Por primera vez, Bowmore −el reconocido destilador de Escocia−, se ha unido en un trabajo colaborativo con Aston Martin −principal fabricante de automóviles de Inglaterra−, para crear un nuevo whisky inspirado en uno de los automóviles más icónicos del fabricante.

Este single malt de edición limitada, que llevará por nombre Black Bowmore DB5 1964, rendirá homenaje al DB5, el auto favorito de James Bond. Se llama así por el año en que se destiló y esta decantación, limitada a una producción de 25 botellas, marca solo la sexta vez desde 1993 que líquido se embotella.

No obstante, en un momento de serendipia, y tal como Aston Martin cuando lanzó el DB5 en 1963, este año y el whisky que lo acompaña tienen un significado especial para la compañía escocesa: “A medida que los fuegos del carbón dieron paso al vapor para calentar los alambiques, fue la primera destilación de este nuevo método que pasó a crear Black Bowmore”, explicó su gerente, David Turner.

Este whisky se ha convertido, a lo largo de las décadas, en uno de los más codiciados y es que, la barrica y el tiempo lo han dotado de un color profundo, notas y sabores igual de complejos, donde un sorbo revela capas de mango, maracuyá, miel y café. En términos olfativos, es una mezcla de aromas de fruta madura y caramelo, un bouquet de tabaco, piel de naranja y cereza negra.

En cuanto al embotellamiento, cada uno fue hecho a mano por Glasstorm e incorpora un genuino Aston Martin Pistón. Todo empaquetado en un estuche de transporte que detalla una a una las colaboraciones.

 

e-max.it: your social media marketing partner