La verdadera esencia de la tradición magiar

En la cultura húngara encontramos una fuerte tradición arraigada a la historia de sus pueblos. Los húngaros son patriotas entusiastas que celebran con orgullo cada evento dedicado a su país; conoce algunas de sus festividades más importantes:

En primavera llega a la capital el Festival de Primavera de Budapest, la mayor celebración cultural en el país —una serie de eventos en los que participan museos, teatros, salas de conciertos y más. Está dirigido a diferentes públicos por su extensa oferta cultural, y pese a que es una festividad nueva, a lo largo de 34 años se ha logrado colocar como un evento con gran presencia e interés cultural para húngaros y extranjeros.

 

“La nación húngara es la aristocracia del heroísmo, la grandeza del corazón y la dignidad. ¿Cuándo pagaremos nuestra deuda con esta nación bendita que salvó a Occidente?...Esta nación nos levanta y nos ennoblece con su ejemplo heroico”.
-Jules Michelet, historiador francés (1798-1874)

 

 

Con la Fiesta Nacional de Hungría se conmemora la Revolución y Guerra de Independencia de Hungría (1848-1849). Se considera que a partir de esta fecha se instauró la actual Hungría Parlamentaria. Como dato curioso, durante esta celebración (y en general) el brindar con cerveza es mal visto; la historia sugiere que soldados austriacos ejecutaron a 13 soldados húngaros y brindaron con cerveza. Desde entonces se evita hacer el choque de tarros.

Durante el Lunes de Pascua o Locsolkodás, los jóvenes, con ayuda de baldes o botellas de agua, mojan a las mujeres mientras les recitan algún poema, mientras que las mujeres ofrecen huevos de pascua para detener el “baño de agua”. Al día siguiente, son ellas quienes mojan a los jóvenes. Esta festividad alude a que las mujeres, como campos, deben ser cuidados y procurados.

La Fiesta de San Esteban, el 20 de Agosto, es una fecha en que todo el pueblo húngaro conmemora a Esteban I, el primer rey de Hungría y quien logró reunir a las siete tribus magiares bajo una misma nación. Se lleva a cabo en el Puente de las Cadenas en Budapest cada año.

 

 

 

 

Festividades universales como lo son Navidad y Año Nuevo en Hungría son celebradas con especial particularidad. Para ellos, el 6 de Diciembre, Mikulás es quien trae obsequios a los niños, mientras que el 24 de Diciembre son regalos del Niño Jesús. En Año Nuevo no se acostumbra comer carne de aves pues se cree que la suerte se escapa volando; por lo tanto, su oferta gastronómica para esta noche es sopa de pescado y col rellena.

Ningún país podría estar completo sin la música —este lenguaje que a pesar de ser universal le da identidad a su origen. La música tradicional de Hungría va desde exponentes clásicos como Franz Liszt hasta la música folk tradicional. Las Csardás son las piezas más representativas; se dice que soldados húngaros bailaban estas piezas, y posteriormente bandas de música romani (gitana) las popularizaron. Esto nos lleva a concebir entonces la danza como la perfecta visión del folclor, permitiendo contemplar baile, vestimenta y música en un solo acto. Actualmente existen tres representantes de danza folclórica en Budapest: Conjunto Folclórico Nacional, Conjunto Artístico Danubio y el Conjunto Artístico Rajkó.

El actual panorama artístico y cultural tiene representantes que han trascendido fronteras; Victor Vasarelys y sus pinturas con efecto de movimiento, mejor conocido como el Op ARt, o el popular cubo Rubik que desde 1974 ha sido el juguete más vendido en todo el mundo.

Abordar la cultura de Hungría es sin duda hablar de una de las culturas más ricas de Europa, con influencia de otras (turca, romana, germana) que lograron el perfecto equilibrio para conservarse hasta lo que conocemos hoy en día.  

 

 

Texto: Teresa Morales ± Foto: SAINT PETERS BLOG / TRAVEL TOP 6 / BUDAPEST OPERA / BUDAPEST TIME / COLLMOT

e-max.it: your social media marketing partner