Con un mes de anticipación a las actividades del Gran Premio de México 2015, se llevó a cabo la presentación del que sería el principal protagonista de la máxima justa del automovilismo mundial: el trofeo.

Se trata de una pieza única en su tipo, desarrollada por casa platera Tane, la cual muestra un diseño elegante y dinámico, resultado del talento del artista Nino Bauti, quien plasmó un mensaje de fuerza y orgullo nacional, al seleccionar materiales como la plata y la obsidiana, “mismos que fueron extraídos desde el centro de nuestra tierra”, señaló Bauti, quien también es director de Arte de Tane.

La base del trofeo, cuyo peso total es de 4.2 kg, está hecha en obsidiana, piedra de gran significado en la cultura mesoamericana, la cual representa la disciplina, preparación y constancia de los pilotos; mientras que el cuerpo, elaborado en plata certificada por el Silver Institute, está inspirado en el águila real, símbolo de identidad nacional.

 

 

“El águila, símbolo de identidad mexicana, protagonista del escudo nacional, ave de luz y fuerza, se manifiesta en el trofeo de manera máxima dejando unas líneas elaboradas en plata que hablan de fuego, de velocidad, y representan en sus movimientos las curvas de la victoria. Al mismo tiempo, éstas albergan el cáliz triunfal bravío y sobrio, cuyo interior esconde la dorada plenitud de patrióticos bordes de la bandera Mexicana en líneas verdes, blancas y rojas”, comentó Nino Bauti.

La firma mexicana dedicada a la orfebrería desde la década de 1940, fue elegida de forma muy cautelosa para ser la encargada de diseñar el singular galardón que, en sí mismo, encierra la amplia tradición y mística de la cultura mexicana, a través de la abstracción de los símbolos patrios y expresiones de culturas milenarias.

 

Texto: Mario Ramírez ± Foto: Tane

e-max.it: your social media marketing partner