La isla de Barbados suele combinar el ambiente caribeño moderno, las raíces de África occidental y las tradiciones coloniales británicas. Todo ello resulta en una mezcla aderezada por un sol de tesoros musicales, artísticos y culinarios.

Su clásico ron —hecho de una melaza superior y agua filtrada de coral— es considerado un néctar único que se sirve en cientos de tiendas pintadas de colores brillantes a lo largo de la isla. Sin embargo, uno de los grandes secretos de la isla tiene que ver con su celebración dual: El Kadooment Day.

Conocido también como Harvest Home, Crop Over o “Crawpova” —como lo llaman los lugareños— comenzó en 1687. Se dice que este festival fue un derivado de los festivales de cosecha en África como el festival del ñame celebrado en Nigeria y Ghana, que continuaron los esclavos en la isla.

 

 

 

Otra versión apunta a que se llama Crop Over, precisamente porque su nombre honra a su historia: el festival conmemora la culminación de la cosecha de la caña de azúcar, cuando las cargas de trabajo de los esclavos disminuían. Hoy en día, se trata de es un carnaval muy contemporáneo, moderno, lleno de disfraces extravagantes, música caribeña, calypso, música eléctrica y diversos espectáculos en vivo.

El carnaval es un evento cultural de gran riqueza con un legado profundo ligado a la religión. Cuando los colonizadores europeos anunciaron la celebración de la Cuaresma, los esclavos africanos organizaron sus propias versiones de sus creencias, burlándose de sus amos e impulsando la celebración con las tradiciones de África Occidental: tambores, peleas artísticas con palos y la presentación de diversos personajes disfrazados. Estas tradiciones vivas, recuerdan a los visitantes que detrás de esa gran festividad, se encuentra el legado agridulce que personifica la cultura caribeña: una conversión espectacular que parte del dolor para llegar a la alegría.

 

 

 

 

 

Los esclavos, además de agradecer a los dioses de la tierra por otorgarles una cosecha abundante, pedían purificación y bendición para su tierra para el año venidero.

A las celebraciones, que consistían en decorar las prendas, plantaciones y las cosechas con flores y telas de colores brillantes, se les considera el antecedente de los muy coloridos trajes que lucen los lugareños durante la celebración. Cantar y bailar también es una parte importante del festejo.

Aunque los pasos de baile de los festivales folklóricos originales se han ido perdiendo con el paso de los años, la danza vientre con vientre —una suerte de baile con movimientos sugerentes— sobrevivió y se dice que es la inspiración detrás de la danza contemporánea denominada ‘wukking up’.

Las actividades incluyen visitas a las plantaciones, exhibiciones de alimentos, venta de artesanías, concursos de belleza y espectáculos de barcazas se llevan a cabo de junio a julio. El evento alcanza su punto máximo durante el carnaval de Cohobblopot, favorito de los turistas y residentes.  

 

 

 

 

Texto: Elías Zimmerman ± Foto:  CROP OVER FESTIVAL / KING COLLECTIONS / cbc barbados / SN NICHOLAS / BEach / TEEN VOGUE / LUXURY RETREATS / VOB / SOCA FILMS

e-max.it: your social media marketing partner