El arte no consiste en el objeto creado, sino en la habilidad del artista para crear.

Maria Grazia Chiuri se inspiró en una serie fotografías tomadas en 1951 junto al icónico Partenón para una de las líneas high Couture de Monsieur Dior, al momento de crear las piezas de la nueva colección.

El desfile, celebrado en junio pasado, se llevó a cabo en el corazón del estadio Panathinaikó ─también conocido como Kaliimármaro─, construido en el 326 a. C. en Atenas, complementando con su decoración excepcional la presentación de la firma francesa.

Todo transcurrió con la vibrante música de la Orquesta Sinfónica de Atenas y la voz de la cantante y compositora Ioanna Gika de fondo. Entonces se presentaron modelos con vestidos plisados, la mayoría en tonos blancos o claros, que reproducían las líneas y formas de las columnas del lugar.

Entre las múltiples piezas presentadas, destacaron los estampados que hacen referencia a la mitología griega y el uso del corsé; asimismo, los trajes sastre, prendas decoradas con estampado pata de gallo, los acentos con tiras de cuero y las botas altas. Además, Chiuri unió esfuerzos con artesanos locales para intervenir la clásica Bar Jacket o el Dior Book Tote.

Pasando las diosas griegas, Maria Grazia sorprendió al presentar atuendos con estética deportiva, en seguimiento a los Juegos Olímpicos de 2020 y a que, hace 125 años, este mismo lugar que acogió el desfile celebró la primera edición de las Olimpiadas modernas. “El deporte es movimiento, el deporte es libertad”, señaló.

Para esta parte, resaltaron los leggins, shorts de boxeador y tops con patrones creados por Pietro Ruffo.

 

e-max.it: your social media marketing partner