Joven tradición relojera

Probablemente el sueño de toda firma relojera de tradición es poder hacer piezas únicas y armarlas manualmente, donde todos los componentes son elaborados por la misma empresa, pero pocas marcas en el mundo pueden decir que ellos lo hacen. Uno de esos casos excepcionales es el de Parmigiani Fleurier, una de las empresas relojeras más jóvenes del mercado de alta relojería pero que trabaja apegada a la tradición suiza.

Bajo la hospitalidad de Berger Joyeros, AMURA Yachts & Lifestyle platicó con Michelle Parmigiani, presidente y maestro relojero de Parmigiani Fleurier, quien visitó México para lanzar la marca en nuestro país.

Michelle Parmigiani empezó hace 30 años haciendo piezas únicas, trabajando en la restauración y fue contra las tendencias. Por su pasión o quizás la loca ¡dea que tuvo, se dedicó mucho a lo que era la relojería mecánica y siempre quería trabajar por su cuenta.

 

image Ampliar
 
 

Por su libertad e independencia empezó a elaborar piezas únicas, restaurar y a trabajar en colaboración con una de las mejores firmas. En los años ochentas se alió a una de las familias suizas más acaudaladas y que tienen la colección de relojes más importante del mundo (Sandoz Fundation). Hizo mucha restauración para ellos.

Esta familia le dijo: “no podemos permitir que te que- des aquí en la sombra, tenemos que lanzar una marca juntos, para mantener la cultura y tradición suiza, el saber hacer (savoir faire) de todo lo que es artesanal y la verdadera relojería suiza.

Así es que lanzan Parmigiani en 1996 y hoy en día es una de las manufacturas más exclusivas del mundo. Esta firma puede hacer todos los componentes importantes de un reloj, la caja, la carátula, las manecillas, los repuestos, y no sólo fabrican repuestos, también fabrican las máquinas que los ayudan.

“Así que tenemos una independencia total y lo hicimos así para tener una referencia en la alta relojería a largo plazo. Hay que hacer todo uno mismo porque ello te permite proteger tu prestigio, ya que puedes tener un control de calidad más elevado que te permita mantener la exclusividad".

Afirmó que hoy en día hacen una producción de cinco mil piezas y por su forma de trabajar tienen un contacto directo con sus clientes y pueden hacer piezas personalizadas.

De acuerdo con Michelle Parmigiani, “lo que nosotros aportamos al mundo de la alta relojería es muy simple. Somos independientes, tenemos un contacto más perso- nalizado, podemos hacer piezas únicas, tenemos la manufactura y el diseñador está vivo".

Quien se encarga de todo el diseño, todas las innovaciones, todo el desarrollo del mecanismo es precisamente Michelle Parmigiani. Hoy por hoy, la mayor parte de las marcas tienen un relojero, no un diseñador, el fundador hoy en día todavía existe y está aquí trabajando. 

 

image Ampliar
 
 

Texto: Ricardo Vázquez / Enrique Rosas ± Foto: Parmigiani

e-max.it: your social media marketing partner