El mejor destino europeo del año

Hay pocos lugares en el mundo como Hungría. La ciudad capital de Budapest se ha convertido en un ícono entre otras importantes ciudades europeas y en un sueño para los viajeros, con una historia valiosa, una arquitectura magnífica y una hermosa cultura folclórica. Dividida a la mitad por el legendario río Danubio, Hungría es un país interior en Europa Central que limita con Eslovaquia, Austria, Eslovenia, Croacia, Serbia, Rumania y Ucrania, los cuales han tenido un papel importante en el desarrollo de lo que Hungría es hoy en día.

 

 

Hungría es un país maravilloso con una larga y significativa historia. Hay evidencia que sugiere que la cuenca cárpata estuvo habitada desde el período Paleolítico por tribus de caza Magyar que pronto recurrieron a la agricultura como una forma de sobrevivir a los cambios climáticos. A través de los siglos, muchas naciones introdujeron el uso del cobre, el bronce y el hierro en su forma de vida, como en herramientas y armas. Más tarde, también comenzaron a utilizar vidrio para piezas de arte; algunas de las cuales se exhiben en los museos más importantes de Hungría.

Unas décadas antes de la era cristiana, Octavio ordenó a las fuerzas romanas que invadieran el territorio que hoy abarca Hungría, parte de Austria y algunos países balcánicos como Serbia y Croacia, estableciendo así la provincia de Panonia, al oeste y al norte del río Danubio, más tarde conocida como Pest. El poderoso imperio continuó expandiéndose y, finalmente, conquistó el este de la región y fundó Dacia, también conocida como Buda. Esta tierra sufrió muchos cambios. Un siglo después, los romanos abandonaron Pannonia y Dacia, y el territorio fue invadido por tribus germánicas. Estos pueblos fueron finalmente conquistados en el siglo VI por los Avars, un grupo de tribus asiáticas que posteriormente fueron sometidas por Carlomagno y convertidas al cristianismo.

 

 

 

 

 

La Hungría medieval

A pesar de todo esto, los pueblos nativos de Magyar prevalecen hasta el día de hoy, y han sido ampliamente asociados con la cultura y las raíces húngaras a lo largo de la historia. Sin embargo, llegó un momento en el que tuvieron que adaptarse y, para la segunda mitad de los años 900, se habían civilizado después de que el santo emperador romano Otón el Grande los derrotara en el campo de batalla. El gran príncipe de Hungría, Géza, trajo la paz con el Sacro Imperio Romano e implementó el cristianismo entre su pueblo. Poco se sabe sobre el surgimiento de la realeza magyar: el primer gobernante conocido de la dinastía húngara fue Levedi, y el único registro de su vida fue escrito por el emperador bizantino Constantino VII Porfirogéneta. Pero fue en el año 1000 cuando el hijo de Géza, Esteban, ascendió al trono y se convirtió en el primer rey de Hungría.

 

 

 

 

 

 

El nuevo rey, también llamado Rey San Esteban, lució la Santa Corona de Hungría que le dio el Papa Silvestre II, y que se mantiene hasta el día de hoy como un símbolo nacional de Hungría, protegida y en exhibición en el Parlamento de Budapest desde el año 2000. Dicen que un rey húngaro no era un verdadero rey a menos que fuera coronado con esta magnífica e histórica pieza.

La invasión mongol de Europa del Este en 1241 interrumpió el gobierno de 300 años de la primera dinastía húngara, Árpád. Batu Khan, el líder mongol, derrotó a los ejércitos del rey Béla IV y saqueó el reino. Sin embargo, un año después, el khan supremo murió inesperadamente y las fuerzas mongoles se retiraron del territorio. El rey Béla, que había huido a una fortaleza lejana, regresó a Hungría y comenzó a trabajar en su restauración. Fue nombrado “El segundo fundador de nuestro país” por su gente debido a su compromiso por reconstruir el reino. La dinastía Árpád se extinguió en 1301, y la coronación de Carlos I nueve años después marcó el comienzo de un período en el que reyes de Luxemburgo y Habsburgo, entre otros, gobernaron en Hungría durante 216 años.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Gran Guerra Turca

El reino de Hungría llegó a su fin con la muerte del último rey, Luis II, después de perder una batalla contra el Sultán Suleiman I, del Imperio Otomano. Así, el archiduque de Austria, Fernando de la Casa de los Habsburgo, fue coronado como rey y Hungría se convirtió en parte del Imperio de los Habsburgo. El conflicto con el Imperio Otomano aumentó durante este período y, en 1529, los turcos ocuparon con éxito Buda, el lado oriental de Hungría, y gobernaron durante casi 150 años.

Las guerras entre el cristianismo y el islam se intensificaron. El Sacro Imperio Romano, la Mancomunidad Polaca-Lituana y la República de Venecia tenían la misión de expulsar a los turcos otomanos de Europa. El conflicto culminó en la Gran Guerra Turca, la cual duró quince años. Durante este tiempo, la mayor parte del territorio de Hungría se recuperó, y los turcos cedieron el resto a través del Tratado de Karlowitz en 1699.

 

El imperio austrohúngaro

Después de que los otomanos abandonaron el territorio, surgieron varios conflictos entre los rebeldes húngaros y las fuerzas austriacas. Sin embargo, Hungría finalmente fue derrotada en la batalla de Trenčín en 1708. La dinastía de los Habsburgo gobernaron Hungría durante más de dos siglos plagados de descontento, fuerzas rebeldes y grupos anti-Austria. En 1849, la revolución húngara no logró la independencia del pueblo y continuaron viviendo bajo la opresión de la entonces potencia mundial austriaca.

El compromiso austrohúngaro de 1867 unificó a las dos naciones para crear el Imperio austrohúngaro. Durante este tiempo, el nuevo Imperio experimentó un importante crecimiento económico y tecnológico; sin embargo, los dos estados eran independientes, y en 1918, al final de la Primera Guerra Mundial, Hungría finalmente recuperó la independencia y el 72% de su territorio a través del Tratado de Trianon, firmado en 1920.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una nación europea

Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial en 1939, Hungría, dirigida por Miklós Horthy, se convirtió en aliada de Alemania. Juntos invadieron Rusia y Yugoslavia;  promulgaron leyes antisemitas y deportaron a más de 20,000 judíos. Hungría apoyó a Alemania durante la mayor parte de la guerra, hasta 1944, cuando los Aliados comenzaron a ganar ventaja; esto llevó a Horthy a tratar de cortar los lazos con Hitler, pero su decisión resultó en la invasión de Hungría por la Alemania nazi. Se implementó un nuevo gobierno y Adolf Eichmann, líder de la Unidad de Asalto Senior de la SS, estuvo a cargo de encarcelar a más de 80,000 personas en los campos de concentración de Polonia. Se construyeron alrededor de 200 campos en Hungría y más de 40,000 judíos fueron llevados a Auschwitz.

En diciembre de 1944, las tropas soviéticas liberaron al país de la ocupación alemana. Y al final de la guerra, Hungría permaneció bajo la Rusia comunista. Después de la muerte de Stalin en 1953, Hungría esperaba ser liberada. En 1955, el Pacto de Varsovia fue firmado como un Tratado de amistad entre la Unión Soviética y los países del este: Albania, Bulgaria, Checoslovaquia, Alemania Oriental, Polonia, Rumania y Hungría. Un año después, siguiendo el ejemplo de Polonia, los habitantes de La Reina del Danubio comenzaron a protestar, exigiendo la democracia y la libertad de la Unión Soviética.

Imre Nagy fue nombrado por el Partido Comunista como líder para aplacar las revueltas. Sin embargo, fue él quien anunció la retirada de Hungría del Pacto de Varsovia. El 4 de noviembre de 1956, la Unión Soviética invadió la nación magyar armada con 6,000 tanques y el levantamiento fue contenido con violencia, causando la muerte de 2,500 húngaros y la captura y asesinato de Nagy. El país vivió bajo la mano opresora de la Rusia comunista hasta 1989, año en que se desintegró la URSS.

 

 

 

 

 

Budapest

Hungría alberga ocho sitios declarados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y puedes visitarlos todos. Toda la ciudad de Budapest es uno de ellos. Sí, a pesar de un pasado lleno de invasiones, guerra, violencia, genocidio y pérdida, la ciudad capital de Hungría, Budapest, se ha levantado por encima de lo inesperado y ha sido designada, junto con el río Danubio, como patrimonio cultural desde 1987. También se ha convertido en el principal destino turístico para personas que buscan aventuras únicas que van desde recorridos históricos hasta una experiencia urbana moderna.

La primera parada en nuestro viaje a través de la tierra magyar debe ser el edificio del Parlamento húngaro. Un recorrido por sus grandiosos salones te permitirá apreciar el verdadero resurgimiento de lo gótico y renacentista que comprende esta impresionante pieza de arquitectura, decorada con más de 40kg de oro de 23 quilates. La Santa Corona de Hungría se exhibe majestuosamente en el salón de la cúpula central. Cuando Alemania invadió Hungría durante la Segunda Guerra Mundial, la Corona se trasladó a Estados Unidos para protegerla, y permaneció allí hasta que el presidente de Jimmy Carter decidió devolverla en 1978, una decisión que despertó controversia porque Hungría aún estaba bajo el control soviético. Sin embargo, el presidente Carter creía que la Corona pertenecía al pueblo húngaro y, por lo tanto, la regresó a casa. Ahora no puedes perder la oportunidad de visitar esta reliquia histórica que simboliza la grandeza del antiguo reino.

 

 

 

Igual de imponente es la Basílica de San Esteban, con 96 metros de altura y capacidad para 8,500 personas. Construirla tardó más de 50 años. Puedes visitar la catedral y pagar una pequeña tarifa para acceder a la plataforma de observación, o puedes realizar una visita guiada para conocer su historia. También puedes asistir a conciertos de música clásica durante todo el año. La mayoría de lo que ves en Hungría es muy probable que sea una experiencia cultural. Así que ten la seguridad de que habrá mucho de dónde escoger en términos de arte, música, danza y sitios históricos.

La abadía benedictina milenaria de Pannonhalma y su entorno natural se estableció por primera vez por los monjes en 996. Este edificio monástico es significativo porque el papel que jugó en la difusión del cristianismo en la época medieval, y hasta el día de hoy continúa enseñando la Regla de San Benedicto, implementado hace casi 1500 años. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por su valor excepcional por la UNESCO en 1996. Puede contratar un guía privado para un recorrido por los sitios de interés que incluyen la Bodega Archabbey, la Capilla de Nuestra Señora, el Monumento del Milenio, el Restaurante Abbey y el Wine Bar, y el Museo y Galería de la Abadía.

A su vez, el espectacular Castillo de Buda, hogar de los antiguos reyes de Hungría, se encuentra en Castle Hill y alberga la Galería Nacional Húngara y el Museo de Historia de Budapest. El sitio ofrece varios tours que cubren lugares interesantes y relevantes que vale la pena visitar. Estos incluyen el Bastión de los Pescadores, que ofrece las mejores vistas de toda la ciudad, la encantadora Iglesia de Matías, fundada por San Esteban en 1015 con pinturas neogóticas que ilustran la guerra contra los turcos. También puedes visitar lugares como la Plaza Disz, la Plaza de la Santísima Trinidad y la Plaza Hess Andras.

Para llegar a Castle Hill, si no tienes ganas de una larga caminata, puedes subir en el funicular de Buda, construido en 1870. Es un paseo histórico y divertido, aunque lento, que te hará sentir como en el siglo XIX. Fue reconstruido después de ser destruido por los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial. Al pie del funicular se encuentra el Puente de las Cadenas, el primer puente que conecta a Buda y Pest. Cuando las dos ciudades se convirtieron en la capital que hoy conocemos en 1873, el puente fue un símbolo de unidad. János Marschalkó esculpió a los leones que custodian cada lado del puente y que representan poder. Un paseo en bote por el Danubio proporcionará vistas asombrosas de ambos lados del río y del puente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los que nunca serán olvidados

Aunque el cristianismo tiene profundas raíces en la historia de Hungría, este país centroeuropeo también alberga una gran comunidad judía. Budapest es el hogar de la segunda sinagoga más grande del mundo y la más grande de Europa. La Gran Sinagoga de Budapest en la calle Dohány, junto con el Museo Judío, ubicado en el mismo edificio, ofrece recorridos para cualquiera que quiera aprender sobre la herencia judía. Fue construido en el sitio de un viejo gueto de la Segunda Guerra Mundial: casi 2,600 judíos, víctimas del holocausto, fueron enterrados en lo que hoy es el Jardín Memorial Raul Wallenberg. El Monumento Árbol de la Vida, diseñado por Imre Varga en 1991, rinde homenaje a las víctimas, con sus apellidos inscritos en sus hojas de metal.

Encontrarás otro monumento conmemorativo de las víctimas del Holocausto a lo largo del Danubio, a orillas del río. Cuando los nazis tomaron el control de Hungría, alrededor de 20,000 judíos fueron forzados a quitarse los zapatos antes de ser ejecutados al lado río. El director de cine Can Togay y el escultor Gyula Pauer crearon un monumento a las víctimas que consta de 60 pares de zapatos de ese período, esculpidos en hierro. A pesar de esto, es un hermoso espacio donde también se puede observar una puesta de sol y caminar a lo largo del Danubio, apreciando las magníficas vistas.

Además, La casa del terror es un museo que, con su nombre tan apropiado, sirve como un recordatorio de los horrores por los que ha pasado la comunidad húngara. El conflicto entre la izquierda extrema y la derecha extrema tuvo consecuencias mortales, y es importante recordar quiénes fueron las víctimas y quiénes fueron los responsables. Alguna vez, el partido nazi húngaro usó este edificio como sede, donde murieron cientos de personas. Hoy en día, expone en crudo detalle todos los crímenes cometidos durante la guerra, tanto por los gobernantes nazis como por los comunistas. Oscuro e imponente, el edificio se convirtió en un museo en 2002, con exhibiciones de sufrimiento impactantes y emocionales.

Pero Hungría ha encontrado formas inteligentes de lidiar con su desgarradora historia. Una de ellas es Memento Park, un museo al aire libre en las afueras de la ciudad que muestra las estatuas y monumentos de antiguas figuras comunistas. Esta nación no está tratando de olvidar un pasado de tiranía; está teniendo éxito en superarlo. Todos debemos analizar los errores cometidos para aprender y seguir adelante.

Así que este parque de estatuas es un testimonio del crecimiento de un país y lo que se necesitó para llegar a donde está hoy. Aquí encontrarás a Lenin y Marx, además de las botas de Stalin (el resto de la estatua fue derribada) en toda su gloria perdida, irónicamente amontonadas en un cementerio de estatuas que serán un excelente post de Instagram.

 

 

 

 

Un centro cultural y comercial

Y bueno, dicen que no puedes ir a Hungría y perderte la oportunidad de visitar uno de sus famosos baños termales, una tradición que Hungría heredó de la ocupación otomana. A lo largo de la historia, los baños termales se han utilizado con fines medicinales, y miles de turistas viajan cada año a esta ciudad solo para experimentar sus propiedades curativas y su naturaleza relajante. El baño Szechenyi es el más grande y más popular de todos, y aunque sus 21 piscinas ofrecen una gran experiencia en general, puede llegar a estar demasiado abarrotada. Szechenyi se remonta a más de cien años. Puedes obtener todo el paquete de spa, si así lo deseas, con masajes, tratamientos y más. Los baños de Gellért son otra opción en el sector del bienestar. En las afueras de la ciudad, Hévíz es el lago termal natural más grande del mundo, rico en minerales como el calcio y el magnesio que se han utilizado para curar enfermedades como la artritis y el reumatismo durante siglos.

Por otro lado, Vörösmarty tér, o plaza, es definitivamente el lugar que debes visitar. Ubicada justo en el corazón de Budapest, es un espacio cultural donde puedes experimentar el estilo de vida elegante de Hungría: encontrarás cafés, tiendas, eventos en vivo y una maravillosa arquitectura a su alrededor. El famoso Metro Millennium, el primer metro en Europa continental, comienza aquí. Su construcción terminó en 1896, y todavía sigue en uso. Puedes aprender todo sobre su historia en el Museo del Ferrocarril Subterráneo en la estación de la Plaza Deák Ferenc.

La atracción principal en la Plaza Vörösmarty, sin embargo, es el legendario Café Gerbeaud, con una historia de más de 150 años. Visitantes de todo el mundo vienen aquí para degustar los deliciosos pasteles del menú y café de alta calidad. La plaza te llevará inevitablemente a Váci Utca, una calle comercial peatonal que te seducirá con su elegancia, sofisticación y gran variedad de cafés, restaurantes, boutiques de diseñadores, tiendas y ambiente. También cerca de Vörösmarty tér, la Ópera Estatal se erige como uno de los edificios neorrenacentistas más característicos de Hungría. Está ubicado en la avenida Andrássy y fue construido entre 1875 y 1884 por el arquitecto húngaro Miklós Ybl. Puedes asistir a presentaciones de ópera y ballet o conocerla en una visita guiada para apreciar las impresionantes esculturas de algunos de los mejores músicos europeos como Mozart y Beethoven, o Ferenc Erkel, el compositor del himno nacional húngaro. La casa de la ópera tiene capacidad para más de 1,200 personas y hay espectáculos casi todos los días, así que no te pierdas la oportunidad de ver esta prestigiosa institución musical.

La atracción más popular de la ciudad es el Zoológico y el Jardín Botánico de Budapest. Inaugurado en 1866, es uno de los zoológicos más antiguos del mundo. Abarca 12 hectáreas donde puedes participar en innumerables actividades, aprender sobre especies animales y vegetación, con 850 y 2,500 especies respectivamente, así como programas de capacitación y alimentación, presentaciones educativas y un acuario. Es perfecto para familias con niños.

Si eres un fanático de las aventuras gastronómicas, debes dirigirte al Gran Mercado, construido en 1897 y ubicado en el centro de la ciudad. Hay tours guiados disponibles, mediante los cuales puedes aprender sobre la importancia histórica del  lugar, disfrutar de degustaciones de comida y vino, probar un plato de la mejor sopa de gulash que jamás hayas encontrado, interactuar con la gente Budapesti y más. Uno de los aspectos más destacados es el icónico pimentón húngaro: picante o dulce, aquí lo encontrarás en abundancia.

 

 

 

 

 

Desde el atardecer hasta el amanecer

Cuando llega la noche es cuando comienza la diversión. Una ciudad como Budapest no puede estar completa sin una buena fiesta, y por suerte para cualquiera que busque pasarla bien con un par de cócteles, la ciudad tiene mucho que ofrecer. Ya sea en un club, en un bar, en uno de los famosos bares de azotea o en un barco que atraviesa el Danubio, es probable que te diviertas. Con una amplia oferta de bares, clubes, salones de baile, cafés e incluso fiestas en los baños termales, disfrutarás de un ambiente animado, con karaoke, música, bailes, bebidas y bocadillos. Peaches and Cream Club, Mazel Tov, Morrison's 2 y MAD Budapest son algunos de los lugares más populares de la ciudad.

Otra causa de celebración y fiesta interminable es Farsang: la temporada de carnaval en Hungría. Rebosante de festividades, disfraces, coloridos desfiles, bailes extravagantes y mucho más, es una forma de celebrar la llegada de la primavera. La temporada de carnaval es reconocida por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial. La temporada concluye con el Festival de Busójárás, que dura seis días y presenta a los lugareños vestidos con trajes tradicionales y máscaras bailando música folclórica y desfilando, disfrazándose y participando en diferentes rituales.

Hungría es también el hogar de uno de los festivales de música más grandes de Europa: el Festival Sziget. Se celebra cada mes de agosto y dura una semana entera. Los músicos más grandes del mundo se presentan en el escenario principal cada año, cubriendo una amplia gama de géneros: desde pop, hip-hop, EDM y rock alternativo, hay algo para todos. Miles de personas viajan a Hungría para vivir esta fiesta que dura una semana y cuenta con excelente organización.

 

 

 

 

Las maravillas naturales de la UNESCO

Además del lujo, las compras, la magnificencia arquitectónica de Budapest, la rica historia, la música, el arte y el folclore, Hungría también alberga paisajes naturales y formaciones increíbles que no puedes perderte en tu visita. El Parque Nacional de Hortobágy es uno de los más importantes para la vida silvestre. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999, y abarca 82 mil hectáreas de tierra protegida —la más grande de Europa. Otro sitio natural incluido en la Lista del Patrimonio Mundial es el lago Fertö / Neusiedler, significativo por su valor y diversidad naturales. Las Cuevas de Karst Aggtelek y Slovak Karst también son formaciones naturales excepcionales que abarcan 25 km; es el sistema de cuevas más grande de Europa. Más de 1,000 cuevas se han formado después de un millón de años de erosión, que ahora cuentan con estalactitas y estalagmitas de colores. Algunos dicen que las cuevas tienen propiedades curativas para aquellos que sufren trastornos respiratorios.

 

Hungría también se ha convertido en uno de los productores de vino más importantes de Europa central, y la región vinícola de Tokaj es considerada como la productora de algunos de los vinos de mayor calidad del mundo. Con una larga tradición en la elaboración del vino, esta región, junto con sus viñedos, bodegas, pueblos y granjas, es una visita obligada para realizar catas de vinos y disfrutar la campiña húngara. La diversidad en el suelo, junto con las laderas volcánicas y los humedales, han resultado favorables para un cultivo de uva único. Fue inscrito por la UNESCO en 2002.

 

Un destino digno de recordar

Budapest no es conocida como la Reina del Danubio por nada. El río divide la ciudad en dos y cada mitad tiene su propia personalidad y atmósfera. Puedes experimentar todo esto si te sumerges en la cultura Magyar, la maravilla de su arquitectura, la larga y ardua historia y una ciudad gloriosa que cautivará tus sentidos, te dejará hipnotizado y enamorado de su elegancia y grandeza.

 

 

 

Texto: Amura ± Foto: Amura

e-max.it: your social media marketing partner