Se Reinventa Constantemente

Se le puede reconocer con distintos calificativos característicos de su grandeza. El hotel más lujoso del mundo, el más alto, el único que no cuenta con habitaciones -solo suites-, el único reconocido con siete estrellas y un largo etcétera. No obstante lo anterior lo que resulta paradójico es que el hotel nunca ha “solicitado” ninguno de esos reconocimientos.

Lo anterior lo señala Marco Nijhof Vicepresidente Senior de Jumeirah Group para la Región del Golfo, y responsable de Operaciones del Burj Al Arab, que en idioma árabe significa, Torre Arábica, y que con sus 27 pisos y una altura de 321 metros, es el hotel más alto del mundo, situado en el mar, sobre una isla artificial localizada a 270 metros de la playa, la cual está conectada con tierra firme mediante una carretera.

 

 

 

 

“Todos los reconocimientos del Burj han venido a través de los especialistas, de los clientes y de la prensa, nosotros no hemos solicitado o realizado ninguna aplicación al respecto. No obstante lo anterior si nos preciamos de ser el hotel mas lujoso del mundo”,  señala Marco en entrevista exclusiva para Amura.

Burj Al Arab cuenta con 202 suites, la más pequeña de ella es de 175 m2 y la mayor cubre un área de 780 m2, con todas las amenidades y servicios que una persona pudiera requerir.

De acuerdo con Nijhof la clave para mantener este estatus, es reinventar constantemente el nivel superior de servicio con que cuenta el hotel. Para ello cuentan con un staff de 1800 personas, ya que desde el punto de vista de servicio y personalización del mismo tenemos un compromiso completo con nuestros clientes.

 

 

 

“La palabra clave para nosotros en Burj Al Arab es que continuaremos constantemente tratando de reinventarnos en los diferentes niveles de servicios” señaló Marco, como ejemplo de lo anterior menciona la reciente creación del restauran asiatico Jun Sui, que se ha convertido en el sitio de moda en Dubai. “En este restaurante se invirtió una fuerte suma de dinero tan solo en la decoración con cristales Swarovzky en el techo y detalles de lujo, para comodidad de los comensales”, puntualizó.

En cuanto a amenidades, estas se renuevan cada momento, buscando superar las expectativas de los clientes, por ejemplo en cada suite los huéspedes tienen acceso a una laptop conectada todo el tiempo a Internet, sistemas de entretenimiento con programas especialmente diseñados para el hotel y detalles en nuevos niveles de servicio.

 

 

 

 

Entre las amenidades, el hotel cuenta con Assawan Spa & Health Club situado en el piso 18, acceso ilimitado a Wild Wadi Water Park, acceso al Mall of the Emirates y Ski Dubai, para ir de compras Rolls-Royce chauffer shopping experience, tour escenico en helicóptero sobre Dubai, playa privada Majles Al Bahar exclusiva para huéspedes del Burj Al Arab, renta de Yates y Golf de clase mundial en Montgomerie, Emirates Hills, Dubai Greek y Arabian Ranches

“El hotel es producto de un concepto y una a visión de mas de 20 años, incluyendo el tiempo que tiene de servicio y el tiempo que se tardaron en construirlo. Esto nos lleva a mantener un gran staff tratando de que nuestros huéspedes se sientan a gusto”, agrego Marco

Entre los cambios recientes se ha adquirido una nueva flotilla de Rolls Royce, sustituyendo los “viejos” que ya tenían algunos años, y de igual forma, nuestros huéspedes pueden llegar a hacer su chek in en helicóptero, no hay ningún hotel en el mundo en el que permita llegar a los clientes en helicóptero, puntualiza Marco.

Finalmente Nijhof señala que existe un gran compromiso de los 1800 trabajadores del Burj Al Arab con el servicio hacia los clientes y que la premisa será continuar reinventando este altísimo nivel de servicios hacia los mismos.  

 

 

 

 

 

Texto: Rafael Luna Grajeda ± Foto: Burj Al Arab.

e-max.it: your social media marketing partner