La temporada festiva llega una vez más y es hora de determinar si pasaremos una feliz navidad en la ciudad donde vivimos o si nos aventuramos a conocer nuevos horizontes.

¿Qué prefieren? Tejidos espesos, en una cabaña y nieve cayendo o les agrada más la idea de latitudes en islas paradisíacas, donde los días soleados parecen eternos y todo es felicidad entre arena y brea

¡Hemos elegido cinco destinos que no abren las opciones para cualquier amante de los sellos de pasaporte y que además, son aptos para todos los gustos!

Amanpulo, Filipinas

Este pequeño pedazo de tierra es parte de las Islas Cuyo, en el Mar Sulu; sólo 500 metros la cruzan hasta su punto más amplio. Pamalican es una isla tropical llena de clichés: sus arenas con palmeras son blancas y el océano posee una plétora de azules y esmeraldas. Prácticamente no es necesario decir que está rodeado por un gran arrecife de coral, el cual hace que el buceo sea sensacional. El único hotel en la isla es el  Aman Resort de Amanpulo, que tiene 40 casitas -aisladas una de la otra-, mismas que son basadas en la arquitectura tradicional filipina de las casas rurales; algunas están al pie de la playa, otras se encuentran sobre árboles y todas tienen su propio buggy. La única manera de llegar a este punto en el mapa es por jet privado; Dornier 228-202K se encuentra con los huéspedes en Manila, para después volar 288km al sur, para así llegar a la pista privada de la isla.

Si llegamos a escudriñar, es posible que sea importante mencionar que el hotel abrió sus puertas en 1993, y pese a que el spa fue inaugurado el año pasado, las casitas (en especial sus baños), empiezan a mostrar edad en términos de diseño. Pero de todos modos, es el cielo.  

Isla Zaya Nurai, Abu Dhabi

Puede ser que Dubai este frenéticamente construyéndolas, pero este lugar tiene cerca de 200 islas naturales que posan dispuestas en sus costas. Algunas son sólo bancos de arena extendidos; otras son densos cinturones de manglares. La emprendedora de los Emiratos Árabes, Nadia Zaal, una genio de los bienes raíces, detectó la oportunidad y volcó su atención a Nurai. Ella ha invertido una importante cantidad de flujo económico en la isla Zaya Nurai, contratando a los mismos arquitectos parisinos responsables de Nam Hai en Vietnam, y embarcando más de 800 palmas de dátil de tamaño adulto, así como apoyándose en su madre, Lesley Zaal, para el diseño de interiores. El resultado es un elegante espacio, con estilo asiático en el Golfo Pérsico, dándole un aire a las vilas de Phuket.

La propiedad es una isla de dos metros a lo largo, y abrió sus puertas en febrero del 2015, sin embargo, aún está evolucionando y desarrollándose. Para el el año nuevo, habrá un spa con todos los servicios imaginables y cinco restaurantes que servirán comida orgánica local. Frutas y verduras de Ripe Market, frutos del mar recién sacados del océano y vinos biodinámicos.

Las enormes 32 casas de playa son altamente modernas, limpias líneas las dominan, linos de algodón blanco y maderas blanqueadas predominan. Sus terrazas exteriores tienen albercas infinitas, camas de agua para el día, y vistas a las arenas blancas que plasman un mar hogar de delfines y dugongos. Si el bote colectivo de Saadiyat les parece demasiado público, siempre se puede utilizar un helicóptero. Dicen que cierta pareja hollywoodense con seis hijos llegará pronto (él está filmando una película en el desierto).

The Brando, Polinesia Francesa
Contenido dentro de un arrecife de coral vivo, en las costas más remotas del océano Pacífico Sur, el atolón Tetiaroa está compuesto por docenas de isletas de arena blanca, a éstas las rodean cinco millas del azul más puro que haya sido visto desde el espacio. Llegar a este lugar vía un avión privado de seis plazas desde Tahití, como todos los huéspedes del hotel, hace que el corazón salte un latido; el atolón destella conforme se empieza a llegar a este lugar.

Jardines de coral se expanden a centenas de pies y orquídeas de extraños colores nos rodean en albercas naturales de agua fresca. Marlon Brando respiró este mismo aire cuando estuvieron buscando locaciones para la película Mutiny on the Bounty en 1963, y pertenecía a él por el resto de su vida. Abrió en el 2014 como una carretera ultra pulida, con dos tranquilos restaurantes, un spa inmaculado y 35 villas de vidrio y hierro que se resguardan entre la playa y espesos árboles.

No hay bungalows que descansen sobre el agua, arquitectura que ya es característica de varios hoteles de la Polinesia,- aquí todo fluye, un lugar para soñar y leer, para escuchar el sonido del Pacífico que choca contra el distante arrecife. Con sólo 80 huéspedes (como su máximo), el descanso en el atolón es intocable. Claro está que cada detalle, desde los hilos del duvet hasta los mayordomos que están disponibles 24 horas al día es tan excelente como uno lo esperaría.

The Brando hace que nuestra cabeza de vueltas por la cantidad de belleza natural que existe, que tiene una categoría propia, tiene una luz que, durante las mañanas, los rayos del sol tocan el agua y parece que el mar es leche.

Chalets Jupiter y Husky en Val d’Isere

Existen dos  'súper chalets' en este pequeño espacio de Alaska en la prestigiosa región Rhône-Alpes para esta temporada. Chalet Husky tiene ambos, desde el nombre pegadizo hasta una vasta lista de credenciales: con espacio para 14 en siete suites, alberga cuartos de juego que incluye una pared para escalar y un espacio para la práctica de arquería y tiro con rifle - así que no se van a aburrir si cae una tormenta de nieve-. El espacio de bienestar del chalet, mientras tanto, incluye una piscina infinita con cascada, sauna, jacuzzi y cuartos de masaje. Esta es la segunda adición de Dunn, el chalet Jupiter es más pequeño, pero igual de contemporáneo en su estilo y puede recibir hasta a ocho personas.

Chalet Le Rand y Chalet Bulle de Niege en Courchevel

Courchevel 1550 es una villa de ski francesa para mantener en la mira; cada vez más y más propiedades de moda surgen en este sitio, incluyendo el Chalet Le R de Scott Dunn. Tiene una piscina interior, Jacuzzi, sauna, y una amplia selección de equipo de gimnasio; el chalet incluye el servicio de chofer, el cual está dispuesto a llevarlos a cualquier pista de ski, cuando sea. Dicho esto, la góndola de Grangettes está localizada a sólo unos pasos del hotel.


Cerca de la más establecida aldea de Courchevel 1850, encontrarán el nuevo Chalet Bulle de Neige, un chalet alpino más tradicional también de la cadena Scott Dunn, que puede acomodar a seis personas y cuenta con jacuzzi en la terraza. Nuevamente, esta localizado a 80 m de la pista más cercana, casi es posible esquiar desde la puerta del chalet -¿porque, quién necesita caminar cuando se puede esquiar?  

 {socialbuttons}

e-max.it: your social media marketing partner