Una belleza Marina

La Ba­hía de Ban­de­ras ha si­do re­co­no­ci­da por su im­pre­sio­nan­te be­lle­za den­tro de las 10 ba­hías más her­mo­sas del mun­do. Las mon­ta­ñas que la ro­dean con su ve­ge­ta­ción exu­be­ran­te y su vas­ta ex­ten­sión de mar al ho­ri­zon­te pro­por­cio­nan pai­sa­jes sor­pren­den­tes.

Se en­cuen­tra si­tua­da en el Pa­cí­fi­co me­xi­ca­no, en­tre los es­ta­dos de Ja­lis­co y Na­ya­rit, su cli­ma tro­pi­cal y su ri­que­za na­tu­ral la ha­cen un lu­gar pri­vi­le­gia­do pa­ra el de­sa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des tu­rís­ti­cas o de­por­ti­vas, co­mo bu­ceo, pes­ca de­por­ti­va, golf, sur­fing, ve­le­ris­mo y ob­ser­va­ción de ba­lle­nas, en­tre otras. Ac­tual­men­te pre­sen­ta des­ti­nos tu­rís­ti­cos de pri­mer ni­vel, co­mo Puer­to Va­llar­ta, Nue­vo Va­llar­ta y el de­sa­rro­llo en Pun­ta de Mi­ta, Na­ya­rit.

Sien­do una de las ba­hías más gran­des y pro­fun­das del mun­do, con 40.7 km de lar­go y po­co más de 1600 m de pro­fun­di­dad, al­ber­ga una gran­dio­sa di­ver­si­dad, des­de el am­bien­te cos­te­ro y de pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal, has­ta el ta­lud y la fo­sa for­ma­da por el ca­ñón sub­ma­ri­no que re­co­rre la cos­ta sur des­de el par­que ma­ri­no de Los Ar­cos has­ta Ca­bo Co­rrien­tes. Se con­si­de­ra que la Ba­hía de Ban­de­ras for­ma la par­te más al sur de la Pro­vin­cia del Gol­fo de Ca­li­for­nia, da­das las co­rrien­tes ma­ri­nas es­ta­cio­na­les, sus ca­rac­te­rís­ti­cas geo­grá­fi­cas y la dis­tri­bu­ción de es­pe­cies que la ha­bi­tan a lo lar­go del año.

 

 

Es una ba­hía muy pro­duc­ti­va, don­de se pue­den en­con­trar abun­dan­tes es­pe­cies de pe­ces co­mo pez ve­la y mar­lin, así co­mo otros atrac­ti­vos de pes­ca de­por­ti­va. Tam­bién es ho­gar de gran va­rie­dad de aves ma­ri­nas, ma­mí­fe­ros ma­ri­nos y co­mu­ni­da­des de in­ver­te­bra­dos que ha­cen del mun­do sub­ma­ri­no un co­lo­ri­do es­pec­tá­cu­lo con va­rie­dad de for­mas, te­nien­do la opor­tu­ni­dad de vi­vir en­cuen­tros con­tras­tan­tes con pe­que­ños ca­ba­lli­tos de mar y con man­tas gi­gan­tes en los arre­ci­fes de las Is­las Ma­rie­tas.

Las is­las se en­cuen­tran en la bo­ca de la ba­hía, a 40 km al oes­te de Puer­to Va­llar­ta, y son un re­fu­gio pa­ra una va­rie­dad de aves ma­ri­nas que ani­dan en ellas, des­ta­can­do la pre­sen­cia del su­la pies azu­les, el cual es in­ter­na­cio­nal­men­te co­no­ci­do en las Is­las Ga­lá­pa­gos y es muy abun­dan­te en el he­mis­fe­rio nor­te en las Is­las del Gol­fo de Ca­li­for­nia. Es­te es el si­tio más al sur de su dis­tri­bu­ción en Mé­xi­co.

 

 

 

Pa­ra los aman­tes del bu­ceo de­por­ti­vo y la fo­to­gra­fía sub­ma­ri­na es­ta ba­hía ofre­ce si­tios muy in­te­re­san­tes y reu­nio­nes con cria­tu­ras ma­ri­nas fas­ci­nan­tes. Tal es el ca­so del en­cuen­tro con ti­bu­ro­nes ba­lle­na so­li­ta­rios o car­dú­me­nes de man­tas gi­gan­tes ali­men­tán­do­se en esas aguas du­ran­te los me­ses de in­vier­no. Es­tas se pue­den ob­ser­var oca­sio­nal­men­te sal­tan­do fue­ra del agua, con lo cual crean una vi­sión que pa­re­cie­ra irreal. Se en­cuen­tran nor­mal­men­te en Ma­ja­hüi­tas y en las cer­ca­nías de las Is­las Ma­rie­tas, am­bos si­tios re­sul­tan ex­ce­len­tes pa­ra el bu­ceo ama­teur o in­ter­me­dio. Otros si­tios co­mo El Mo­rro, Las Igle­sias y La Cor­ve­te­ña ofre­cen con­di­cio­nes pa­ra un bu­ceo ex­pe­ri­men­ta­do y pro­fun­do con opor­tu­ni­da­des de ob­ser­var fau­na co­mo del­fi­nes mo­tea­dos o na­riz de bo­te­lla, tor­tu­gas ma­ri­nas, man­ta­rra­yas águi­la, ti­bu­rón de ale­tas de pun­ta ne­gra, co­ra­les gi­gan­tes y for­ma­cio­nes ro­co­sas lle­nas de vi­da. En los me­ses de ve­ra­no, oto­ño e in­vier­no se pue­den en­con­trar tor­tu­gas ma­ri­nas, ya sea de día en la su­per­fi­cie del océa­no, aso­leán­do­se, apa­reán­do­se, o bien du­ran­te una agra­da­ble ca­mi­na­ta noc­tur­na por la pla­ya en el mo­men­to en que sa­len pa­ra ha­cer sus ni­dos.

 

 

En in­vier­no y en pri­ma­ve­ra se tie­ne la ma­yor di­ver­si­dad de es­pe­cies ma­ri­nas en las aguas de la ba­hía, y es to­do un es­pec­tá­cu­lo ob­ser­var el mar lle­no de vi­da. No es ex­cep­ción pa­ra la abun­dan­cia y va­rie­dad de ce­tá­ceos, co­mo los del­fi­nes tor­ni­llo, los del­fi­nes na­riz de bo­te­lla, los de­fi­nes mo­tea­dos e in­clu­so gru­pos de or­cas que en­cuen­tran ali­men­to en es­ta zo­na del Pa­cí­fi­co.

Un atrac­ti­vo na­tu­ral que ac­tual­men­te se ha con­ver­ti­do en ico­no de la con­ser­va­ción am­bien­tal en el ám­bi­to mun­dial y que vi­si­ta la Ba­hía de Ban­de­ras du­ran­te el in­vier­no con par­ti­cu­lar abun­dan­cia es la ba­lle­na jo­ro­ba­da. Muy re­co­no­ci­da por sus acro­ba­cias y su va­rie­dad de can­tos que pue­den es­cu­char­se ba­jo el agua du­ran­te el in­vier­no. La ba­lle­na jo­ro­ba­da se dis­tri­bu­ye en el in­te­rior de la ba­hía pa­ra apa­rear­se y criar a sus ba­lle­na­tos. El pri­mer re­por­te do­cu­men­ta­do so­bre la pre­sen­cia de ba­lle­nas jo­ro­ba­das con crías en Ba­hía de Ban­de­ras lo rea­li­zó el ca­pi­tán Char­les M. Scam­mon du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX,  el cual la de­no­mi­nó Ba­hía de Jo­ro­ba­das.

 

 

 

Anual­men­te, Ba­hía de Ban­de­ras es an­fi­trión de una va­rie­dad de even­tos cul­tu­ra­les, los cua­les se de­sa­rro­llan en tor­no a sus atrac­ti­vos y ri­que­zas na­tu­ra­les: Re­ga­ta In­ter­na­cio­nal de Ve­le­ris­mo, tor­neos de golf en los cam­pos de Puer­to Va­llar­ta, Nue­vo Va­llar­ta y el nue­vo cam­po del Four Sea­sons Re­sort en Pun­ta Mi­ta, así co­mo el Tor­neo de Pes­ca De­por­ti­va. Es­tos even­tos, au­na­dos al Fes­ti­val de Gas­tro­no­mía Gour­met, la Ca­mi­na­ta del Ar­te por las prin­ci­pa­les ga­le­rías de Puer­to Va­llar­ta, los fes­ti­va­les de mú­si­ca y las fes­ti­vi­da­des tra­di­cio­na­les ha­cen de es­ta ba­hía un des­ti­no tu­rís­ti­co pri­vi­le­gia­do con pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal que aco­ge a mi­les de vi­si­tan­tes al año. 

 

 

Texto: Óscar S. Frey ± Foto: Óscar S. Frey.

e-max.it: your social media marketing partner