Buceo en un mundo legendario

Los rayos de luz, la claridad del agua y las formaciones que encuentras dentro de los cenotes, hacen este tipo de buceo una experiencia única.

El vocablo “cenote” deriva del maya dzonot. Recinto sagrado para los mayas en el que ritualizaban ofrendas a Chaac, (dios de la lluvia). Etimológicamente como ya se señaló, la palabra cenote, con la que se designa un pozo natural en terreno calizo, también significa “Caverna con Agua”, en clara referencia al uso que los mayas hacían de los cenotes como lugares sagrados y de sacrificio en su compleja cosmología.

Es una leyenda que se sacrificaban doncellas, lanzándolas a las aguas, ataviadas con finos ropajes y joyas; los expertos corroboran a través de un proceso de análisis de los huesos, que la mayoría de los huesos humanos encontrados por arqueólogos y buzos pertenecían a niños menores de 11 años y adultos varones.

 

 

 

La Península de Yucatán está formada por un subsuelo de piedra caliza, material altamente permeable, por efecto de la erosión, el techo de alguna de estas grutas se ha desmoronado, dejando al desnudo un pequeño espejo de agua dulce. En su evolución posterior, el cenote se va llenando de escombros, disminuye su profundidad, se secan y por fin queda reducido a una fosa con vegetación. Mientras no está inundado, el agua que filtra va formando estalactitas y estalagmitas que brotan en techos y suelo respectivamente. Estas columnas calcáreas pueden alcanzar diámetros de un metro hasta siete u ocho metros de longitud.

Yucatán posee más 3,000 cenotes, a diferencia de la Riviera Maya, éstos no están conectados por ríos subterráneos. A este conjunto se le denomina “El anillo de Cenotes” mismos que fueron formados por meteorito que impactó con la tierra, hace 65 millones de años, provocando la extinción de los dinosaurios.

Los Cenotes se clasifican:

  • Cenote de cielo abierto.
  • Cenote semiabierto.
  • Cenote subterráneo o gruta.

Esta clasificación está relacionada con la edad del cenote siendo los maduros los que se encuentran completamente abiertos y los más jóvenes los que todavía mantienen su cúpula intacta.

 

 

 

En las proximidades a la ciudad de Mérida a escasos 15 km se encuentra la zona arqueológica de Dzibilchaltún. “El lugar dónde hay escritura en las piedras”, cuyas primeras construcciones datan del año 500 AC. La superficie abarca unos 16 km, con obras monumentales, como el Templo de las Siete Muñecas, la Plaza Central y una construcción colonial, La Capilla Abierta, construida entre 1590 y 1600 y ubicada en medio de la plaza. A un costado se encuentra el cenote Xlacah, cuyo nombre significa “pueblo viejo”. Ya en 1958 una expedición de buzos de National Geographic Society se internó en sus profundidades y rescató 30 mil objetos mayas, muchos de ellos de carácter ritual.

  • CHELENTÚN, CHANSINIC’CHE, BOLONCHOJOL En el pueblo de Cuzamá, se visitan 3 cenotes, el de Chelentún “Piedra Recostada”, el de Chansinic’che “Árbol de Hormigas” y el de Bolonchojol “Nueve Goteras”, cada uno de estos cenotes tiene su atractivo y en los cuales se puede nadar, bucear, snorkelear y practicar el espeleobuceo.
  • LUKUNCHÁN, (Cenote Tierno), X-AZUL (Niña Azul), MUMUNDZONOT (Pequeño Lodazal) y SAC-NICTÉ (Flor Blanca)  Muy cercano a las poblaciones de Tunkas y de Cenotillo, que debe su nombre a la gran cantidad de cenotes existentes en sus alrededores, tal vez unos 150, aunque los principales son Kaipech, Xayin y Ucil.
  • IK KIL, CHICHÉN ITZÁ  La zona arqueológica más famosa y mejor restaurada de toda la Península.En este sitio se encuentra el “Cenote Sagrado”. Localizado en un parque eco arqueológico se encuentra el cenote Ik Kil y demás también se encuentra el cenote “Sagrado Cenote Azul” el que es espectacular, ubicado a 26m de profundidad y rodeado de espesa vegetación, de aguas cristalinas ideales para bucear.

 

 

  • DZITNUP o KEKEN  Se localiza dentro de una cámara subterránea, donde se pueden observar enormes formaciones de estalactitas y estalagmitas. En el techo hay un hueco por donde penetra la luz e ilumina las aguas azul turquesa. Se encuentra a 7km al suroeste de Valladolid.
  • ZACÍ  En el corazón de la ciudad de Valladolid, fundada en 1543, que fuera la zona prehispánica de Zací “Gavilán Blanco”. Lo más imponente de este cenote es su bóveda, del que cuelgan enormes estalactitas, a través de las cuales se filtran los rayos del sol, iluminando la exuberante vegetación que rodea al depósito de agua turquesa, donde habita una especie de pez gato y bagres negros sin ojos llamados “Lub”.

La débil corriente de las aguas, así como la temperatura de las mismas, entre 24° y 25° los convierten en paraísos espectaculares.

 

 

 

Los cenotes son entradas a un legendario mundo submarino. Las increíbles visitas, que guiarán al buzo a un mundo de ensueño; las maravillosas formaciones geológicas, las estalactitas, las estalagmitas, las cataratas, las columnas de piedra, hacen de este mundo submarino un lugar en el que disfrutar una experiencia inolvidable.

El buceo en cenotes y cavernas se realiza en entornos cerrados o semiabiertos, por ello existen reglas especiales que se deben de seguir:

  • Bucear dentro de los límites de la luz natural del sol.
  • Límite de distancia de 65m hacia la superficie.
  • Profundidad máxima de 33m.
  • Buceo sin restricciones (definido como pasaje donde dos buzos no puedan pasar uno al lado del otro)
  • Plan de buceo sin descompresión.
  • Visibilidad mínima de 10m.
  • Mínimo de presión de aire de 135 bars / 2000 libras
  • Línea continúa hasta la superficie.
  • Máximo de personas de 4 buzos por guía.

Para los amantes del buceo que quieren experimentar nuevas sensaciones, el buceo en cenotes es una gran oportunidad para conocer las bellezas naturales que brinda el Estado Yucatán al mundo.

 

 

Info

Gerardo del Villar

Dive Encounters

www.diveencounters.com.mx

www.gerardodelvillar.com

 

Texto: AMURA ± Foto: AMURA

e-max.it: your social media marketing partner