"La Fée Verte" o Hada Verde

Ab­sen­ta, ab­sint­h o Ha­da Ver­de es una be­bi­da muy an­ti­gua y po­pu­lar que tie­ne una his­to­ria le­gen­da­ria que le atri­bu­ye po­de­res má­gi­cos.

Ar­tis­tas y eru­di­tos de los si­glos XIX y XX be­bie­ron de es­ta fuen­te de ins­pi­ra­ción: Rim­baud, Ver­lai­ne, Van Gogh, Bau­de­lai­re, Lau­trec, Ma­net, Víc­tor Hu­go, Os­car Wil­de, He­ming­way y De­gas de­fen­dían su con­su­mo, ale­gan­do que el li­cor es­ti­mu­la­ba su crea­ti­vi­dad.

Er­nest He­ming­way afir­ma­ba que el ab­sen­ta era “una al­qui­mia lí­qui­da que cam­bia las ideas”. Y eso es cier­to en par­te, pues­to que pro­vo­ca reac­cio­nes si­mi­la­res a las que pro­du­cen el con­su­mo de otras sus­tan­cias psi­co­tró­pi­cas. Ver­lai­ne le dis­pa­ró a su ami­go Rim­baud; Van Gogh ame­na­zó a Gau­guin con una na­va­ja, y Wil­de es­tu­vo en­car­ce­la­do por mo­ti­vos amo­ro­sos.

 

 

Unos di­cen que Os­car Wil­de ma­ni­fes­tó que “des­pués del pri­mer va­so, ves las co­sas co­mo te gus­ta­ría que fue­ran, tras el se­gun­do las ves co­mo no son en la rea­li­dad, y des­pués del ter­ce­ro las ves tal co­mo son y eso, es lo peor de to­do”. Otros ex­pli­can que “la pri­me­ra eta­pa es muy nor­mal, co­mo cuan­do se be­be cual­quier al­co­hol, en la se­gun­da uno em­pie­za a ver mons­truos y co­sas crue­les, y en la ter­ce­ra uno ve las co­sas que de­sea ver, las ma­ra­vi­llas del mun­do, las co­sas cu­rio­sas”.

Quie­nes be­bían ab­sen­ta en gran­des can­ti­da­des su­frían el sín­dro­me del ab­sen­tis­mo co­mo hi­per-ex­ci­ta­bi­li­dad, alu­ci­na­cio­nes y es­pas­mos. Eran per­so­nas que no se­guían las nor­mas so­cia­les. Vi­vían le­jos de lo que no fue­ra li­ber­tad, be­lle­za, ver­dad y amor (co­mo  lo mues­tra la pe­lí­cu­la “Mou­lin Rou­ge”).

Ha­cien­do un po­co de his­to­ria, el nom­bre pri­mi­ti­vo de la ab­sen­ta fue el de Part­he­nis Ab­sint­hium, pe­ro la dio­sa grie­ga de la cas­ti­dad re­ci­bió tan­tos fa­vo­res su­yos que le dio su nom­bre, con­vir­tién­do­se así en Ar­te­mi­sia Ab­sint­hium.

De sa­bor amar­go, ab­sint­hium sig­ni­fi­ca "des­pro­vis­to de pla­cer".

El li­cor se uti­li­za­ba pa­ra cu­rar an­gi­nas, pa­ra pre­ve­nir la em­bria­guez y sa­nar las mor­de­du­ras de ra­tas o ra­to­nes. Se le atri­bu­ye­ron pro­pie­da­des ape­ri­ti­vas (abrir el ape­ti­to) y se uti­li­za­ba co­mo tó­ni­co es­to­ma­cal. Se di­ce que re­gu­la el ci­clo mens­trual y que com­ba­te las lom­bri­ces in­tes­ti­na­les.

Co­mo cua­li­dad má­gi­ca, la be­bi­da se col­ga­ba en las puer­tas pa­ra man­te­ner ale­ja­do al dia­blo y a los es­pí­ri­tus ma­lig­nos. En la Edad Me­dia, las bru­jas em­plea­ban la Ar­te­mi­sa en sus pó­ci­mas, en­can­ta­mien­tos y he­chi­zos pa­ra ahu­yen­tar a los se­res ma­lig­nos y a los de­mo­nios.

La ab­sen­ta se­ría uno de los li­co­res con­su­mi­dos ha­bi­tual­men­te en las ter­tu­lias de los ar­tis­tas.

 

¿Qué es la ab­sen­ta?

Es una be­bi­da de al­ta gra­dua­ción ob­te­ni­da de la des­ti­la­ción de va­rias plan­tas me­di­te­rrá­neas, prin­ci­pal­men­te ajen­jo (ab­sen­ta), anís e hi­no­jo. Es una be­bi­da muy aro­má­ti­ca, se­ca, que se pue­de to­mar so­la, con agua, co­mo ape­ri­ti­vo, y que tam­bién es muy ade­cua­da pa­ra mez­clar.

Su prin­ci­pal com­pues­to es un acei­te vo­lá­til, del cual la hier­ba, a tra­vés de la des­ti­la­ción pro­por­cio­na en­tre un 0.5 a 1.0 por cien­to. Usual­men­te es de co­lor ver­de os­cu­ro o al­gu­nas ve­ces azul, y tie­ne un fuer­te aro­ma y amar­go sa­bor. Es­te acei­te con­tie­ne tu­yo­na (ab­sint­hol te­na­ce­to­na), tu­yi­lol (bien so­los, o com­bi­na­dos con áci­dos iso­va­le­riá­ni­co y má­li­co), iso-tu­yo­na, ca­di­ne­na, fe­lan­dre­no y pi­ne­no.

 

¿Có­mo to­mar­la?

  • PA­LO­MI­TA

La ab­sen­ta es una be­bi­da esen­cial­men­te so­cial, y se to­ma aña­dién­do­le agua muy fría (pro­du­cién­do­se en las ab­sen­tas ani­sa­das el efec­to co­no­ci­do co­mo la "pa­lo­mi­ta", al ad­qui­rir co­lor le­cho­so), se le pue­de aña­dir azú­car o no se­gún el gus­to per­so­nal.

Si de­ci­de aña­dir azú­car, el ri­tual más clá­si­co con­sis­te en ver­ter la ab­sen­ta en una co­pa gran­de, co­lo­car lue­go la cu­cha­ri­lla de ab­sen­ta en­ci­ma del va­so, con un te­rrón de azú­car so­bre la mis­ma, y se vier­te el agua des­pa­cio so­bre el azú­car. El te­rrón se di­suel­ve y go­tea a tra­vés de los agu­je­ros de la cu­cha­ri­lla. Una vez di­suel­to, se re­mue­ve y ya se pue­de to­mar.

La pro­por­ción de ab­sen­ta y agua va­rían se­gún el gus­to, se sue­le mez­clar una par­te de ab­sen­ta a tres de agua pu­dien­do lle­gar has­ta siete par­tes de agua si no se de­sea to­mar mu­cho al­co­hol.

 

  • AN­TOR­CHA

Otro ri­tual más nór­di­co, qui­zá más ade­cua­do pa­ra lo­ca­les noc­tur­nos: Se po­ner el te­rrón de azú­car so­bre la cu­cha­ri­lla y és­ta so­bre la co­pa se vier­te la ab­sen­ta por en­ci­ma.

El azú­car se ca­ra­me­li­za y se di­suel­ve. Una vez apa­ga­da la lla­ma, se le pue­de aña­dir agua, pe­ro tam­bién una be­bi­da iso­tó­ni­ca, re­fres­co de li­món o de na­ran­ja, etc.

 

 

Da­tos in­te­re­san­tes del Ha­da Ver­de

  • El li­cor fue in­ven­ta­do en Sui­za, en 1792, por el doc­tor fran­cés Pie­rre Or­di­nai­re.
  • A par­tir de 1850 co­men­zó a pro­pa­gar­se la alar­ma so­bre las con­se­cuen­cias de­ri­va­das del con­su­mo abu­si­vo de la ab­sen­ta.
  • Al pa­re­cer, la pro­duc­ción de li­cor fue pro­hi­bi­da -y aún hoy se man­tie­ne- en to­da Eu­ro­pa, sal­vo en Es­pa­ña y Por­tu­gal, don­de es le­gal y re­la­ti­va­men­te sen­ci­llo ad­qui­rir­la y con­su­mir­la.
  • Son nu­me­ro­sas las re­fe­ren­cias ar­tís­ti­cas de la ab­sen­ta: Ma­net pin­tó “El be­be­dor de ab­sen­ta” (1859); De­gas, “La ab­sen­ta” (1876); Pi­cas­so, “La mu­jer be­bien­do ab­sen­ta” (1901) y “El va­so de ab­sen­ta” (1911). Vin­cent nos pre­sen­ta la me­sa de un ca­fé ha­cien­do es­qui­na con una bo­te­lla y una co­pa del li­cor; al fon­do po­de­mos con­tem­plar unas xi­lo­gra­fías ja­po­ne­sas que de­co­ran las pa­re­des.
  • Hoy en día la ab­sen­ta es­tá re­gu­la­da y en la do­si­fi­ca­ción per­mi­ti­da es ab­so­lu­ta­men­te ino­cua. Se le atri­bu­yen cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas afro­di­sia­cas.
  • Se re­co­mien­da con­su­mir la ab­sen­ta de 70° en de­tri­men­to de la de 50° y la que ten­ga más con­te­ni­do de tu­yo­nas pa­ra po­der ver al ha­da ver­de.     

 

Bebedores de Absenta

Edouard Manet

Charles Baudelaire

Paul Verlaine

Arthur Rimbaud

Oscar Wilde

Ernest Dowson

Edgar Degas

Henri de Toulouse-Lautrec

Vincent Van Gogh

Adolphe Monticelli

Paul Gauguin

Alfred Jarry

Pablo Picasso

Ernest Hemingway

Edgar Allen Poe

 

Texto: Dore Ferriz Híjar ± Foto: Archivo, AGV

e-max.it: your social media marketing partner