Lo mejor de la conservación 

Con seis millones de acres, el Parque Estatal de Adirondack de Nueva York es el más grande  paisaje protegido al este del Mississippi, más grande que Yellowstone, el Gran Cañón y el Parque Nacional de los Everglades combinados. Establecido en 1892 por la legislatura estatal, el Parque Adirondack es uno de los modelos más antiguos en el país que trata la convivencia entre los asentamientos humanos y la protección de la naturaleza, y ha servido como modelo para las áreas protegidas tanto a nivel nacional como mundial. La región es de gran importancia ecológica: es uno de los mayores bosques templados intactos en el mundo, representa las cabeceras de cinco cuencas principales y contiene los recursos hídricos a nivel nacional más importantes, incluyendo miles de lagos, cientos de millas de arroyos y ríos, miles de hectáreas de ciénagas, y pantanos y marismas. Es el hogar de una gran diversidad de vida silvestre del Bosque Norte, incluyendo a muchos elementos endémicos de la región boreal, de los cuales los Adirondacks representan el extremo sur.

Los Adirondacks tienen gran importancia cultural y económica. Sus tierras públicas son una atracción recreativa para millones de personas que vienen por medio de un día de viaje, mismo que le otorga al parque una larga historia de conectar a la gente con la naturaleza. Hoy en día, el Parque Adirondack sigue siendo un mosaico de tierras públicas y privadas, con más de un centenar de ciudades y pueblos existentes junto a los espacios naturales de propiedad estatal. Esta estructura única de la tierra evolucionó a partir de un esfuerzo por proteger los recursos naturales de la región, mientras que también proporciona a las personas la oportunidad de vivir cerca del desierto y crear medios de vida basados en los activos naturales. Forma una parte importante de la historia de la extracción de recursos naturales de la región y es la base de su historia cultural, pero el turismo, el empleo en el sector público y el desarrollo económico a pequeña escala han sustituido en gran medida estos en importancia económica.

En 1994, la Sociedad de Conservación de Vida Silvestre comenzó a trabajar en Adirondacks. Nuestros esfuerzos de conservación tienen un enfoque interdisciplinario, vinculando la vida silvestre, el desierto y el bienestar humano, a través de la ciencia aplicada y la conservación basada en la comunidad.

 

 

 

 

 

 

Retos de Conservación

La interrelación del Parque de tierras públicas y privadas crea tanto oportunidades como retos para sus comunidades y para la conservación de las mismas. Los patrones de uso de la tierra de la región han generado históricamente la fricción entre el desarrollo económico y los intereses de conservación. Debido a que el Parque es un mosaico de comunidades humanas en tierras privadas y tierras públicas protegidas, los conflictos humanos-vida silvestre se presentan a menudo, y la calidad del hábitat de la vida silvestre de la región en su conjunto se ve limitada por los patrones de uso de la tierra y las acciones de terratenientes en las tierras privadas. El desarrollo residencial mal planificado tiene el potencial de cambiar la composición de las poblaciones de fauna silvestre de la región.

Los retos de gestión son varios, incluyendo la gestión de travesía en las tierras salvajes del Parque para mitigar los impactos ecológicos de la recreación, y la gestión del transporte para templar el carácter fragmentario de carreteras de la región.

 Los Adirondacks también se enfrentan a los cambios ecológicos, económicos y culturales significativos del cambio climático, en parte debido a la ubicación del parque en la interfaz entre los ecosistemas boreales y los bosques templados del sur. Uno de los temas más importantes que enfrentamos son las cuestiones de la lluvia ácida. Los Adirondacks siguen enfrentando amenazas creadas por los contaminantes transportados por el aire, incluyendo la lluvia ácida y el mercurio.

 

 

 

 

Enfoque de Conservación

La Wildlife Conservation Society (WCS) estableció el Programa de Adirondack, situado en una pequeña comunidad en el interior del Parque, en respuesta a una necesidad de un equilibrio entre la calidad ambiental y el bienestar de la comunidad. La filosofía que guía a la WCS son los objetivos compatibles que mutuamente hacemos cumplir. WCS aplica un enfoque de cooperación entre la ciencia y la información de base para la conservación de las montañas Adirondack y su vida salvaje. 

Generamos, difundimos y aplicamos la ciencia para lograr resultados de conservación, en colaboración con una amplia gama de asociados, entre ellos los líderes locales municipales, grupos de desarrollo económico, las ONG, los administradores de tierras y fauna, grupos de interés de esparcimiento y el personal de la agencia estatal. Nos involucramos directamente con líderes de la comunidad en los proyectos de desarrollo económico y de planificación sostenible en beneficio de las personas y la vida silvestre y para conseguir apoyo para la conservación en la región. Nos enfocamos en proveer información importante y objetiva para guiar las decisiones de gestión y avanzar en las conversaciones regionales.

 

 

Texto: The WCS North America Organization ± Foto: wordpress / ESTADAO / DG LIN / APLACE / NOTIVIAJE

e-max.it: your social media marketing partner