Omega inició el año con el lanzamiento del nuevo Speedmaster Calibre 321, con detalles tradicionales y un soberbio diseño en Canopus Gold de 18 quilates.

Cuando esta colección fue revelada por primera vez en 1957, cambió para siempre la esfera de la relojería con cronógrafo. Creado para pilotos de autos de carreras, el guardatiempos es perfectamente legible y fácil de usar, y también fue el primero en el mundo en presentar una escala taquimétrica en el bisel, a diferencia de la esfera.

La escala taquimétrica era ideal para medir las velocidades promedio en la pista, complementada con el diseño robusto, altamente preciso y resistente al agua. Inspirado en el Speedmaster inicial, conocido como CK2915-1, el lanzamiento de Speedmaster Calibre 321 marca el 65 aniversario de la colección con una caja de 38.6 mm elaborado en Canopus Gold de 18 quilates, una aleación de oro blanco de Omega, caracterizado por su alto brillo, blancura y duración.

Los conocedores podrán distinguir el símbolo NAIAD en la corona, que hace referencia a la resistencia al agua en algunos de los primeros CK2915.

Para lograr el máximo contraste, el reloj recibió una esfera de ónix negro intenso con el logotipo Omega vintage aplicado y una tipografía con una “O” ovalada, un detalle típico de los primeros modelos CK2915. con agujas e índices de oro blanco de 18 quilates con un tratamiento PVD Canopus Gold y las tres subesferas Speedmaster clásicas que incluyen una pequeña pantalla que mide los segundos, 30 minutos y 12 horas, junto con la función de cronógrafo central.

En el bisel, se colocó la reconocida escala taquimétrica en esmalte negro Grand Feu, donde se aprecian dos de los detalles más dignos de coleccionista del Speedmaster original: el famoso punto sobre el 90 (DON) y un punto diagonal a los 70.

En el interior de la caja está el Calibre 321, el original utilizado dentro del Speedmaster en 1957. También impulsó los relojes usados durante las misiones Apolo, incluidos los seis alunizajes de la historia. Desde 2019, Omega ha vuelto a poner en producción el Calibre 321, conservando las especificaciones auténticas.

Al darle la vuelta al reloj revela un tributo más al aniversario de la serie. Se ha añadido un grabado del Omega Seahorse, un ícono de la firma utilizado en el Speedmaster desde 1957, en el interior del cristal de zafiro. Su ojo está hecho de un zafiro azul brillante, una joya que tradicionalmente marca una celebración de 65 años.

El Speedmaster Calibre 321 está montado en un brazalete Canopus Gold de 18 quilates con un sistema de ajuste de liberación y se presenta en una caja de madera. Elaborada con un patrón similar al palo de rosa en honor al 65 aniversario de la colección, la forma y el diseño de la caja están inspirados en las originales que los clientes recibieron en 1957.

e-max.it: your social media marketing partner