Una perla con luz propia

Situada en el extremo meridional de Uruguay, en el departamento de Maldonado, Punta del Este es reconocido internacionalmente como uno de los balnearios más importantes del Cono Sur; el listón de tierra que separa al Río de la Plata del Océano Atlántico, es la perla que corona a este sitio.unta del Este nos recibe con los brazos abiertos para demostrarnos que este pequeño paraíso sudamericano está lleno de encanto y color. Esta ciudad no es sólo un destino portuario, también provoca sueños. Es un lugar bañado en arte, cultura e historia.

 

 

 

 

Entre historia y leyenda

La República Oriental del Uruguay es uno de los lugares con más historia portuaria después de Argentina. Conocerla es remontarse a leyendas coloniales y tradiciones precolombinas. Ubicado entre tierras pampeanas, llanuras onduladas y surcado por cuchillas de escasa elevación, Uruguay se revela ante los ojos de todo aquel que le visite.

Forjado como un país de inmigrantes, este destino es uno de los más ricos culturalmente, gracias a sus influencias europeas. Desde mediados de 1800 comenzaron a arribar a Montevideo españoles, italianos, franceses, alemanes y polacos. Pero, remontémonos a tiempos aún más antiguos, a un instante en el que las raíces de este país fueron creadas: charrúas es el nombre de los primeros pueblos que habitaron lo que hoy es Uruguay; su expansión llegaba a las actuales provincias argentinas de Santa Fe y Corrientes, colindando hasta el actual Estado brasileño, Río Grande del Sur.

Los charrúas formaron una gran familia con los pámpidos, un grupo de etnias aborígenes que vivieron en la llanura Chacopampeana y la Patagonia extra andina. Pese a que nadie sabe a ciencia exacta qué significa la palabra, el vocablo “charrúa” ha sido postulado a varias versiones -todas despectivas-: “los arrebatados”, “los destructores”, “los jaguares” o “los pintados”; sin embargo, el acercamiento más preciso al origen de esta palabra desciende del gallego. Dicha palabra, nombra a unas antiguas máscaras de madera que datan de tiempos prehistóricos y eran usadas en ocasiones celebratorias, como la época de carnaval.

La llegada de los europeos terminó con la relativa paz que reinaba entre los pueblos aborígenes; el explorador español Juan Díaz de Solís, quien navegó el río de La Plata, pondría pie en tierras uruguayas una veraniega mañana, el 2 de Febrero de 1516. 

“Siempre fueron costeando la Tierra, algunas veces descubrían montañas, otras veces, viendo grandes riscos, gente en las Riberas: y en ésta del Río de la Plata descubrían muchas casas de indios, y gente, que con mucha atención estaba mirando pasar el navío, y con señas ofrecían lo que tenían, poniéndolo en el suelo. Juan Díaz de Solís, quiso en todo caso ver, qué gente era esta, y tomar algún hombre para traer a Castilla.”

 Fragmento de la bitácora-relación de Herrera

 

 

 

 

 

La colonización española tardó, pues la región no era considerada importante, ya que no representaba valor alguno, las riquezas minerales de Perú y México eran incomparables con los escasos yacimientos encontrados en Uruguay. Después de innumerables expediciones, en 1667 se fundaron siete pueblos misioneros orientales, con los que llegó una forma de civilización a esta parte del país.   Los cambios no se detendrían ahí, en 1680 los portugueses inauguraron la ciudad de Buenos Aires, la Colonia do Sacramento.  Este poblado sería durante mucho tiempo un punto de conflicto entre España y Portugal. La fundación de Montevideo en 1724, dio apertura comercial al único puerto natural del Río de la Plata.

Incitados por el movimiento constante y el ganado, los faeneros llegaron desde Brasil y Buenos Aires. Este nuevo arribo le daría un aspecto nuevo a la cultura popular y abriría un estilo de vida e ideología social que lo cambiaría todo…

 

Pampa Bárbara

El gaucho llega a nosotros gracias al mestizaje europeo e indígena que surge en este periodo. Con esta nueva influencia, los indígenas fueron desplazados hacia las misiones jesuitas del norte. La cultura gauchesca está marcada por varios componentes que la relacionan con la importancia de la vida rural antigua -y actual-; el caballo, la guitarra, el mate y la carne vacuna, así como la solidaridad, la lealtad, la valentía y la hospitalidad, algunas de sus características más importantes.

 

 

 

 

 

Una perspectiva distinta

Con el cambio de los tiempos llegó la Revolución de Mayo, que estalló en Buenos Aires en el año de 1810; este nuevo desplante fue rechazado por las clases altas montevideanas que representaban el monopolio comercial español. Contrario a sus vecinos, los hacendados argentinos pequeños y medianos, así como hombres sin tierras, se levantaron en armas. Conocemos a José Artigas en este movimiento, quien era el capitán de esta insurrección. Su ideal republicano y federal, aunado a su proximidad con los indios y esclavos y su proyecto de reparto equitativo de tierras, lo posicionaron al frente de este movimiento. Artigas encabezó la Liga Federal, que en este momento estaba formada por la Banda Oriental, que a su vez representaba a las actuales provincias argentinas de Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Misiones y Santa Fe. 

 

 

Para 1816, toda la noción de la Banda Oriental cambiaría, pues fue invadida por el ejército portugués; el apoyo a este movimiento sería reivindicado por las clases altas Bonairenses y Montevideanas, quienes estaban cansadas del caos incitado por Artigas. El desenlace de Artigas fue uno lleno de aislamiento, pues se refugió en Paraguay en 1820, donde moriría 30 años más tarde.

En 1823, con la independencia portuguesa de Brasil, es cuando la Banda Oriental se integraría nuevamente bajo el nuevo nombre de “Provinicia Cisplantina”.

 

Nace la República Oriental de Uruguay

Fue en 1830 cuando la República Oriental de Uruguay concibe su primer constitución. Sin embargo, la equidad no era igualitaria, la mayoría de su población era incapacitada al voto. Después de la exterminación de los charrúas, un puñado de sobrevivientes fueron llevados a Francia como curiosidad, dando así por terminada la raza entera. La segunda mitad del siglo XIX, estuvo dominada por las guerras civiles entre las dos colectividades políticas del país: el Partido «Blanco» o Nacional, vinculado a la campaña y a los terratenientes, y el Partido «Colorado», más ligado al capital europeo y a las ideas liberales. Un estado débil y una población rural acostumbrada a la lucha armada, posibilitaron los levantamientos.

 

Uruguay contemporáneo

Durante el último siglo, la historia de Uruguay ha procesado varias transiciones. Durante comienzos del siglo 20, el país charrúa fue próspero y vivió lo que es conocido como un Estado de Bienestar, el cual duró hasta los 1950’s.

En 1973, el gobierno de Uruguay fue tomado por fuerzas militares y el país entró en una dictadura militar que continuó 12 años y en la cual, la población vivió bajo constante opresión. En 1985, una vez que la dictadura militar finalmente terminó, los derechos civiles fueron restablecidos y el país comenzó nuevamente a normalizarse, dándole fin a tan angustiante momento en la historia de Uruguay.

 

 

 

 

 

Nuevos horizontes 

Poseedor de un inicio turbulento, este país se ha levantado, la suya es una historia de superación constante. La calidez de los uruguayos es innegable, así como sus lazos culturales y alto grado hospitalario; sin lugar a dudas, este rincón en el mapa ofrece exponencialmente una versión mejorada de sí mismo. Sus raíces son una base para que dicha cultura se reivindique, nos da a entender que su pasado no lo encadena, y de repente, cuando descubrimos esta latitud, nos recibe de un modo inesperado, como si el pasado casi no se recordara.

El día de hoy, Uruguay es una ciudad próspera, cosmopolita y de vanguardia. Otorga un ambiente de relajación, diversión y singularidad.

 

¡Hola Punta del Este!

El Mónaco de América del Sur es una joya recamada en espuma, marea y arena. Caminar sus calles es participar en su cotidianeidad y formar parte de su historia. Punta del Este abraza a todo aquel que lo visita y ofrece un momento inolvidable, complementado por su gente, su gastronomía y su atmósfera.

 

 

Casapueblo, una visita imperdible

Este conjunto de construcciones que dan hacia el mar en Punta del Este, se caracteriza por su blanco radiante que contrasta con el azul del mar da un matiz mediterráneo; éste era el propósito del artista Páez Villaró, quien al construirlo dijo: “le pido perdón a la arquitectura por mi alma de hornero”.

Este conjunto alberga la casa-atelier del artista, así como también un museo con una gran cantidad de obras. Todo esto, conformado por una gran diversidad de balcones y terrazas que miran hacia el mar, genera un gran dinamismo entre el visitante y la arquitectura. Vale mucho la pena visitarlo, dado que todo el edificio en sí es una verdadera obra de arte. Nuestra recomendación es que, una vez en este sitio y después de ver las obras de varios autores, se encuentre un lugar en dónde sentarse, para poder absorber la tranquilidad de este espacio.

 

Fazenda Lapataia

Cualquiera que haya visitado estos lares del mundo piensa inmediatamente en una cosa: dulce de leche. La granja Lapataia es una excelente opción para aquellos que quieren conocer sus famosos métodos de producción o degustar deliciosos dulces uruguayos. La visita comienza con una amena explicación sobre el proceso de pasteurización de la leche, para después conocer el empaquetado de este postre, culminando con la venta de este producto, disponible en la tienda adjunta. Los visitantes pueden probar las deliciosas crepas rellenas de generosas cantidades de leche fresca. La granja también es una excelente apuesta para lo más chicos, pues cuenta con un sinnúmero de diversiones para ellos. No es necesario hacer el recorrido si no les parece interesante, pero algo que sí se debe de hacer es comprar dulces en este lugar. 

 

 

 

Un puerto con vida propia

En Punta del Este es un deber recorrer el Puerto. Es enorme, los yates y barcos se encuentran en cada lugar donde posamos la vista y en la temporada de verano, es el lugar de más “glamour” que existe en América del Sur. Recomendamos pasear por allí por la tarde/noche, ya que todo está iluminado y hace menos calor.

 

Gastronomía con vista

Siempre que sea posible hay que disfrutar de las postales que por arte de magia nos regala Punta del Este. Una de ellas es la hora de la comida -desayuno o cena- en una terraza. Las propuestas gastronómicas sobre las Ramblas son varias y vastas.

Pocas cosas son comparables a una mesa en El Secreto, Virazón, o la Cantina del Club de pesca, pese a que no son opciones culinarias exorbitantes, sí es un buen plan sentarse a tomar algo.

En verano, estos lugares están demasiado llenos, pero en los días soleados del otoño, se pueden pasar momentos muy agradables.

 

Rambla General Artigas

Ésta es una caminata obligada. Si no hay un plan concreto para después de la hora de la comida, caminar por la Rambla es una excelente opción. Posee una de las vistas más lindas, llena de veleros, yates y barcos pesqueros, todo en conjunto crea un paisaje muy pintoresco. Este camino rodea todo el puerto y nos adentra a las escolleras, dándonos la oportunidad de ver los atardeceres junto al mar. Si se está regresando de la playa, es importante llevar algo de abrigo, pues al caer la noche el frío comienza a hacerse presente. Si la hora de la cena llega durante este recorrido, no hay problema, la propuesta gastronómica es muy rica.

 

 

Calle Gorlero

¡Sean bienvenidos a la calle principal de Punta del Este! Esta avenida atraviesa la Península de forma longitudinal de principio a fin y termina en “la verdadera punta”, en donde está el faro.

En los inicios de esta ciudad-balneario, las tiendas más famosas eran agolpadas aquí; todo tipo de negocios, restaurantes y bares, desfilaban uno por uno. A medida que Punta del Este creció, se comenzó a extender fuera de la Península y comenzó a adentrarse al continente, fomentando la diversidad de los negocios que encontramos aquí. Sin embargo, Gorlero aún mantiene su magia y movimiento, especialmente para aquellos que residen en “la vieja punta” y los que pasen por el centro de la ciudad.

 

Una reunión de tambores

Sobre dicha calle, el Carnaval cobra vida todos los años; este encuentro es un deleite de locales y turistas. Es una fiesta popular muy divertida y colorida; hay música, baile y redoble de tambores por doquier.

Hay que pensar que en Uruguay, especialmente en su Capital Montevideo, el candombe traído por los pobladores africanos que emigraron hacia estas tierras, es un baile alegre que figura en toda fiesta y al que le dedican total devoción.

 

 

 

 

Encontrarse con el pasado

Exactamente en la punta de la Península encontramos este accidente geográfico, que se ve como un minúsculo punto en el mapa, y es aquí donde están ubicados el Faro de Punta del Este y la Iglesia de la Candelaria. Dos reliquias de la parte más antigua de la ciudad; en este lugar se formó el primer barrio constituido por pequeños chalets. Éstas fueron las primeras edificaciones de Punta del Este, y para nuestro gusto, es la zona más bonita para alojarse, aunque ahora no esté de moda.

Aparte de tener el encanto de todo “lo antiguo”, el mar se encuentra a un paso, y para ser honestos, mirar el escenario es toda una experiencia; de un lado está el mar calmo mezclado con las aguas del Río de la Plata, y del otro lado el mar bravo del Océano Atlántico.

Detrás del Faro de San Ignacio  encontramos la pequeña iglesia, y frente a ésta, hay una plaza pequeña en donde ondea la bandera de Uruguay.

 

Playa La Barra

Esta playa, como las demás de La Barra,  es más familiar que las oceánicas, y normalmente no tiene grandes puntos de descanso cerca y casi todas las casas tienen acceso directo, sin calles que interfieran. Tampoco hay música alta ni eventos especiales, sólo tranquilidad. La playa se encuentra con la desembocadura del arroyo Maldonado por lo que es necesario ser precavido ante su aparente calma.

La arena vibra bajo los pies cuando se está en el agua, fenómeno que es provocado por la rompiente del arroyo al ingresar al mar. Los salvavidas se encuentran de 10 a 19 hs. y siempre hay vendedores ambulantes de bebidas frescas, barquillos, helados, sándwiches, elotes, bisutería artesanal, pareos, sombreros, túnicas, etcétera. Es normal ver enormes familias de delfines emerger del agua y es importante recordar que por esta razón, varios delfines pueden encallar en esta playa, situada en la Municipalidad de Maldonado, en las calles Acuña de Figueroa y Burnett.

 

 

 

 

 

 

 

Atardeceres en La Mansa e Isla Gorriti 

Casi todos las tardes del año, como por milagro, la puesta de sol en estos lugares es magnífica, variada y única. El sol regala oro líquido y la luna plata.  Ver los atardeceres en La Mansa es una de las cosas que <<deben>> de hacerse. Sin más, es una experiencia que no se vive en ninguna otra parte del mundo; los colores que se vislumbran son irrepetibles y la sensación que provoca conmueve. Otra propuesta para apreciar esta vivencia otorgada por la naturaleza es Isla Gorriti.

 

Surf en La Brava

Esta es una de las principales playas de Punta del Este, quien no nos deja olvidar que es uno de los balnearios top de este país.

Las olas le hacen honor a su nombre, mismas que quieren ser conquistadas por cualquier surfista conocedor. Este espectáculo es impresionante...jamás nos hemos dejado de asombrar por la destreza de aquellos que practican este deporte.

 

Los dedos de Playa Brava

La Mano de Punta del Este se encuentra ubicada en una de las paradas de la zona conocida como Playa Brava. Aquí se encuentra esta escultura que muestra la mano emergiendo bajo la arena que la sepulta. A este monumento se le conoce popularmente como “Monumento al Ahogado” -pese a que su autor ha dicho en innumerables ocasiones que no le rinde homenaje a ello-  y está aquí desde febrero de 1982. La 4ta parada es un lugar en donde todo mundo se toma fotografías y observa el lugar, mientras las olas que golpean frente al monumento. La obra tiene como significado “la presencia del hombre en la naturaleza” y algunos monumentos de este mismo autor se pueden ver en otros países. De hecho, la mano que se encuentra en Atacama en Chile, es también una de sus obras.

 

 

La Barra Golf Club

Sabemos que para aquellos ávidos al golf, unas vacaciones sin este deporte pueden parecer eternas. Sin embargo, tenemos la respuesta: localizada a 5 km del centro de La Barra en Punta del Este, este club de golf ofrece todos los servicios y comodidades. Durante el verano -temporada alta- no pueden entrar jugadores sin handicap.

Este lugar fue inaugurado en 1994, a dicho evento asistieron los jugadores uruguayos Gonzalo Vidal y Víctor Paullier, quienes consiguieron la autorización de la Intendencia en el año 1992, para la construcción de estas canchas, en la llamada Cañada de los Flamencos en La Barra del Maldonado.

En sus inicios contaba con 15 hoyos, pero unos dos meses más tarde, ya estaban listos los 18 correspondientes. A lo largo de sus 6,343 yardas, el campo cuenta con muchos espejos de agua, que ofician de obstáculos. Tanto los tees como los fairways y los greens fueron construidos mediante tecnología “Penk Cross” bajo las normas de la USGA.

La temporada de torneos se extiende de Diciembre a Febrero y se disputan importantes copas como el Campeonato Seniors, la Copa Rolex, el Abierto de La Barra y el propio certamen del Club.

 

 

 

 

 

 

Cantegril Country Club 

El primer campo de golf que existió en estas instalaciones se empezó a construir en el año de 1929, cuando esta zona era conocida como San Rafael. Este lugar era poblado por montes, en donde sólo existían pinos e eucaliptos; sus suaves ondulaciones y pozo de agua dulce semisurgente, fueron las bases para su creación. Este campo posee profusos bosques y una excelente vista a la Isla de Lobos, esto ocurre gracias a su baja altura y escasa vegetación hacia la cosa.

La mayoría de los miembros del club eran argentinos; el diseño de los campos de golf estuvo a cargo de un estadounidense que viajó desde Buenos Aires, junto con un agrimensor; ambos especialistas  comenzaron a hacer realidad el sueño de quienes apostaron que sería “la joya del golf sudamericano”.

 

Punta Ballena 

Exactamente a 18 Km de Punta del Este, se despliega Punta Ballena, donde encontramos Laguna del Sauce, que resulta una fotografía infinita para la memoria. Este lugar nos propone actividades al aire libre y deportes náuticos. Sus vistas son impresionantes, la loma de Punta Ballena es una de las maravillas de esta zona. Desde la cima, el escenario es único, pues el Océano Atlántico nos saluda mientras se abre a nuestros pies.

 

Las Grutas

Esta atracción natural formada por el mar se encuentra en el corazón de Punta Ballena; desde la década del 70 hasta los 90, estaba destinada a una disco bailable con piscinas de agua salada. Popular entre los locales, este lugar ofrece impresionantes avistamientos del panorama urbano de Punta del Este. Este sitio era bastante concurrido y contaba con una decoración única, sin embargo, esto ha ido cambiando gracias a la constante expansión de la ciudad. 

 

 

 

 

 

Para los amantes de la naturaleza

Arboretum Luissch es una reserva de la biósfera que aguarda ansiosamente su visita. En este lugar se respira el verde y vale la pena hacer una expedición por sus caminos; es imposible no sentir las raíces de los árboles como propias, así como la brisa que escapa por las hojas, el sonido de los pájaros parecen darnos la bienvenida y los gigantescos árboles son testigos inmóviles del paso del tiempo. Es imposible no sentirse bien en un espacio como éste, pues su atmósfera es envolvente; este paraíso nos permite ver cuánto gusta la naturaleza a los locales y su concientización hacia ella.

 

 

 

 

Texto: María Grajales ± Foto: MATIAS DI MEGLIO / STATICK / jimmy baikovicius / ADAN FIGUEROA / COMMON DATA STORE / sierra y costa / A. Becker / WPS / KN3 / rdf / NVC / LAMDS / IMAGE SHACK / DOMINGO LEIVA / LOVIN HR / Aguaclara Fotostock / ERNESTO GARCIA / MARIA PAULA / ex ju ele / SYATOC / EL PERIODICO / BORIS G / MUNICIPO DE MADONADO / NDP / 5ooxp / jorge nunez / JIMMY BAIKOVICIUS / BUEN GOLF / seba lambert / maxresdefault / GUIA PUNTA DEL ESTE

e-max.it: your social media marketing partner