Por primera vez, Audemars Piguet combina el prestigio del tourbillon volante con la modernidad de cronógrafo flyback en la ampliación de la colección Code 11.59.

El modelo Tourbillon Volante Cronógrafo Automático, disponible en una edición limitada a 50 piezas, exhibirá una estética contemporánea con elementos arquitectónicos distintivos que ponen en manifiesto la clásica Manufactura de la artesanía tradicional suiza.

Michael Friedman, director de complicaciones de Audemars Piguet, expresó: “Nuestros productos, tanto antiguos como nuevos, tienen un nexo en común: Nuestras cajas son el lienzo de un detalladísimo acabado a mano que crea un juego de luz cuando se examina la geometría arquitectónica”.

Está disponible una caja de oro blanco de 18 quilates y un efecto tridimensional que difumina la línea de separación entre la esfera y el movimiento que, al igual que los elementos de diseño, se incluyen más de 100 ángulos pulidos a mano.

Los contadores de cronógrafo, completamente transparente, a las 3 y las 9 horas revelan parte del complejo mecanismo; en tanto que a las 6 se aprecia la espectacular rotación del tourbillon volante. Por si fuera poco, el realce lacado azul, junto con sus agujas de oro azulado y los anillos del cronógrafo, añaden el toque perfecto de color, que se complementa con una pulsera de piel de aligátor azul oscuro.

El Code 11.59 by Audemars Piguet Tourbillon Volante Cronógrafo Automático es el primer modelo en que la relojera equipa combinación con un tourbillon volante, un mecanismo complicado que lanzó por primera vez en 2018 dentro de la colección Royal Oak Concept.

 

 

e-max.it: your social media marketing partner