La ciudad-buque que navega sobre tierra firme

Bienvenidos al país de Asia más latinoamericano que existe. Se trata de una nación que desafía toda preconcepción del Oriente, donde Manila es la puerta del mundo para Filipinas y de Filipinas para el mundo. Al experimentar esta ciudad, podemos visualizar un navío que sigue explorando sus propias posibilidades y circunstancias, inmensas y a veces infranqueables. Más de 7,107 islas componen el archipiélago conocido como es Filipinas (llamado así en referencia al rey español Felipe II), donde Manila es el corazón de una zona que ha resistido toda clase de catástrofes naturales y eventos geopolíticos que arrasaron con la ciudad completa en más de una ocasión, siempre reponiéndose a su ritmo, ya que los retos diarios son muchos y de toda índole para su tenaz población.

Un mexicano reconocerá de inmediato esos detalles que lo hacen sentir como si estuviera en algún país vecino –excepto por la casi nula pasión por el fútbol, deporte que no figura en Manila, a diferencia del baloncesto- e incluso, toparse con alguna Virgen de Guadalupe en templos donde Buda y otras deidades convergen.

 

Manila integra un paraíso, una ciudad y una capital histórica del mundo.Manila integra un paraíso, una ciudad y una capital histórica del mundo.

 

Terrazas de arroz en las montañas de Ifugao en Banaue, un Patrimonio de la Humanidad reconocido por la UNESCO que está próximo a Manila, Filipinas.
Terrazas de arroz en las montañas de Ifugao en Banaue, un Patrimonio de la Humanidad reconocido por la UNESCO que está próximo a Manila, Filipinas.

 

Entre México y Filipinas ha existido una historia íntima, dadas las similitudes de su sincretismo cultural y su pasado como colonia española.

Esta relación tiene su origen con aquellos españoles que partieron de la costa mexicana para colonizar el archipiélago, para más tarde estrechar este contacto a través del legendario Galeón de Manila, que conectaba el puerto de Acapulco con la capital filipina en un intercambio económico, social y cultural por demás trascendente, además de establecerse como un auténtico antecedente de la globalización moderna.

Al llegar a Manila notaremos contrastes. Por una parte, se trata de un paraíso portuario con escenarios inspiradores y exuberante naturaleza, por otra, encontraremos profundas diferencias sociales que se acentúan cuando observamos las zonas más lujosas de la ciudad, pero atreviéndonos también a no ignorar el resto de la misma; sobrecogedora y repleta de colores, sonidos, olores y personas que viven incluso a la intemperie.   Y nada de esto desalienta, por el contrario, resulta dignificante observar cómo los manileños leen, cantan, sueñan y viven bajo cántaros de lluvia –casi diaria–, arropados a la vez que sacudidos por un oasis tropical donde los árboles frutales se dan sin esmero y los arrozales perseveran, soportando tifones y tormentas. Hoy Manila navega firme sobre las dificultades del archipiélago y del planeta, redirigiendo su destino con la conciencia propia de su identidad independiente.

 

Terrazas de arroz en las montañas de Ifugao en Banaue, un Patrimonio de la Humanidad reconocido por la UNESCO que está próximo a Manila, Filipinas.
Terrazas de arroz en las montañas de Ifugao en Banaue, un Patrimonio de la Humanidad reconocido por la UNESCO que está próximo a Manila, Filipinas.

 

Terrazas de arroz en las montañas de Ifugao en Banaue, un Patrimonio de la Humanidad reconocido por la UNESCO que está próximo a Manila, Filipinas.
Terrazas de arroz en las montañas de Ifugao en Banaue, un Patrimonio de la Humanidad reconocido por la UNESCO que está próximo a Manila, Filipinas.

 

Una rápida y violenta transición

 

Manila es producto de un sincretismo único: España, México, China, Estados Unidos, Japón e incluso la cultura musulmana, además de diversas comunidades nativas. La ciudad como tal fue fundada en 1571 por Miguel López de Legazpi y la fortificación de Intramuros pronto tomó forma, hacia 1590, como el centro político, social y defensivo de Manila.

Desde entonces, Filipinas, que estuvo gobernada por la corona española por más de dos siglos, fue anexada a Estados Unidos hacia 1898 a través del Tratado de París. Antes y después de ello, Manila ha sido escenario de todo tipo de conflictos: ataques piratas, rebeliones internas, catástrofes naturales y destrucción desmedida durante la Segunda Guerra Mundial. De hecho, Manila fue la ciudad más castigada en esta guerra, solo equiparable a la devastación que sufrió Varsovia.

 

Manila fue la segunda ciudad más azotada por la Segunda Guerra Mundial. 
Manila fue la segunda ciudad más azotada por la Segunda Guerra Mundial.

 

La destrucción de Manila durante esta guerra sólo es comparable con la de Varsovia.La destrucción de Manila durante esta guerra sólo es comparable con la de Varsovia.

 

Monumento a la sociedad Katipunan y su fundador Andrés Bonifacio en Manila, Filipinas. Monumento a la sociedad Katipunan y su fundador Andrés Bonifacio en Manila, Filipinas.

 

El ataque de Pearl Harbor en 1941, desató la acción de Estados Unidos en la II GM, en tanto que Japón avanzaba por el Océano Pacífico y Asia, siendo la campaña de Filipinas un factor clave y decisivo para su dominio geopolítico. Luego de varios ataques japoneses en Luzón durante diciembre de 1941, alrededor de 26 tanques Ha-Go ocuparon la ciudad de Carmen, avanzando hacia Manila.

Con Bataán y Manila como objetivos principales, la ciudad fue incomunicada y sufrió numerosos bombardeos aéreos por parte del ejército japonés, destruyendo a las inexpertas divisiones filipinas aun con apoyo de Estados Unidos. Para enero de 1942, los japoneses entraron a Manila y en abril del mismo año, Radio Manila comunicó la ocupación de Bataán, con lo que Filipinas pasaba a formar parte del Imperio Japonés, permaneciendo bajo su dominio hasta 1945, cuando Estados Unidos irrumpió para recuperar el archipiélago. Sin embargo, la influencia de Japón ya era un componente en la consciencia de Filipinas y para 1946, la Commonwealth Americana fue disuelta y las islas obtuvieron al fin su soberanía e independencia, constituyéndose como un país con un camino de reconstrucción -tanto de su territorio como de su identidad-, muy arduo por delante.Por otra parte, los procesos de urbanización en Manila han sido muy acelerados, incluso violentos. No solo Intramuros emergió rápidamente, sino que los proyectos para levantar la ciudad después de la II GM, establecieron el preámbulo de una metrópolis con grandes carencias en sus sectores más poblados, lo cual se ha acentuado durante las últimas décadas. En los 90, Manila se convirtió en la ciudad que conocemos hoy, con fuertes inversiones para sus admirables rascacielos por un lado, pero con barrios cada vez más pobres por otro.

 

Cuna de democracia para Asia y el mundo

 

Al viajar a Manila notaremos el cariño del pueblo por su héroe nacional, José Rizal, con frecuentes monumentos que se integran al escenario urbano y colonial. Nacido en 1861, José Rizal es autor de dos novelas: Noli me tángere y El filibusterismo, mismas que inspiraron el movimiento de independencia en Filipinas.

En su obra, Rizal denuncia los abusos de la colonización española, razón por la que sus textos fueron prohibidos en su propio país. Era un hombre de letras, médico, universitario y activista, defensor de los derechos filipinos, que se reveló contra las imposiciones del catolicismo y la corona española, estableciendo vínculos con sociedades secretas que le ayudaron a difundir su obra y valores, tal es el caso de la Liga Filipina, fundada por el mismo Rizal en Hong Kong en 1892.

Su participación con estas sociedades lo hicieron sospechoso de involucrarse en una rebelión por parte de los Katipunan, la cual, si bien tiene un origen en la misma Liga Filipina cuando ésta fuera desactivada tras una detención y deportación secreta contra Rizal, no era liderada por él en esos momentos. Esta acusación provocó que el ya celebrado Rizal fuera enviado a Manila en 1896, donde fue fusilado, provocando la pasión trascendente de un pueblo que jamás olvidaría la lucha del auténtico precursor de la independencia filipina. Sin embargo, Rizal no es el único ejemplo de lucha y democracia que ha marcado la historia de Manila y del archipiélago.

 

José Rizal José Rizal

 

Monumento a José Rizal en Parque Luneta.
Monumento a José Rizal en Parque Luneta.

 

Corazón Aquino, la primer mujer presidente de Asia. 
Corazón Aquino, la primer mujer presidente de Asia.

 

 Ferdinando Marcos y su esposa, Imelda Marcos. 
Ferdinando Marcos y su esposa, Imelda Marcos.

 

La primera presidente mujer de Asia, Corazón Aquino, nació en Manila en 1933 y es un ícono de autonomía en todo sentido. Se trata de una persona que enfrentó y venció a un dictador, ganándose la fe de un país que tenía una tremenda sed de libertad, más allá de su independencia como nación. Estadista de profesión, estudió humanidades en Nueva York en 1954 y contrajo matrimonio con el activista liberal y político Benigno Aquino, con quien tuvo cuatro hijas y un hijo.

Para 1983, Ferdinando Marcos consiguió disipar a Benigno Aquino disparándole cuando éste estaba por llegar a Manila, tras vivir años en exilio en los Estados Unidos, dado el inminente fusilamiento al que sería sometido. Este evento es clave, ya que desencadenó en Corazón una pasión imparable por proclamar justicia y arrebatarle el poder al mandatario, a través de la Revolución del Poder Popular, la cual el mismo Marcos no llegó a contener.

Durante las elecciones que el hasta entonces dictador convocó para 1986, se demostró, por parte de Aquino y sus seguidores, que los resultados eran falsos e impuestos por Marcos, quien no sólo ya no gozaba de popularidad entre el pueblo filipino –producto también de los escandalosos excesos de su esposa, Imelda Marcos, con una colección impresionante de joyas y miles de zapatos en un país con un nivel extremo de pobreza-, sino que dejó de contar con el apoyo del ejército.

A Ferdinando Marcos no le quedó más que reconocer la victoria electoral de Aquino para evitar más movilizaciones civiles y repercusiones militares. Es así como en 1986, Corazón Aquino se convirtió en la primera mujer presidente de Filipinas y de toda Asia. Su gestión, que duró hasta 1992, se vio ensombrecida por opiniones severas, un apoyo mínimo por parte del ejército y acusaciones constantes de corrupción.

Es interesante escuchar cuál es la percepción actual del pueblo filipino, pero algo de lo que no cabe duda, es que Corazón Aquino, quien falleció en 2009 (víctima de cáncer), es un símbolo de democracia. El único hijo varón de la primer presidente femenina de Asia, Benigno Aquino III, se convirtió en presidente de Filipinas en 2010.

 

Metrópoli con alma de buque

 

La arquitectura de Manila es especial. Como parte de un gran archipiélago, cuenta con una costa que la rodea; por donde quiera que miremos hay agua. Por ello, en Manila notaremos construcciones que se erigen de un modo familiar, con un tono náutico, como si la misma tierra firme navegara sobre el mar. El clima propicia esta tendencia, el modo de vida, pero sobre todo, la herencia cultural que tiene la ciudad destino del tornaviaje del legendario Galeón de Manila (o Nao de China).   La típica casa manileña suele contar con materiales como el bambú y madera, abundantes y amplias ventanas, así como un suelo elevado y estructuras que permiten la libre circulación del aire; la planta superior suele contar con un metro excedente de madera que sobresale para cubrir a la planta baja del sol y la lluvia, mientras que los techos cuentan con la forma de una proa, la cual permite que la lluvia se deslice.

Incluso algunas casas cuentan con filas diagonales para sostener el techo, llamadas quiles, una palabra que proviene de “quilla”, la cual se refiere al mismo tipo de estructura que va de proa a popa y que sostiene la armadura de un barco.

Esta tendencia no es nueva, antes del gran incendio de 1583 (iniciado en la iglesia de San Agustín) y del temblor que derribó numerosas construcciones en 1645, ya existía este tipo de construcción en Manila, resultado de un ambiente tropical y una profunda cultura portuaria. Después de estas tragedias, los materiales resistentes se convirtieron en algo más frecuente, pero la arquitectura de Manila conservó su tono tropical y naval, aunque también dio paso a otros estilos, sobre todo en fechas recientes.

 

Muchas casas en Manila cuentan con elementos característicos de los barcos.
Muchas casas en Manila cuentan con elementos característicos de los barcos.

 

Las fiestas religiosas son eventos culturales claves en Manila. Las fiestas religiosas son eventos culturales claves en Manila.

 

Las fiestas religiosas son eventos culturales claves en Manila. Las fiestas religiosas son eventos culturales claves en Manila.

 

El espíritu manileño

 

Los manileños viven al aire libre, cuenten con una vivienda o no; ellos comen, conviven, incluso duermen y se bañan bajo el cielo, por lo que viajar a Manila es como visitar una inmensa familia, donde un sin número de posibilidades y experiencias nos rodean, algunas más agradables que otras.

El inglés es el idioma común, todos en Filipinas lo hablan, intercalando frecuentes palabras en español, así como el tagalo, lengua completamente local. Los filipinos son amables, educados y siempre están dispuestos a brindar ayuda a quien lo pida. Su cultura es la de compartir.

No es casualidad que uno de los negocios proliferantes en Manila sean los call center, pues muchos filipinos –especialmente manileños-, son multilingües y se especializan en brindar una atención excelente. Es por ello que también son grandes interlocutores y prominentes personas de negocios.   Solicitar la ayuda de una persona filipina es garantía de buena voluntad. Si la persona incluso no puede asistirnos, buscará quién lo haga o quién la ayude a ayudarnos. Ese es el espíritu de este pueblo, que una y otra vez ha tenido que reconstruirse y levantarse, sobreviviendo a la vez a sus complejas circunstancias internas, económicas, geopolíticas y sociales.

Entre el caos de un tráfico imposible, la personalidad del manileño tiene tintes de la tradicional seriedad asiática, pero con una notable alegría propia del latino, así como un sentido del humor similar al ingenio mexicano. La fusión cultural en Manila ha dado por fruto una identidad sumamente interesante. Nada ilustra mejor esto como observar los famosos Jeepneys; el trasporte público de Manila que consiste en pequeños camiones decorados con coloridos collages que evidencian un sincretismo asombroso, dotando de mucha vida al escenario urbano.

 

El paisaje portuario es inspirador en Filipinas. El paisaje portuario es inspirador en Filipinas.

 

Al ritmo de Manila

 

Manila es todo en uno: una experiencia de vida en todo sentido, un paseo inolvidable por exóticos parajes, un paraíso de playas con arenas blancas, una ciudad con zonas que tocan al corazón por su estremecedora precariedad, así como áreas que se erigen en todo sentido como sedes de primer mundo. Es una ciudad donde el arte está en cada detalle que ofrece su escenario; a veces este arte es paisajista y confortable, mientras que otras ocasiones nos conmueve con sus compases de tensión y escenas menos felices, o nos incita con su ritmo improvisado.

Un paseo por Manila Baywalk al atardecer, disfrutando de sus eventos culturales, o bien una tarde de compras en Mall of Asia, son las cosas que hacemos siempre, ya sea al llegar o al partir de Manila. Mientras tanto, la ciudad espera con un concierto de opciones que jamás termina.

El barrio de Binodo destaca por ser el centro de actividad de la comunidad china, la cual se estableció aquí desde el siglo XVI, prosperando a través de generaciones de artesanos y comerciantes que han constituido una élite muy consolidada dentro de Manila.

Quiapo cuenta con la mezquita dorada –de la comunidad musulmana-y sus alrededores ofrecen la más enmarañada excursión, a través de mercados con insólitos productos, así como adivinos que leen la suerte y otras sorpresas, donde hasta los viajeros más intrépidos deben moverse con cautela. No debemos dejar de notar la basílica de San Sebastián –apodada “la iglesia de acero”- en Pasaje del Carmen, un impactante edificio en tono celeste que fuera traído en piezas de hierro desde Bélgica, a finales del s.XIX.

 

Manila integra la modernidad a su entorno tropical. 
Manila integra la modernidad a su entorno tropical.

 

Paisaje nocturno desde la perspectiva de la bahía de Manila en Pasay, Manila, Filipinas. 
Paisaje nocturno desde la perspectiva de la bahía de Manila en Pasay, Manila, Filipinas.

 

 Globo de Telecom Center, SM Mall of Asia, en Manila, Filipinas. 
Globo de Telecom Center, SM Mall of Asia, en Manila, Filipinas.

 

Interior de la Basílica de San Sebastián, también conocida como “la iglesia de acero”.
Interior de la Basílica de San Sebastián, también conocida como “la iglesia de acero”.

 

La Mezquita del Globo de Oro, o Masjid al-Dahab, un edificio icónico y espiritual de Manila.
La Mezquita del Globo de Oro, o Masjid al-Dahab, un edificio icónico y espiritual de Manila.

 

Una de las vistas que ofrece el Parque Rizal en Manila, Filipinas.
Una de las vistas que ofrece el Parque Rizal en Manila, Filipinas.

 

Parque Rizal (o Parque Luneta), al sur de Intramuros, es donde los manileños se congregan en días festivos en torno al monumento de José Rizal, en el mismo sitio donde fuera fusilado. Por su parte, Roxas Boulevard es perfecto para contemplar el paisaje y tomar algo en alguna de sus terrazas. Muy cerca está el tradicional barrio de Malate, una de las zonas con más opciones entre negocios, hoteles, restaurantes y edificios coloniales. No nos sorprenda ver una amplia oferta de todo tipo de servicios, incluyendo comercio sexual.

Makati por su parte, se destaca por sus modernos edificios que revelan a una gran ciudad y dotan a Manila de un soplo vanguardista; es aquí donde encontramos barrios residenciales, zonas de oficinas, centros comerciales y opciones más lujosas para el esparcimiento.

La autopista EDSA (Epifanio de los Santos Avenue) es la principal arteria citadina y cuenta con el rápido Metro elevado. Aquí adquieren protagonismo los numerosos espectaculares publicitarios, a veces amenazantes y frágiles durante tormentas, que parecen tener vida propia en medio del gris de las estaciones.

 

Makati,  la  zona más moderna y exclusiva de Manila.
Makati, la zona más moderna y exclusiva de Manila.

 

Por cierto, la escena musical en Manila es una de las más completas e interesantes del mundo, ya que muchas personas aprenden música en las iglesias, e inspirados por el gran arte que contienen las mismas, aprenden a tocar instrumentos que después generan otros estilos y carreras. El rock en especial es algo imperdible, por lo que recomendamos asistir a algún bar local de rock inédito.

 

Los centros comerciales de Manila cuentan con una gran selección y sorpresas para los viajeros.
Los centros comerciales de Manila cuentan con una gran selección y sorpresas para los viajeros.

 

 Las opciones de esparcimiento en Filipinas son infinitas.  
Las opciones de esparcimiento en Filipinas son infinitas.

 

La vocación portuaria de Manila la convierte en una ciudad capital única. La vocación portuaria de Manila la convierte en una ciudad capital única.

 

Manila cuenta con una selección de hoteles de primer mundo. Manila cuenta con una selección de hoteles de primer mundo.

 

Fuerte Santiago en Intramuros, Manila Filipinas.
Fuerte Santiago en Intramuros, Manila Filipinas.

 

Intramuros siempre será la Perla de Oriente.
Intramuros siempre será la Perla de Oriente.

 

Intramuros: la eterna perla de Oriente

 

Antes de ser azotada por la Segunda Guerra Mundial, Intramuros era globalmente conocida como la Perla de Oriente. Hoy en día, no obstante su evidente detrimento, Intramuros continúa en pie, brindando un descanso casi espiritual con sus ruinas antiguas y silenciosas, alejadas del exceso de bullicio y estimulación continua del resto de Manila.

Las murallas que podemos apreciar son sólo un vestigio de lo colosal que fue. Algo que podemos agradecer al destino, es que haya sobrevivido precisamente el Fuerte Santiago, así como la iglesia y convento de San Agustín (Patrimonio de la Humanidad por la Unesco), donde podemos admirar su museo de arte sacro. En diciembre se lleva a cabo la Gran Procesión Mariana, la más importante expresión de devoción católica en la ciudad, así como toda una fiesta de color y emociones.

Muchos trabajos de restauración y rehabilitación se realizan en Intramuros. Manila tiene mucho de España aún, existe una convivencia de ayuda mutua y negociación entre ambas naciones e Intramuros es una fortificación que evidencia y representa esta unión en todo sentido.

 

Fosa del fuerte Santiago en Intramuros, Manila.
Fosa del fuerte Santiago en Intramuros, Manila.

 

Intramuros es un espacio de paz en medio de la agitada ciudad de Manila. 
Intramuros es un espacio de paz en medio de la agitada ciudad de Manila.

 

Ilustración que hace referencia a la construcción de Intramuros.Ilustración que hace referencia a la construcción de Intramuros

 

Más allá de Manila

 

Todo lo que rodea al corazón de Filipinas es digno de admirarse. Manila es un punto estratégico para gozar de todo lo que el archipiélago ofrece. Si enumeramos cada aspecto, nos extenderíamos demasiado, pero vale la pena mencionar algunos de los más próximos e imperdibles parajes que rodean Manila.

Isla Corregidor se sitúa aún en la bahía de Manila y destaca por su pasado bélico como fortaleza y escenario de la Segunda Guerra Mundial. Por su parte, el municipio de Angono, ubicado a escasos 30 Km de Manila en la provincia de Rizal, es reconocido como “La Capital Artística de las Filipinas” y es hogar de diversos colectivos artísticos, eventos diversos, fiestas populares, entre otras expresiones culturales; además de sus admirables petroglifos con más de 3,000 años de antigüedad. Aquí también encontramos la laguna de Bay, con su espléndido paisaje.

A tan sólo 50 km de Manila, ya en territorio de Luzón, podemos admirar el Lago Taal, un profundísimo recinto acuático formado en una antigua caldera volcánica -y altamente activa-, cuyo ecosistema único persiste en condiciones peculiares. Aquí mismo encontramos la ciudad de Tagaytay, así como algunos pueblos pesqueros, donde suelen vacacionar muchos manileños, quienes se recrean con sus inspiradoras vistas.

 

Ruinas de la isla de Corregidor, Manila, Filipinas.
Ruinas de la isla de Corregidor, Manila, Filipinas.

 

Taal, el volcán activo más pequeño
del mundo en Luzón, Filipinas.
Taal, el volcán activo más pequeño del mundo en Luzón, Filipinas.

 

Manila, fuerte y sensible punto clave del archipiélago. Manila, fuerte y sensible punto clave del archipiélago.

 

Algo muy curioso de este lago isleño, es que contiene a su vez una isla con elevada actividad volcánica y donde también se ha formado otro pequeño lago, ¡y que simultáneamente tiene una micro-isla!; como si fuese el reflejo de un espejo dentro de otro espejo. Aquí hay aguas termales donde se puede tomar un cálido baño purificante. Cuando la visibilidad lo permite, desde Manila podemos admirar el gran volcán sagrado de Banahaw, el cual lleva más de dos siglos inactivo y cuyo inmenso cráter tiene forma de herradura, constituyendo un estrecho cañón por donde transita un río. Los alrededores de este volcán -considerado un místico centro de poderosa energía por los filipinos-, ofrecen hermosos paisajes, así como cascadas donde los visitantes asisten para curar sus males y meditar.

Ya adentrándonos en Luzón, encontramos las hermosas terrazas de arroz de Banaue, las cuales maravillan a locales y extranjeros por igual. Construidas por los nativos de Ifugao a lo largo de dos milenios, estas montañas escalonadas de agua e insólitos arrozales, se extienden más allá de la longitud que supone la Gran Muralla China.

 

Volcán de Mayón a 330 Km de Manila, Filipinas. 
Volcán de Mayón a 330 Km de Manila, Filipinas.

 

Buceo en Filipinas, una de las actividades más recomendables en este destino. Buceo en Filipinas, una de las actividades más recomendables en este destino.

 

Por otra parte, con destinos menos próximos a Manila, todo el archipiélago es territorio de observación científica, buceo y convivencia con admirables especies marinas, donde debemos optar por un turismo responsable e informado sobre esta fauna y su ecosistema. Los principales puntos de encuentro con especies son Mindoro, Palawan, Mala Pascua, Puerto Princesa, Bohol, Busuanga, Tizon Pass e Islas Babuyan, así como el Estrecho de Tañón.

 

¡Masarap!

 

Manila y toda Filipinas harán algo más que sorprender con su gastronomía. De hecho, la filipina Margarita Forés ha sido reconocida como la mejor chef de Asia, mientras que excelentes restaurantes de especialidades españolas y del mundo, son abundantes y de gran calidad en la ciudad. Los sabores más locales fusionan lo mejor de la cultura oriental y occidental; es clara la influencia española, así como asiática. Por cierto, las prendas para cocinar de los chefs, denominadas “filipinas”, obtuvieron su nombre gracias a cocineros filipinos que usaban el borang tagalog, una prenda típica del archipiélago.

Algunos platillos no sólo son impactantes y curiosos, sino que son todo un reto que únicamente algunos se atreven a experimentar. Desde pequeños y exóticos bocadillos, hasta elaborados festines que se comen con las manos, Manila desafía a quien ha viajado a través de una cocina que no busca ser condescendiente con la mayoría de los gustos, sino que exalta su identidad y personalidad propia. El arroz es básico, así como la carne, donde las verduras son un elemento algo escaso en la cotidianidad. A los mexicanos sorprende encontrar afinidades elementales de su cultura como el chicharrón, el agua de horchata y la longaniza (o como lo escriben aquí: longanissa), todos ellos con un sabor diferente al que proporciona el país de América o la misma España.

 

Chef Margarita Forés.
Chef Margarita Forés.

 

Andrew L. Tan, dueño de la marca Emperador. Andrew L. Tan, dueño de la marca Emperador.

 

Algo que nunca pasa desapercibido es el balut: un snack que se compone de huevo cocido con un embrión de pato entero, lo cual resulta intimidante para quien observa absorto cómo este proteínico bocado -considerado un manjar en Filipinas y otras partes de Asia-, es vendido en cada rincón, incluso en puestos callejeros. Los manileños insisten en que, al menos una vez, logremos probarlo, aunque no luzca apetecible. Otros elementos apreciados por los filipinos y poco celebrados por el gusto extranjero, son los grillos que se venden como patatas fritas en los mercados, así como la sangre y menudencias de varios animales para crear el denominado dinuguan.

Las probabilidades de ser invitado a comer a una casa filipina son muy altas. De ser así, los platos más típicos suelen ser el pancit –fideos salteados–, lugaw –sopa de arroz–, mami –sopa de fideos– o el sisig –carne con huevo–, entre otros, que son elaborados con distintas variaciones. No nos sorprenda usar las manos como cubiertos y, como invitados, lo mejor es llegar con un presente, ya sea vino, flores o algún postre como el turrón filipino, muy recomendable. Al terminar el festín, lo más cordial es agradecer con la expresión tagala ¡Masarap!

(¡Estuvo delicioso!).

La cerveza es lo que más se bebe en Manila y predomina la marca San Miguel, además de opciones más robustas como Red Horse.

Otras bebidas importantes son el ron, el brandy de jerez (donde la marca Emperador es la más reconocida y aunque su imagen sea muy española, es propiedad de un filipino), así como el nilak (vino de coco), un licor producido in situ que el gobierno filipino busca establecer como una bebida de origen, equiparable al tequila en México.

 

Manila tiene muchos proyectos para aumentar su oferta turística.Manila tiene muchos proyectos para aumentar su oferta turística.

 

Con viento en popa

 

Manila concentra el alma, cerebro y corazón de Filipinas. Esta alma tiene por elemento principal a una población compuesta por distintas comunidades, donde su pueblo oriundo es admirable. Exitosos filipinos vemos por todas partes; en el mundo de los deportes, negocios, artes, shows de TV, incluso en los concursos de belleza.

Esta alegría que mira de frente, este espíritu que se ha sabido ganar su libertad -a la que por justicia universal tiene derecho- y que se levanta para proteger su dignidad, amable y a la vez tenaz, involucrándose en guerras sólo cuando ha debido hacerlo y defendiendo lo que considera suyo a bordo incluso de viejos navíos oxidados. Esto es digno de admirar. Cada expresión filipina en estos momentos es decisiva en el destino de su nación y del mundo, donde Manila es el timón de este archipiélago que se ha unido en un solo cielo e identidad: el de la orgullosa y por siempre libre República de Filipinas.

 

Manila Ayala en Makati, Manila, Filipinas.
Manila Ayala en Makati, Manila, Filipinas.

 

El impresionante Manila Ocean Park. 
El impresionante Manila Ocean Park.

 

 City Of Dreams en Manila, un interesante desarrollo que integra resorts y casino.
City Of Dreams en Manila, un interesante desarrollo que integra resorts y casino.

 

Navidad en Ayala Triangle Gardens, Manila, Filipinas.Navidad en Ayala Triangle Gardens, Manila, Filipinas.

 

 

Texto: Lizethe Dagdug ± Foto: © DREAMSTIME / MAPNUNDI / ABC / BUSINESS INSIDER /SPOKESMAN / BANDR / ABSOLUT FILIPINAS / MB ECAINF/ NICOLE SAMS / Bp / WPF/ RAFAEL CONANAN / Th Js / Gaisano / Conrad /Rojhkatah Baquiran / ChristianMartyrsOfNagasaki / Cloudinary / Pag / mb / maxresdefault / Travel Tipo / ADS/ DEORITZ / Brian Song / Cebu / Skf / Rgos / VLS / At / Manila Ocean Park / Nztravel / Rhoy Cobilla

e-max.it: your social media marketing partner