o beber en los transportes públicos: 1,500 HKD, por fumar en transportes públicos: 5,000 HKD o por escupir en el suelo: 5,000 HKD.

 

 

 

 

Se trata de una ciudad en la que es mayormente usado el transporte público, el cual cuenta con una muy buena red de comunicación –necesaria–, ya que la mayoría de sus pobladores no cuentan con auto propio. Así, por ejemplo, desde el aeropuerto existen distintas opciones para llegar a la ciudad, como el ferry, autobús o metro, siendo este último el más rápido, así como más costoso, pues en 12 minutos se puede llegar hasta el distrito de central, donde se encuentran el International Finance Center y el Hong Konh Convention & Exhibition Center.

Los boletos del metro, uno de los sistemas de transporte más modernos, limpios y mejor señalizados del mundo, se adquieren en las máquinas expendedoras en las estaciones y su costo varía en función del trayecto. En materia de taxis, en el aeropuerto hay señalizaciones con los precios según el distrito de destino, por ejemplo, del aeropuerto a Mongkok en Kowloon, cuesta unos 390 HKD; mientras que en autobús el costo es de 33.5 HKD por persona.

Para disfrutar de este destino, es preciso saber que se divide en tres zonas, principalmente: Kowloon o territorio peninsular, la isla de Hong Kong y los llamados Nuevos Territorios que incluyen la isla de Lantau.

 

 

 

 

 

La ciudad de los rascacielos

 

La región conocida como la isla, propiamente dicho Hong Kong, territorio del cual se apropiaron los ingleses en 1840, es la zona más moderna de esta Región Administrativa Especial, en donde se concentra la mayor parte de los corporativos internacionales más importantes; al norte, en la Bahía Victoria, se localizan los edificios más famosos que conforman el landmark de Hong Kong. En sí se trata de una franja que se extiende desde la costa norte de la Isla de Hong Kong, hacia Yau Tong en el este y hasta Tsuen Wan, a lo largo de la península de Kowloon.

En esta franja hay 112 edificios con más de 180 m de altura, siendo el más alto el International Commerce Centre, el cual se eleva 484 m sobre el nivel del mar; le sigue el International Finance Centre, que se eleva a 416 m de altura; el Central Plaza, que actualmente ocupa el tercer lugar de las edificaciones más altas, durante poco más de una década (1992 – 2003) ostentó el título del edificio más alto de la ciudad. Algo curioso, es que en esta ciudad la modernidad y el gusto por las rascacielos también influyó en la arquitectura religiosa, muestra de ellos es la Sky City Church, la iglesia más alta del mundo.

 

 

 

 

 

Entre los sitios más importantes de esta región están el Parque de Hong Kong, que sirve de remanso de paz y tranquilidad, cuenta con aviario con más de 80 especies de aves, uno de los más grandes jardines botánicos del sudeste asiático, que comprende todo tipo de plantas, lago artificial en donde se han clasificado más de 100 tipos de libélulas, y el Museo de Arte de Hong Kong; así como espacios deportivos. Es común que los trabajadores de los grandes despachos internacionales acudan a él para tomar, descansar e incluso para meditar, gracias a que las ocho hectáreas de naturaleza se encuentra en la parte central de la zona financiera, entre los brillantes rascacielos de la isla de Hong Kong, por lo que ofrece un peculiar y atractivo contraste entre vegetación y asfalto.

 

 

 

 

Pico Victoria

 

El Pico Victoria, también conocido como Monte Austin, al cual es posible subir a bordo del funicular, conocido como el Peak Tram, que lleva en funcionamiento desde 1888 y da servicio a unos 12,000 pasajeros al día (opera desde las 7.00 am, hasta las 12:00 pm, en una frecuencia de entre 10 y 15 minutos); con más de siete millones de turistas, es el lugar más turístico de la región, pues hace las veces de un mirador natutral desde donde se aprecia todo el esplendor de la ciudad. Dada la gran cantidad de visitantes, en este monte de 552 m de altura están el Peak Tower y Peak Galleria, dos centros comerciales y de esparcimiento. Además, desde la Sky Terrace, terraza panorámica, se obtienen las mejores panorámicas de la región. El punto de partida para subir al Pico Victoria es la estación Lower Peak, ubicada en Garden Road, a donde se llega fácilmente caminando desde la estación de metro MTR Central. Esta visita, una de las mejores experiencias que se puedan tener, permite apreciar los principales edificios del skyline hongkonés.

 

 

 

 

 

Una visita obligada es pasar por los bulliciosos mercados, en donde se puede vivir de cerca la intensa vida de la ciudad, ahí la actividad se incrementa hacia la tarde, cuando la gente sale de trabajar y aprovecha para hacer compras y tomar algún alimento. En el distrito de Sheung Wan, en la isla de Hong Kong, hay lugares muy interesantes, y peculiares, como el mercado de los pájaros, el de productos del mar, de hierbas medicinales y de antigüedades.

El Western Market, situado en Sheung Wan, el centro de la acción de la ciudad, es un edificio de estilo victoriano que abarca una manzana entera; este mercado, que originalmente empezó sus actividades en 1844, se componía de dos secciones separadas: la sur y la norte, posteriormente, en 1906 se construyó el edifico que se distingue por su peculiar ladrillo rojo. En 1991, con algunas restauraciones, se reabrió como un centro comercial de pequeñas tiendas de souvenirs y actualmente es una de las escasas edificaciones antiguas, en medio de los grandes edificios, haciéndolo un atractivo turístico.

 

 

 

 

 

En la famosa avenida Hollywood Road, se encuentra el templo de Man Mo; construido en 1847 en tributo a los dioses Man y Mo, el primero de ellos de las letras y el segundo de la guerra. Otro ejemplo de las construcciones históricas que sobreviven entre los rascacielos del distrito financiero, forma parte de una zona de complejos importantes como el Lit Shing Kung, en donde se venera a las divinidades celestiales, y el Kung Sor, al oeste del templo, que figuró como un importante salón de reuniones en el que se trataban asuntos comunitarios. En 1908, el templo de Man Mo fue confiado oficialmente al Tung Wah Group of Hospitals y finalmente en 2009 fue declarado edificio histórico de Grado I. Todavía conserva su aura mística, pues en su interior, entre el humo de los espirales de los inciensos colgantes, se aprecia la devoción de los habitantes de Hong Kong.

 

 

 

Bahía de Aberdeen

 

Localizada al sur de la isla, entre Aberdeen y la pequeña isla Ap Lei Chau, la bahía de Aberdeen es una zona de pescadores en la que gran parte de ellos viven en casas flotantes las cuales le dan esa peculiar imagen –de postal– que crea un magnífico contraste entre lo moderno, debido a los enormes rascacielos que la rodean, y el estilo tradicional chino.

Al amanecer y al atardecer, Aberdeen ofrece el mejor ambiente para dar un paseo en barco por sus apacibles aguas; sin embargo, caminar junto al mar también resulta una experiencia acogedora. Durante el verano un paseo recomendable es a bordo del Dukling, se trata de una embarcación tradicional pesquera construida en 1950, la cual en 1985 fue restaurada y actualmente sirve como atractivo turístico.

Aquí, en la bahía se encuentra el restaurante flotante más grande del mundo y uno de los más solicitados de Hong Kong, se trata del Jumbo Kingdom, con capacidad para más de 2,000 personas.

 

 

 

 

Península de Kowloon

 

Separada de la isla por una franja marina de unos cientos de metros, la península de Kowloon es la segunda gran zona en importancia de la región de Hong Kong, misma que es continuación de la gran franja de edificios que le han dado fama como una de las regiones más cosmopolitas del mundo, con una gran cantidad de lugares de interés, además de ser conocido como el principal distrito cultural. Es una zona con un gran atractivo turístico, como su paseo marítimo, la Avenida de las Estrellas, en donde con recuerdos y las huella, se rinde homenaje a los actores del cine chino y en especial de Hong Kong que han marcado época; en este paseo se encuentran la estatua de Bruce Lee y la huella de la mano de Jackie Chan, además del moderno edificio del Museo de Arte, junto al que existe un mirador para disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad.

 

 

 

 

Por la noche, en este sitio, diariamente se reúne un importante número de personas para dejarse asombrar con el Simphony of Ligths, espectáculo de luz y música que en punto de las 8:00 pm se dan del lado de Hong Kong cuando se iluminan los rascacielos acompañados de música.

Sobre el paseo marítimo, se encuentra el Centro Cultural de Hong Kong, inaugurado en 1989, es uno de los principales centros de entretenimiento y sitio donde se llevan a cabo una gran variedad de actividades, entre conciertos de clase mundial, óperas, danza, teatro además de producciones musicales, proyecciones de películas, convenciones, conferencias y exposiciones.

 

 

 

 

Muy cerca del paseo marítimo, está la Nathan Road una de las avenidas comerciales más animadas, motivo por el cual conocida también como la Milla de Oro, donde están las tiendas de las principales marcas, así como pequeños bazares. Asimismo, Los distritos de Jordan y MongKok son ideales para encontrar todo tipo de suvenires, desde camisetas, bolsos y maletas, hasta productos deportivos de marcas internacionales.

Otros sitios interesantes por conocer son: el Centro de Convenciones y Exposiciones de Hong Kong (HKCEC), uno de los más grandes del mundo, es una edificación de cristal y aluminio esculpido, cuya arquitectura representa un ave marina alzando el vuelo; el Golden Bauhinia o Monumento de la Reunificación es una escultura, regalo del Gobierno Chino cuando se produjo la transferencia de Hong Kong a China en 1997, la cual representa a la flor de Hong

 

 

 

 

 

 

 

El SoHo es un barrio cosmopolita y moderno, donde están la mayoría de los bares, restaurantes, galerías de arte y antigüedades; las Mid-Levels Escalator, las escaleras eléctricas más largas del mundo, construidas en 1993 como una vía auxiliar para acceder a las residencias de la montaña; con 800 metros de longitud cuentan con un récord Guiness. Se dice que los residentes se rehusaron a construir dos escaleras (para subir y bajar), por lo que su funcionamiento por las mañanas (6:00 a 10:00 hrs) es para descender y de 11:00 a 23:00 hrs sirven para ascender.

Fundado en 1884, el Hong Kong Jockey Club es un buen lugar para quienes gustan de la adrenalina de las carreras de caballos y representa una de las instituciones más antiguas de la isla. En pleno corazón de Hong Kong, resulta un sitio interesante de conocer, pues allí para ver la pasión por las apuestas de los habitantes de Hong Kong y de los chinos continentales.

 

 

 

 

 

 

Sinfonía de luces

 

Por las noches, el puerto Victoria se ilumina con luces de neón y láseres sincronizados al compás de la música, se trata del Simphony of Lights o Sinfonía de Luces, show multimeda que hace de la visita a Hong Kong algo muy especial.

Por sí mismo el paisaje del puerto es deslumbrante, sin embargo, presenciar el denominado Espectáculo permanente de luz y sonido más grande del mundo que involucra más de 40 edificios a ambos lados del puerto con las luces láser multicolor y proyectores, sincronizados con la música y una narración que celebra la energía, el alma y la diversidad de Hong Kong, resulta en un inolvidable espectáculo polifacético. Este espectáculo con una duración de unos 13 minutos, se lleva a cabo todas las noches a las 20:00 hrs y que cuenta con un reconocimiento Guiness, aborda cinco temas distintos: Despertar, Energía, Patrimonio, Asociación y Celebración. La experiencia de disfrutar del deslumbrante espectáculo de luces resulta inolvidable a bordo de un junco tradicional chino.

 

 

 

Megaconstrucción

 

El Aeropuerto Internacional de Hong Kong, uno de los más transitados no sólo de Asia, sino del mundo, fue inaugurado en 1998 en sustitución al antiguo aeropuerto de Kowloon. Se trata de una obra maestra de la ingeniería, pues se construyó en el territorio que ocupaban Chek Lap Kok, dos pequeñas islas de la costa norte de la isla de Lantau, mismoas que se transformaron en una plataforma de 2.5 km mar adentro; cuenta con túneles kilométricos, la estación más grande de pasajeros, la más innovadora tecnología de ingeniería civil y una larga lista de características. También conocido como aeropuerto Chep Lap Kok, se proyectó para que en sus primeros años de funcionamiento tuviera una capacidad para 35 millones de pasajeros y tres millones de toneladas de carga y una capacidad definitiva de 87 millones de pasajeros y nueve millones de toneladas de carga; actualmente, diseñado según las normas del feng shui, es uno de los aeropuertos más concurridos del mundo.

 

 

 

 

Texto: Ana María Morales ± Foto: HONG KONG TOURISM BOARD / HONG KONG TRADE DEVELOPEMENT COUNCIL / MRANOLA / ROD SMITH / JAWEIR ASOCIATES TSE JAO / JAO MIN / HRS / ARCHIKEY / svetik / EBD / APS / CUHK / RANDOM PHOTO / Jose mario franco AS / msid / statick / VLADIMIR SHUAN / FIT PRINT / AOS / iq / shutterstock / DESIREE KOHIN / FORBES / 10WL / ROBERT BARAKETT / TONU FROCU / KKTDC / TANGERNE / scott wu / KENZO JAO / ARCHDAILY / 360 GRADOS / FLICKR

e-max.it: your social media marketing partner