Luego de ocho años de permanecer cerradas, Egipto reabrió al público las tumbas de Iymery y de su hijo mayor, Neferbauptah, conocidos como los sacerdotes del rey Keops, que reinó hace unos 4,600 años.

Las dos tumbas "reflejan, mediante sus elementos arquitectónicos, las tradiciones religiosas y laborales en el Antiguo Imperio egipcio", aseguró el ministro egipcio de Antigüedades, Mamduh al Damati. Ambas tumbas se remontan a la V dinastía faraónica (2.500-2.350 a.C) y se encuentran en el Cementerio Occidental de las pirámides de Giza, a pocos metros de la pirámide de Keops.

 {socialbuttons}

e-max.it: your social media marketing partner