Intersección de ciencia y estilo

Mo­da y fun­cio­na­li­dad se han en­con­tra­do en los re­lo­jes Phi­lip Stein Tes­lar. Es­ta tec­no­lo­gía pa­ten­ta­da ha si­do di­se­ña­da pa­ra emi­tir una se­ñal úni­ca, que for­ta­le­ce el pro­pio cam­po na­tu­ral de ener­gía elec­tro­mag­né­ti­ca del cuer­po y ayu­da a re­for­zar su cam­po de ener­gía pa­ra re­sis­tir efec­ti­va­men­te los po­ten­cia­les efec­tos ne­ga­ti­vos de los cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos ex­ter­nos de fre­cuen­cias ba­jas ge­ne­ra­dos por los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, com­pu­ta­do­ras, hor­nos de mi­croon­das y mu­chos otros apa­ra­tos elec­tró­ni­cos de uso co­ti­dia­no.

 

Tec­no­lo­gía Tes­lar

Los re­lo­jes Phi­lip Stein con­tie­nen el chip Tes­lar, que fun­cio­na jun­to con el mo­vi­mien­to elec­tró­ni­co de cuar­zo pa­ra crear una se­ñal es­pe­cial. La ba­te­ría del re­loj emi­te un cam­po eléc­tri­co y la bo­bi­na del mo­vi­mien­to elec­tró­ni­co de cuar­zo crea un cam­po mag­né­ti­co. Bá­si­ca­men­te, el chip Tes­lar uti­li­za es­tos dos cam­pos elec­tro­mag­né­ti­cos pa­ra ge­ne­rar un ter­cer cam­po úni­co que emi­te de 7 a 9 pul­sa­cio­nes por se­gun­do (7 a 9 Hz), que es el mis­mo ran­go de fre­cuen­cia que el es­ta­do de ener­gía    na­tu­ral de la Tie­rra. Es­te es igual­men­te el ran­go que emi­te el ce­re­bro cuan­do se en­cuen­tra en es­ta­do de me­di­ta­ción, o cuan­do los atle­tas es­tán en su me­jor de­sem­pe­ño.

 

 

Pio­ne­ro de la cien­cia de la ener­gía

El nom­bre de es­ta tec­no­lo­gía ha­ce ho­nor a Ni­ko­la Tes­la, un in­mi­gran­te yu­gos­la­vo que tra­ba­jó con Tho­mas Edi­son. Tes­lar, bri­llan­te in­ven­tor, es el cien­tí­fi­co que nos ha le­ga­do la co­rrien­te al­ter­na que pro­pul­sa nues­tro mun­do mo­der­no y es con­si­de­ra­do el pa­dre de la tec­no­lo­gía es­ca­lar “no hert­zia­na”, la tec­no­lo­gía que se usa en el chip Tes­lar.

 

Los re­sul­ta­dos

De­bi­do a los dis­tin­tos ni­ve­les de sen­si­bi­li­dad que ca­da per­so­na pre­sen­ta, ca­da una pue­de ex­pe­ri­men­tar di­fe­ren­tes reac­cio­nes. Al­gu­nos pue­den sen­tir in­me­dia­ta­men­te un le­ve pul­so de ener­gía o un cos­qui­lleo, o una sen­sa­ción de ca­lor o cal­ma cuan­do lle­van pues­to un re­loj Phi­lip Stein. Otros pue­den ob­ser­var que se sien­ten me­nos en­fa­da­dos, frus­tra­dos o an­sio­sos, fren­te a si­tua­cio­nes que an­tes hu­bie­ran pro­vo­ca­do reac­cio­nes más fuer­tes y pro­nun­cia­das. Al­gu­nos ex­pe­ri­men­tan un sue­ño más pro­fun­do, que les per­mi­te sen­tir­se más des­can­sa­dos al des­per­tar. In­clu­so, hay quie­nes ex­pe­ri­men­tan me­nos ten­sión en su am­bien­te la­bo­ral, y al­gu­nos me­jo­ran su con­cen­tra­ción en el tra­ba­jo. En re­su­men, se ex­pe­ri­men­ta una ma­yor con­cen­tra­ción de ener­gía.

 

 

Lu­jo y ex­clu­si­vi­dad

Phi­lip Stein es si­nó­ni­mo de opu­len­cia y dis­tin­ción. Su di­se­ño úni­co de do­ble ca­rá­tu­la (dis­tin­ti­vo de la mar­ca), su cu­bier­ta de cris­tal mi­ne­ral y sus mo­de­los con in­crus­ta­cio­nes de za­fi­ros, dia­man­tes, ca­rá­tu­las de ma­dre­per­la y co­rreas de ace­ro, piel o la­gar­to.

 

Texto: Germán Nájera ± Foto: Phillip Stein.

e-max.it: your social media marketing partner