La tradición del saber hacer

Siguiendo la máxima: “El lujo no es acerca de estilos o tendencias, se trata sobre el cómo hacer, la tradición de hacer la cosas bien”, de la diseñadora Marty Lowe; el Sanlorenzo SL94 ofrece un equilibrio entre materiales, color y textura que forma un ambiente cálido para adentrarse a la aguas del mar.

Con más de medio siglo de experiencia, la elegancia y renombre del astillero Sanlorenzo ya se percibe a nivel internacional, en Italia es reconocido como la mejor marca de yates, a pesar de ser una firma que produce menos de 30 ejemplares al año, es el tercer astillero más grande del mundo en yates de más de 80’. Su internacionalización tiene como punto focal el servicio personalizado y esto en el SL94 se manifiesta en la decoración, en los materiales, en el arte, en los muebles, en los techos, en las telas, en la iluminación... el SL94 es tan personalizado que se produce casi de manera artesanal. 

Un profundo y exhaustivo análisis del concepto llevó al Departamento Técnico a desarrollar este proyecto con el respeto total de los valores y tradiciones de Sanlorenzo, basados a lo largo del tiempo en la estabilidad de la línea de los yates, convirtiéndose en un icono de los yates de negocios.   

 

 

 

 

 

 

En el exterior se distinguen elementos como las escotillas rectangulares; las amplias ventanas de la cubierta principal, los poderosos montantes soportando la parte de la popa del flying bridge que pueden ser pintados del mismo color. En realidad hay dos versiones: una con hard-top, cubriendo la parte del flying bridge; y otra con arco de radar y capota de lona. 

Su característica principal es el flying bridge, el cual es mucho más amplio que en yates de dimensiones parecidas; es en gran parte decorado y amueblado al gusto, lo que permite un uso más cómodo de esa zona y los ventanales transparentes facilitan una vista ilimitada del paisaje circundante.

La innovación técnica más importante es la configuración de la popa: el espejo oculta un garage amplio. El Departamento Técnico logró colocarlo gracias a un sistema innovador. Sanlorenzo eligió esta solución para maximizar los volúmenes interiores sin afectar el cuarto de máquinas. La plataforma sumergible se desplaza hacia arriba y hacia abajo para ayudar a subir a bordo a los invitados y a los juguetes acuáticos.

En esta página, en la fotografía inferior izquierda, se puede apreciar el trabajo en interiores de Marty Lowe y en la página anterior la decoración hecha por Studio Francesco Paszkowski Design. Para la primera unidad, el propietario seleccionó un estilo moderno y sobrio, enriquecido por una amplia variedad de materiales; el barnizado fue tratado natural y tridimensionalmente: las mamparas son de madera de roble blanqueado y los paneles están tratados con sombras metálicas. 

Un magnífico punto focal son los tejidos de malla de piel bruñida que engalanan los respaldos de los sillones y que remiten a los acabados de la más fina artesanía, los cuales también incluyen un toque de modernidad por los acentos de acero inoxidable que dan soporte y marco a la estructura. Esto complementa a la perfección el amueblado, distribuido para promover la agradable sensación de habitar un espacio de máximo lujo.

 

 

 

 

El gran salón en la cubierta principal es iluminado de manera natural por ventanales anchos y está totalmente separado del comedor por la escalera que conduce a la cubierta inferior, es el lugar más íntimo para la relajación. El comedor se abre gracias a una puerta doble y es igualmente un espacio íntimo para degustar algún manjar.     

Por otro lado, el diseño del trabajo en piedras se realizó en honor a la belleza de las rocas gastadas por el mar a través del tiempo. A gran escala, la obra gráfica inspirada en la estética abstracta y femenina de la famosa artista americana Georgia O’Keefe, muestra el trabajo del fotógrafo Shelli Breidenbach. La sensualidad de la colección es el contrapunto perfecto a las líneas fuertes y elegantes que abundan en el interior del yate. 

La cubierta inferior cuenta con un diseño clásico para dar la mejor hospitalidad a los invitados: la cabina del propietario se encuentra a la mitad de la embarcación, una cabina VIP al frente y dos cabinas con camas dobles en el centro. La primera, en particular, es un espacio abierto que cuenta con una ducha y un tocador al estribor.  

El confort se percibe hasta en la cabina de mando, los controles están colocados en una consola negra montada sobre una estructura de madera que también deja relucir el excepcional trabajo en carpintería que abunda en la embarcación. El asiento es individual y fue concebido de tal manera que refuerza la sensación de contar con un espacio amplio para dirigir el yate en mar adentro. 

En resumen, el Sanlorenzo SL94 es un yate que fusiona valores clásicos como el trabajo artesanal con elementos contemporáneos como el diseño minimalista y materiales como el cristal y el acero inoxidable. Es sin duda un barco lujoso que se abrirá paso navegando de manera firme a través de las aguas más exclusivas del mundo.

 

 

 

 

Eslora

28.6 m 

Manga

6.76 m

Capacidad agua 

528 US gls

Capacidad combustible 

2,747 US gls 

Motor 

2x CAT C32 ACERT (2x MTU 16V 2000M92)

Desplazamiento

104 tons 

Velocidad máxima 

29 nudos

 

Texto: Sanlorenzo México ± Foto: Sanlorenzo YAchts

e-max.it: your social media marketing partner