Corazón de vida caribeña

Puer­to Ri­co sor­pren­de por su in­só­li­to ca­rác­ter, pro­duc­to de la na­tu­ra­le­za sin­gu­lar de su gen­te y de su his­to­ria. Con­ser­va un par­ti­cu­lar sa­bor des­de los tiem­pos de los pi­ra­tas y es un pe­que­ño co­ra­zón de vi­da ca­ri­be­ña que se in­ven­tó con la lle­ga­da de los es­pa­ño­les.

La is­la Bo­rin­quen es­ta­ba ha­bi­ta­da por los taí­nos y cuan­do Cris­tó­bal Co­lón la des­cu­brió la lla­mó “San Juan Bau­tis­ta”. En­ton­ces se ini­ció el mes­ti­za­je con la lle­ga­da de eu­ro­peos y afri­ca­nos, crean­do una so­cie­dad que aho­ra vi­bra al rit­mo de sal­sa.

 

 

La is­la, con 60 km de an­cho y 130 km de lar­go, sur­gió con una se­rie de even­tos vol­cá­ni­cos que cons­tru­ye­ron su cor­di­lle­ra cen­tral, una au­tén­ti­ca es­pi­na dor­sal que la di­vi­de en dos, do­mi­na­da por el Ce­rro de Pun­ta (1,338 m). En la par­te nor­te el Atlán­ti­co ame­na­za las cos­tas, con pla­yas y acan­ti­la­dos, y la cos­ta sur es el Ca­ri­be.

Pa­ra des­cu­brir es­ta is­la en­can­ta­do­ra zar­pa­mos en un via­je de seis días ha­cia un ver­da­de­ro jar­dín tro­pi­cal, con ma­ra­vi­llo­sas ma­ri­nas a lo lar­go del re­co­rri­do.

 

Por el be­llo San Juan

San Juan, con su fa­bu­lo­sa ma­ri­na al fon­do de la in­men­sa ba­hía, es el pun­to de par­ti­da pa­ra zar­par ha­cia el oes­te. En el Vie­jo San Juan los mu­ros bri­llan y sus bal­co­nes de hie­rro cuen­tan las his­to­rias de esos fuer­tes vien­tos que azo­tan la is­la. Las per­so­nas ha­blan de le­yen­das de mar cuan­do las olas son al­tas, de cuan­do lle­ga­ban los ga­leo­nes es­pa­ño­les o cuan­do en­tran los gran­des cru­ce­ros en el puer­to.

En­tre 1511 y 1521, ba­jo el man­do del con­quis­ta­dor Juan Pon­ce de León, la ciu­dad se ins­ta­ló en esa is­la pa­ra pro­te­ger­se de los ata­ques de los taí­nos. Se cons­tru­yó la mu­ra­lla y pron­to la Co­ro­na es­pa­ño­la edi­fi­có el im­po­nen­te fuer­te San Fe­li­pe El Mo­rro, con unos mu­ros de 50 m de an­cho, que se ele­van so­bre el acan­ti­la­do a la en­tra­da de la ba­hía.

El in­tri­gan­te fuer­te San Cris­tó­bal fue cons­trui­do en 1634 por el mer­ce­na­rio ir­lan­dés Ale­jan­dro O’Reilly, quien in­ven­tó unos tú­ne­les pa­ra lle­gar a fuer­tes ad­ya­cen­tes. En­ton­ces San Juan era una de las ciu­da­des más pro­te­gi­das del Nue­vo Mun­do, que in­clu­so aguan­tó y re­cha­zó los ata­ques del pi­ra­ta Fran­cis Dra­ke, en 1595.

 

 

Aho­ra es un ma­ra­vi­llo­so ba­rrio don­de se sien­te el sa­bor del pa­sa­do al ca­mi­nar por sus ca­lle­jo­nes en­tre las ca­sas de co­lo­res, des­cu­brien­do su ca­te­dral, igle­sias y con­ven­tos, el tea­tro, sus pla­ci­tas y la fa­mo­sa Puer­ta de San Juan.

La For­ta­le­za, cons­trui­da en 1533, vi­gi­la ese la­do don­de se an­cla­ban esos bar­cos. La Ca­pi­lla de Cris­to y la Ca­sa Blan­ca (ho­gar de la fa­mi­lia Pon­ce de León du­ran­te 250 años), ca­da una con­ser­va su en­can­to del pa­sa­do. Y qué de­cir de la mo­nu­men­tal pla­za del Quin­to Cen­te­na­rio, que se en­mar­ca con el con­ven­to de los Do­mi­ni­cos, el Cuar­tel Ba­la­já, y el ex con­ven­to de las Car­me­li­tas, es­te úl­ti­mo con­ver­ti­do en un gran ho­tel.

El Vie­jo San Juan, au­tén­ti­ca re­li­quia del pa­sa­do, es un pa­seo de co­lo­res en me­dio de la gran ur­be que se ex­tien­de tie­rra aden­tro y a lo lar­go de la cos­ta es­te, don­de los ho­te­les y edi­fi­cios bor­dean las pla­yas.

 

 

La ru­ta de la Cos­ta Atlán­ti­ca

Zar­pa­mos en di­rec­ción al oes­te, si­guien­do la Cos­ta Atlán­ti­ca, una su­ce­sión de pla­yas lar­gas de are­na blan­ca, con ba­hías se­pa­ra­das por pe­que­ños acan­ti­la­dos. Una cos­ta pla­na que bor­dea los lla­nos ex­ten­di­dos al pie de la cor­di­lle­ra cen­tral, con al­gu­nas la­gu­nas y mu­cha ve­ge­ta­ción.

Do­ra­do es un gran cen­tro tu­rís­ti­co, con gran­des re­sorts a lo lar­go de la pla­ya. Pa­san­do la pun­ta del Ce­rro Gor­do des­cu­bri­mos Pla­ya Tor­tu­gue­ro, don­de se pro­te­ge la la­gu­na del mis­mo nom­bre, an­ti­guo pa­raí­so de los ma­na­tíes y aho­ra ho­gar del cai­mán. Las pla­yas va­cías se su­ce­den has­ta lle­gar a Are­ci­bo, una gran ciu­dad con su  puer­to, don­de an­cla­mos pa­ra ir a vi­si­tar el im­pre­sio­nan­te ob­ser­va­to­rio, con su re­cep­tor in­crus­ta­do en­tre los mon­tes ro­co­sos, así co­mo las ca­ver­nas del río Ca­muy, en me­dio de un pai­sa­je de for­ma­ción cárs­ti­ca.

Are­ci­bo no es una ciu­dad muy atrac­ti­va y zar­pa­mos muy tem­pra­no pa­ra des­cu­brir, a par­tir de la pe­que­ña al­dea de Isa­be­la y de Pun­ta Sar­di­na, las her­mo­sas pla­yas don­de el sur­fing es un de­por­te de gran éxi­to.

 

 

 

Lu­ga­res idea­les co­mo Pla­ya Jo­bos, pro­te­gi­da por la ba­rre­ra de co­ral, lu­gar de la Com­pe­ten­cia Mun­dial de Sur­fing en 1989; Pla­ya Shacks, al pie de la Ba­se Ra­mey y con unas her­mo­sas cue­vas pa­ra bu­cear, y otras pla­yas de lar­gas du­nas y are­na blan­ca.

Al pa­sar Pun­ta Bo­rin­quen, con su acan­ti­la­do ocre y pro­te­gien­do la her­mo­sa Pla­ya Wil­der­ness, lle­ga­mos a Pla­ya Crash Boat, en­tre el Atlán­ti­co y el Ca­ri­be, y que se­pa­ra Puer­to Ri­co de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, con la is­la de La Mo­na, a 50 mi­llas de la cos­ta.

Crash Boat es una de las más be­llas pla­yas con sus aguas cris­ta­li­nas, un ver­da­de­ro pa­raí­so don­de an­cla­mos pa­ra go­zar de su en­can­to.

 

Por la Cos­ta Oes­te

Se­gui­mos nues­tro re­co­rri­do ha­cia el sur, pa­san­do Ba­hía de Agua­di­lla don­de se ex­tien­de una ciu­dad gran­de, con trá­fi­co y ho­te­les en la ori­lla. El puer­to es muy ac­ti­vo, con sus grúas; la Ba­se Mi­li­tar Ra­mey aban­do­na­da es uti­li­za­da co­mo ciu­dad de ba­jos re­cur­sos, lar­gas pla­yas se­pa­ra­das por los acan­ti­la­dos que al­ber­gan pe­que­ñas en­se­na­das y ba­rre­ras de co­ral al bor­de de la are­na.

La his­to­ria di­ce que es en esa her­mo­sa cos­ta que Co­lón lle­gó por pri­me­ra vez a la is­la. Al nor­te y al sur de Pun­ta Hi­gue­ra, don­de sur­ge el fa­ro, las pla­yas son fa­mo­sas por el sur­fing y muy con­cu­rri­das pa­ra na­dar.

Rin­cón, un pe­que­ño pue­blo con una ex­ce­len­te ma­ri­na, es uno de los me­jo­res lu­ga­res pa­ra go­zar de las pla­yas de fi­na are­na y aguas tran­qui­las, don­de sur­gen al­gu­nos ho­te­les y en el cual fi­nal­men­te an­cla­mos.

Arri­ba­mos al Ho­tel Hor­ned Dor­set, de los más ex­clu­si­vos de Puer­to Ri­co. Des­de sus ha­bi­ta­cio­nes, con al­ber­ca pri­va­da, se ad­mi­ra el mar des­de lo al­to del pe­que­ño acan­ti­la­do, y su res­tau­ran­te es el más fa­mo­so de to­da la is­la.

La Cos­ta Oes­te de­li­mi­ta, con un mar tran­qui­lo, una se­rie de la­gu­nas, man­gla­res y tran­qui­las ba­hías idea­les pa­ra an­clar, con muy bue­nas ma­ri­nas. Re­co­rri­mos Ba­hía de Añas­co y su lar­ga pla­ya, que co­lin­da con un lla­no ver­de al fi­nal de la cor­di­lle­ra cen­tral. Ma­ya­güez, ciu­dad rui­do­sa con un im­por­tan­te puer­to, al­gu­nas an­ti­guas ca­sas del si­glo XIX y su tea­tro.

La La­gu­na de Jo­yu­da es un re­fu­gio na­tu­ral pa­ra las aves y se pue­de re­co­rrer en ka­yac; Puer­to Real, pe­que­ño pue­blo al fon­do de un man­glar con sus res­tau­ran­tes, y la her­mo­sa Ba­hía de Bo­que­rón, bor­dea­do de pla­yas de are­na blan­ca.

 

 

La Cos­ta Sur

El tiem­po nos per­mi­tió se­guir nues­tra ru­ta a lo lar­go de lo que se con­si­de­ra co­mo la pla­ya de are­na blan­ca más lar­ga de Puer­to Ri­co: el Com­ba­te. De aguas tran­qui­las y cris­ta­li­nas, an­tes de pa­sar el Ca­bo Ro­jo, don­de des­ta­ca Pun­ta Ja­güey, con su fa­ro que do­mi­na los acan­ti­la­dos, ha­bi­ta­dos por ga­vio­tas y que pro­te­ge la pa­ra­di­sia­ca Pla­ya San­ta.

Nues­tro re­co­rri­do con­ti­nuó por la Cos­ta Sur, don­de des­ta­ca su ba­rre­ra de co­ral, in­te­rrum­pién­do­se con pe­que­ñas en­se­na­das, man­gla­res, la­gu­nas cos­te­ras y po­cas pla­yas.

 

 

En Pla­ya San­ta, de are­na blan­ca y mar tur­que­sa, se en­cuen­tran unas sa­li­nas de­bi­do a la po­ca pro­fun­di­dad de las la­gu­nas, des­ta­cán­do­se con ex­tra­ños co­lo­res ro­sas.

An­cla­mos en La Par­gue­ra, una pe­que­ña al­dea al bor­de de una pla­ya ro­dea­da de man­gla­res.

Por ca­rre­te­ra fui­mos a vi­si­tar el en­can­ta­dor pue­blo de San Ger­mán, con sus pe­que­ñas ca­lles y su pla­za cen­tral y otros lu­ga­res co­mo la igle­sia de Por­ta Coe­li (cons­trui­da en 1606) y una se­rie de ca­sas del si­glo XIX, ele­gan­tes y con un dul­ce re­cuer­do del pa­sa­do.

Du­ran­te la no­che ex­plo­ra­mos la Ba­hía Fos­fo­res­cen­te, don­de la lan­cha y los re­mos al mo­ver el agua pro­du­cen un es­ta­lli­do de lu­ces (pro­vo­ca­do por mi­croor­ga­nis­mos fos­fo­res­cen­tes) que ha­bi­tan esas aguas, dan­do lu­gar a un es­pec­tá­cu­lo lu­mi­no­so asom­bro­so.

 

 

Pla­ya, man­gla­res e is­las...

Par­ti­mos rum­bo a la cos­ta del Bos­que Es­ta­tal de Guá­ni­ca, un ver­da­de­ro fior­do tro­pi­cal de 3 km de lar­go y no más de 400 m de an­cho, cu­yas la­de­ras se en­cuen­tran cu­bier­tas de un bos­que se­co, ho­gar de 40 es­pe­cies de pá­ja­ros y 700 va­rie­da­des de plan­tas. Su pro­fun­di­dad per­mi­te na­ve­gar sin pro­ble­ma y es un lu­gar muy pe­cu­liar.

Se­gui­mos cos­tean­do la pro­te­gi­da Ba­hía de Gua­ya­ni­lla, con sus man­gla­res y la cos­ta de co­ra­les azo­ta­dos por las olas. To­ma­mos rum­bo a la Ma­ri­na de Pon­ce, que ofre­ce to­dos los ser­vi­cios y don­de atra­ca­mos pa­ra co­no­cer la aris­to­crá­ti­ca Pon­ce.

Crea­da en el si­glo XVI, la ciu­dad pros­pe­ró real­men­te con la ca­ña de azú­car, ca­fé y ga­na­de­ría, vol­vién­do­se una ciu­dad im­por­tan­te en el XIX, ador­nán­do­se de ele­gan­tes edi­fi­cios, co­mo la Ca­te­dral de Gua­da­lu­pe, tea­tros y par­ques. Hoy en día es una her­mo­sa ciu­dad muy ani­ma­da con su vi­da noc­tur­na.

 

 

La Cos­ta Es­te

 A la sa­li­da del sol zar­pa­mos ha­cia Pla­ya Sa­li­nas, fa­mo­sa por ser el me­jor re­fu­gio pa­ra los ve­le­ros que na­ve­gan en el Ca­ri­be, ex­ce­len­te an­cla­je en ca­so de hu­ra­cán gra­cias a su co­lec­ción de pe­que­ñas is­las y ca­na­les en el man­glar de aguas pro­fun­das.

Ex­plo­ra­mos Ba­hía de Jo­bos, pro­te­gi­da por 15 ca­yos y ro­dea­da de man­gla­res, con­si­de­ra­da co­mo el me­jor re­fu­gio pa­ra el ma­na­tí, pe­ro só­lo pu­di­mos ver unos del­fi­nes.

Lle­ga­mos a Puer­to Arro­yo, que mar­ca el fi­nal de los lla­nos del sur don­de se ha­cen las gran­des plan­ta­cio­nes de ca­ña de azú­car. Con­ser­va al­gu­nos edi­fi­cios, tes­ti­gos de su glo­ria pa­sa­da, y de­li­mi­ta el cam­bio de re­lie­ve y ve­ge­ta­ción.

 

 

Las mon­ta­ñas lle­gan al mar y em­pie­za la Cos­ta Es­te, con sus mon­tes cu­bier­tos de sel­va, sus ba­hías de are­na bor­dea­das de co­co­ta­les al pie de los pi­cos don­de se ato­ran las nu­bes.

Pa­sa­mos una se­rie de ca­bos: Ma­la Pas­cua, Pun­ta Tu­na, Pun­ta Ye­guas (don­de las mon­ta­ñas de la Cu­chi­lla de Pan­du­ras ju­gue­tean con el mar, crean­do ba­hías y her­mo­sas pla­yas) pa­ra des­cu­brir Puer­to Ya­bu­coa, si­tua­do en el es­tua­rio de Tres Ríos, al fi­nal de cam­pos de ca­ña de azú­car.

 

Is­las de fan­ta­sía

En ese in­men­so lla­no sem­bra­do de pal­mas de co­co se ha ins­ta­la­do una gran ur­ba­ni­za­ción, con su ma­ri­na y golf, dos ho­te­les, ca­si­no, ban­cos, ca­sas se tra­ta de Pal­mas del Mar. Su ar­qui­tec­tu­ra es de es­ti­lo ibe­ro-me­di­te­rrá­neo, los ya­tes son so­ber­bios, la gen­te her­mo­sa, y pa­re­ce una au­tén­ti­ca is­la de la fan­ta­sía.

El pe­que­ño puer­to de pes­ca­do­res de Na­gua­bo se alo­ja en el fon­do de una pe­que­ña ba­hía, bien pro­te­gi­do por una pe­nín­su­la ro­co­sa y el Ca­yo San­tia­go es­tá ha­bi­ta­do por una co­lo­nia de ma­ca­cos.

El pue­bli­to tie­ne un cier­to en­can­to con sus ele­gan­tes ca­sas y su ma­le­cón, don­de se res­pi­ra la bri­sa del mar en el atar­de­cer, cuan­do el sol alum­bra las ro­cas y la lar­ga pla­ya de Hu­ma­cao.

La Is­la de Vie­ques se en­cuen­tra a tan só­lo 10 mi­llas de aquí pe­ro por fal­ta de tiem­po no pu­di­mos co­no­cer­la ni tam­po­co la de Cu­le­bra. Con­tor­nea­mos la pe­nín­su­la de la ba­se na­val de Roos­se­velt Roads, una de las ba­ses más gran­des del mun­do, que cuen­ta con una po­bla­ción mi­li­tar de 2,500 sol­da­dos y otros tan­tos ci­vi­les.

Al fi­nal del día lle­ga­mos a la en­can­ta­do­ra ma­ri­na de Puer­to del Rey, con una ca­pa­ci­dad para al­ber­gar 750 bar­cos, la más gran­de de la is­la y tal vez del Ca­ri­be, con su pue­blo que cuen­ta con res­tau­ran­tes, tien­das, ban­cos y to­dos los ser­vi­cios, has­ta ta­lle­res pa­ra re­pa­ra­cio­nes im­por­tan­tes.

 

 

Bor­dean­do la Is­la

En nues­tro úl­ti­mo día de na­ve­ga­ción bor­dea­mos la pe­nín­su­la no­res­te de la is­la don­de se en­cuen­tran Puer­to Real y Pla­ya Fa­jar­do, los cua­les ofre­cen ser­vi­cios de ma­ri­na. El ferry sa­le de su puer­to y a lo lar­go de la cos­ta hay ma­ri­nas, co­mo Vi­lla Ma­ri­na y Puer­to Chi­co, y la del Wynd­ham El Con­quis­ta­dor Re­sort, con su ho­tel y so­ber­bio golf en las co­li­nas.

Cru­za­mos las aguas tran­qui­las de Las Croa­bas, pro­te­gi­das por va­rias is­las, pa­ra con­tor­near la Ca­be­za de San Juan, esa pe­que­ña pe­nín­su­la de re­ser­va na­tu­ral con sus la­gu­nas y pla­yas pro­te­gi­das co­mo La Es­con­di­da, Se­ven Seas o El Con­ven­to.

Em­pie­zan en­ton­ces be­llas pla­yas to­ca­das por las fuer­tes olas del Atlán­ti­co o pro­te­gi­das por ca­bos o alo­ja­das en her­mo­sas ba­hías con su are­na blan­ca y bor­dea­da por edi­fi­cios de de­par­ta­men­tos o por ho­te­les.

Lu­qui­llo es la pe­que­ña Saint-Tro­pez de la cos­ta no­res­te, con su vi­da noc­tur­na in­ten­sa. En Loi­za Al­dea se vi­si­ta su igle­sia que da­ta de 1646, y pa­san­do Pun­ta Can­gre­jos em­pie­za la cos­ta del Gran San Juan, con sus con­do­mi­nios y ho­te­les a la ori­lla del mar: Pi­ne Gro­ve, Is­la Ver­de, Ocean Park, Con­da­do, Mi­ra­mar, La Con­cha y un con­jun­to de pla­yas aco­ge­do­ras y muy po­bla­das.

Ex­plo­ra­mos la Cor­di­lle­ra Cen­tral en tres días pa­ra des­cu­brir pue­blos es­con­di­dos, he­le­chos ar­bo­res­cen­tes que as­cien­den ha­cia el cie­lo y pier­den sus ma­jes­tuo­sas ho­jas en­tre la ne­bli­na y cas­ca­das que ru­gen en los plie­gues.

Des­de Ba­rran­qui­tas, un ex­qui­si­to pue­blo do­mi­na­do por su her­mo­sa igle­sia en la pla­za ador­na­da por un kios­co has­ta Ma­ri­cao, la al­dea rei­na del ca­fé ocul­ta­da en su pe­que­ño va­lle.

 

 

De re­gre­so a San Juan

El Yun­que, a tan só­lo una ho­ra de San Juan, es una mon­ta­ña de 1,049 m de al­tu­ra, cu­bier­ta de bos­que tro­pi­cal hú­me­do ori­gi­nal. Es­tá ha­bi­ta­do por ár­bo­les de más de mil años, con 240 es­pe­cies di­fe­ren­tes, 1,000 es­pe­cies de plan­tas, 50 de or­quí­deas, 60 de pá­ja­ros in­clu­yen­do va­rios co­li­bríes y el pe­ri­co puer­to­rri­que­ño (hi­gua­ca) en pe­li­gro de ex­tin­ción. Tam­bién cuen­ta con nue­ve es­pe­cies de ca­ma­ro­nes de agua dul­ce, la ra­na co­quí, la­gar­ti­jas, la boa de Puer­to Ri­co, re­par­ti­dos en cua­tro zo­nas de ve­ge­ta­ción di­fe­ren­te.

Se­gún la al­tu­ra los ár­bo­les cam­bian, las pre­ci­pi­ta­cio­nes va­rían y en la ci­ma se alo­ja la ne­bli­na que per­mi­te ali­men­tar el mus­go. El Yun­que es el par­que na­cio­nal más fa­mo­so del Ca­ri­be, que se vi­si­ta por sen­de­ros per­fec­ta­men­te bien se­ña­la­dos.

Puer­to Ri­co es una is­la en­can­ta­do­ra que fas­ci­na gra­cias a su gen­te que pla­ti­ca a la som­bra del um­bral de las ca­sas o bai­la cuan­do la no­che lle­ga con fres­cu­ra.

Sus vien­tos cuen­tan his­to­rias de pi­ra­tas que ha­bi­ta­ban las ba­hías, y na­ve­gar al­re­de­dor de ella es una in­vi­ta­ción a en­con­trar una be­lla na­tu­ra­le­za, la cos­ta que sor­pren­de des­pués de ca­da ca­bo.    

 

Texto: Patrick Monney ± Foto: Patrick Monney

e-max.it: your social media marketing partner