{socialbuttons}

 

 

Declarada Fiesta de Interés Turístico

Toledo sigue la tradición de la Semana Santa con tal lucimiento, que su celebración ya es  una Fiesta de Interés Turístico Nacional. Su recogimiento se expresa con un arte de gran severidad penitencial, y las procesiones solemnes dan oportunidad de conocer los muchos conventos que existen en Toledo.

La Semana Santa es celebración digna de aprovecharse para recorrer esta hermosa ciudad, pues a su belleza escénica se suma la de una celebración que se extiende desde el Viernes de Dolores (en la semana previa) hasta el Jueves y Viernes Santos.

A las once de la noche del Viernes 22 de marzo comienzan los rituales y el Domingo de Ramos entra la procesión a la Catedral por la Puerta del Reloj. La del Lunes Santo es acompañada al comienzo por cantos gregorianos de seminaristas. La procesión del Miércoles Santo acaba con el Miserere cantado en la iglesia conventual de Santo Domingo el Real. La noche del Jueves al Viernes salen dos procesiones de la Catedral Primada, a las nueve la primera y a medianoche la segunda.

 

A la una de la madrugada del sábado parte la procesión del Cristo de la Buena Muerte, del Monasterio de San Juan de los Reyes. La vigilia pascual se realiza en todas las iglesias y se espera la medianoche. Entra el Domingo de Resurrección con la doble procesión de la Santísima Virgen de la Alegría y del Jesús Resucitado, en la que, tras el encuentro de las imágenes, a la Virgen se le quita el velo de luto y los asistentes celebran con una chocolatada delante de la parroquia de San Andrés.

(Con información del Excmo. Ayuntamiento de Toledo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.).

 

Texto:  Alfonso López Collada ± Foto: Agustín Puig

e-max.it: your social media marketing partner