Construido sobre una pequeña península al suroeste de la isla de Sri Lanka se encuentra un pequeño pueblo llamado Galle Fort. Fundado por los portugueses, pero luego retomado por los holandeses en el siglo XVII, este fuerte fue restaurado por el Departamento de Arqueología de Sri Lanka y nombrado un Monumento Mundial por la Unesco. 

Un hotel histórico invita a capturar la esencia del pasado con sus instalaciones refinadas y cautivadoras. El Amangalla es un lugar que permanece más allá del tiempo con una decoración encantadora y un servicio digno de ser nombrado uno de los mejores. Su spa ayurvédico fue nombrado como uno de los 10 mejores en Asia.

Originalmente un puerto muy frecuentado por europeos, su identidad permanece intacta como algo que es privilegiado por su ubicación y espíritu. Un destino clásico que logra satisfacer hasta los gustos más diferentes.

 

Texto: Amura ± Foto: Flickr, ©JNTO, Suiza viajero, Hotel Ponta Dos Ganchos

e-max.it: your social media marketing partner