Búsqueda implacable de la precisión perfecta

 

 

El tourbillon es uno de los componentes más complicados dentro de la industria relojera, y durante un tiempo, después del surgimiento de relojes de pulsera, en oposición a los relojes de bolsillo, el tourbillon fue considerado como una complicación completamente hermosa pero absolutamente inútil. Sin embargo, cuando los relojeros comenzaron a usarlo una vez más en piezas de cronómetro, la percepción del Tourbillon volvió a cambiar. Ahora, Andreas Strehler está utilizando su tecnología Remontoir d’égalité junto con el tourbillon para lograr un equilibrio perfecto y, por lo tanto, precisión.

El Trans-axial® Remontoir Tourbillon está construido con 250 piezas individuales. El calibre es de cuerda manual con ruedas dentadas cónicas y tiene una reserva de marcha de 78 horas con una frecuencia de 3 Hz / 21’600 A / h.  

 

 

 

Texto: Andreas Strehler ± Foto: Andreas Strehlert

e-max.it: your social media marketing partner