La industria automotriz está cambiando velozmente, tanto en avances técnicos como en los protagonistas que aparecen cada año. Todos intentan hacer superautos o hypercars para presentarlos al mundo durante el Motor Show de Ginebra, sin embargo, Koenigsegg lleva la delantera en esta categoría desde que lanzó, a principios de milenio, su primer auto: el CC8S.

Desde ese momento quedó claro que la mentalidad del fundador, Christian von Koenigsegg, era hacer el auto más veloz del mundo y, a su vez, marcar una declaración de diseño estilístico que hasta hoy sigue fiel a sí mismo.

En 2019, Christian compartió que haría un auto completamente nuevo, accesible, y que no reemplazaría ninguno de los modelos actuales de la marca, sino que los complementaría. Gran noticia para todos los amantes de esta compañía, ya que significaba un gran paso adelante al ser la primera vez que Koenigsegg tendría dos modelos distintos al mismo tiempo.

Este auto es el Gemera y fue el director de ventas para Koenigsegg en Reino Unido y América, Tariq Ali, quien viajó a México para presentarlo. Pude compartir un café con él y hablamos sobre este nuevo proyecto. Espero que, al leer esta entrevista, entiendan, al igual que yo, más sobre la marca sueca, que el conocimiento se torne en admiración y la admiración en amor.

 

Daniel Marchand (DMM): ¿Cómo empieza la marca Koenigsegg?

Tariq Ali (T.A.): Christian von Koenigsegg siempre fue un apasionado de la mecánica. Empezó de joven modificando mopeds para sus amigos. Cuanto tuvo edad suficiente, pidió un préstamo del gobierno sueco para fundar una “compañía de diseño”, ya que no se lo otorgarían para una de autos; y así, con ocho empleados, empezó la historia en 1994.

DMM: ¿Cuál fue el primer auto?

T.A.: El Prototipo CC fue el primer auto que hicimos. Ese coche ya tenía mucho de lo que hoy es Koenigsegg. Las puertas insignia “Dehideral”, un parabrisas envolvente, toldo removible y una gran potencia. Este auto se manejó por primera vez en 1996.

DMM: Claramente el Prototipo CC fue exitoso, de lo contrario, no existiría la marca hoy.

T.A.: Mucha gente creyó en el proyecto de Christian. Jesko, su padre, entregó casi su patrimonio entero para apoyar el sueño de su hijo y acompañarlo durante el viaje para, cuatro años después, durante el Motor Show de Paris 2002, presentar el nuevo modelo de 655 bhp: el Prototipo CC8S.

Terminando el show, recibió una llamada de un comprador alemán para adquirir el auto. Hasta la fecha, esa persona sigue siendo cliente cercano de la marca y, al igual que Jesko, es partícipe de los sueños de Christian.

DMM: ¿Ese fue el auto que rompió el Récord Guinness?

T.A.: El auto del Motor Show de Paris se usó para homologación y pruebas de choques. A partir de ese auto, hicimos el CC8S que llevaba un motor de 8 cilindros supercharged, y por eso el nombre. Solo llegamos a hacer seis autos y ese fue el vehículo de producción que rompió el récord.

DMM: Parecía que todo iba perfecto con el sueño de Christian. ¿Qué siguió después de esos ocho autos?

T.A.: Sí, todo iba perfecto, hasta que lamentablemente un distribuidor automático de golosinas se prendió en llamas e incendió la fábrica. Aunque se quemó todo el edificio, los colaboradores pudieron rescatar prototipos, piezas, moldes y casi todo lo que era valioso para la marca. Todo pasa por algo y gracias a esa mudanza forzada, el gobierno le otorgó el terreno que hasta hoy es nuestra sede, una ex base militar en Angelholm.

DMM: He escuchado que el símbolo del fantasma, característico de la marca, tiene relación con esa base militar, ¿es correcto?

T.A.: El fantasma era el símbolo del escuadrón aéreo donde establecimos nuestra fábrica. En la década de los 20 y 30, tenían un avión sumamente avanzado que despegaba antes del amanecer y aterrizaba después del anochecer, por lo que los locales nunca llegaban a ver el avión, solamente lo escuchaban. Entonces la gente los empezó a llamar ‘fantasmas’, y los pilotos decidieron poner el símbolo en sus aviones. Una vez que Koenigsegg heredó la fábrica, alguna de aquellas personas, que aún trabajaba ahí, le pidió a Christian que pusiera el símbolo en su coche, para continuar con la tradición del lugar.

DMM: ¿Qué siguió después del CC8S?

T.A.: Le siguió el CCR, del cual hicimos 14 unidades entre 2004 y 2006. Este auto mejoró enormemente, ya que contaba con un diseño renovado: frenos, llantas y rines más grandes, un splitter delantero y un alerón trasero más extensos, además de un motor con 150 bhp más, para alcanzar 806 caballos de fuerza.

Con el CCR ganamos dos Récord Guinness más, por el ‘Auto de Producción más Poderoso’ y ‘El auto más veloz del mundo’ al ganarle al McLaren F1, alcanzando 387.86 km/h en la pista de Nardo, Italia.

DMM: Al parecer los récords se siguieron acumulando.

T.A.: La velocidad y el performance siempre han sido los objetivos de Christian. Después del CCR hicimos el CCX, y ese auto también obtuvo récords. Esta vez en el popular show de Top Gear, el piloto Stig hizo el tiempo más rápido en su pista, el cual mantuvimos por siete años. De este modelo, produjimos varias versiones, como el CCXR, que podía funcionar con etanol o con gasolina; el CCGT, con el que queríamos correr la clase de GT1 en Le Mans; las dos versiones especiales Edition; los Trevita; y el Special Edition. Todos estos tenían particularidades y llevaban el mismo motor capaz de completar de 0-300-0 km/h en 29.2 segundos, es decir, acelerar de 0, llegar a 300 km/h y frenar a cero en ese tiempo. Increíble.

 

 

 

DMM: En 2010, Koenigsegg presentó el Agera, cuéntanos más.

T.A.: El Agera ha sido uno de los autos más importantes para Koenigsegg. Cambiamos radicalmente al pasar de twin-supercharged a twin-turbocharged. Rediseñamos muchos aspectos, como los interiores, los rines, el sistema de escape para reducir el turbo-lag lo más posible, y así alcanzamos unos sorprendentes 960bhp.

DMM: ¿Logros con el Agera?

T.A.: Tan solo tres años después de haber hecho 0-300-0 con el CCX en 29.2 segundos, en 2008, con la segunda versión del Agera, el Agera R, hemos superado por mucho lo esperado. En 2011 hicimos 0-300-0 en 21.19 segundos, y en 2017 0-400-0 en 36.44 segundos. Otro logro fue el desarrollo de nuestros rines de fibra de carbono huecos que redujeron su peso 40%. Fuimos los primeros en hacer eso. Se me olvidaba… alcanzamos 457.94 km/h, que es la velocidad más alta en una vía pública.

DMM: Actualmente, ¿cuáles son los autos que tienen en producción?

T.A.: El Regera y el Jesko son los dos autos actuales de la marca, y próximamente comenzaremos con el Gemera. El Regera es un auto que lanzamos en 2015 que tiene más de 1,500bhp y sin caja de cambios. Por otro lado, el Jesko tiene una caja ultraligera de nueve cambios y un motor V8 de 5lts con 1,600bhp. Este último es un auto muy especial para nosotros, ya que se hizo en honor al padre de Christian, Jesko von Koenigsegg.

DMM: Ahora… el auto del momento que está frente a nosotros, el Gemera.

T.A.: Lo lanzamos el año pasado y creo que en breve no tendremos unidades disponibles. ¡El mercado ha encontrado fascinante a este auto! Nunca habíamos hecho algo así ya que es un súper deportivo de 4 plazas, con capacidad para cuatro maletas carry-on y, sin embargo, no pierde la esencia de Koenigsegg: las puertas, la velocidad, el performance. Debes verlo para entender de qué estoy hablando. Terminaré diciendo que hace 0-100 en 1.9 segundos y llegará a 400km/h en tiempo récord. 

 

 

 

Texto: Daniel MM - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. ± Foto: Koenigsegg

e-max.it: your social media marketing partner