No es solo la experiencia extrema, sino la sensación inmediata de libertad lo que mueve a algunos de los más rigurosos aventureros. Las Maldivas regalan escenarios perfectos para dar rienda suelta a la emoción de estar vivos.

Lograr fluir sobre una gran ola por primera vez es un bautizo hacia una dimensión que solo es posible conocer surfeando. El 90% del territorio de las Maldivas pertenece al medio acuático, por lo que la mejor forma de llegar hasta las olas o actividades en todo el archipiélago es en una embarcación.

La emoción de surfear en el mar de Maldivas puede ser muy potente y desafiante, pero también ofrece espacios donde las olas se enrollan en bucles dóciles que raramente se rompen o cierran, para permitir un surfing apacible, pero igualmente emocionante.

 

 

Ciertos spots son accesibles desde la arena o a partir del arrecife de coral para realizar ese paso veloz entre la cresta que comienza por medir la fuerza y la dirección de las corrientes sobre la tabla, remando con los brazos hasta llegar a donde surfistas experimentados realizan sus acrobacias.

Australia, Hawái, Maldivas, entre otros sitios, forman parte de una larga lista de sitios donde hoy día se practica alguna modalidad de este deporte totalmente globalizado y en constante evolución.

 

El surf conquista al mundo

Surf es una palabra de origen inglés y significa “cresta de ola o marejada de fondo”. Surfear es una práctica que fue conocida en occidente por el capitán James Cook, quien la comenzó a describir tras presenciar su realización en Tahití en 1778 (el capitán Cook murió de forma trágica durante este viaje), en un relato que tuvo que ser terminado por su oficial James King; de este momento también existen dibujos. Se afirma que el Surf ya se practicaba en la Polinesia hace 3,000 años y en Perú, donde existen grabados de surfistas de tiempos pasados.

Una tabla semejante a la actual fabricada en madera ya se usaba para realizar estas acrobacias sorprendentes. La práctica contemporánea del surf data de 1900 cuando se trasladó a California, otro punto cardinal en su dispersión. Si bien es un deporte que requiere de toda la fuerza de un atleta, hay elementos del arte de la danza y las habilidades de un gimnasta reunidos en su ejecución.

Durante 1956, las tablas se comenzaron a fabricar en un plástico ligero, y en los años 80 su práctica se popularizó hasta alcanzar el auge que conocemos en la actualidad, así como su evolución hacia otros deportes. Entre éstas, una muy importante fue la adición de una aleta a la tabla, lo que aporta más estabilidad a los ejecutantes.

Reflejo y equilibro son indispensables para surfear; así como tener destreza y conocimiento para prever la dirección del oleaje y de las corrientes. Otro tema que tomar en cuenta es elegir el sitio adecuado en concordancia con la habilidad y el nivel individual, y así disfrutarlo realmente. Para los principiantes existen asociaciones y entrenadores por toda Maldivas y como parte de los resorts.

En dependencia de las condiciones climáticas será el oleaje, conocido como mar de fondo, generado por las condiciones del clima y la fuerza del mar lejano de las costas donde existen fuertes corrientes, olas rápidas y entubadas ideales para volar sobre el mar.

En Maldivas, la temporada de surf se extiende desde febrero hasta noviembre, con un pico de grandes olas en junio y agosto, cuando el viento sopla en mar abierto. Un dato curioso, también se usa la palabra “surfear” a la acción de desplazarse por los sitios en internet.

 

 

 

El Surf del siglo XXI

Los surfistas conforman una gran comunidad y algunos viajan por todo el mundo tras las mejores olas. En la actualidad, este deporte se practica con tablas cada vez más sofisticadas, trajes fabricados con materiales inteligentes para protegerse del clima, golpes o heridas. Hoy en día se fabrican tablas también para las mascotas y adecuadas para las primeras experiencias de los niños.

En todo el mundo se practica el surf y existen atrevidas variantes, algunas fuera del océano, ya que hay quienes han querido surfear a lo largo del techo de los trenes en movimiento.

El paddle surf se apoya del uso de un remo para llegar a la ola. En el sky surf los atletas se lanzan desde un avión sobre una tabla, hasta abrir el paracaídas para llegar al mar; este es un deporte de alto riesgo.

El Tander surf se ejecuta en parejas: una persona sostiene a la otra mientras realizan sus evoluciones cada vez más osadas sobre la tabla. Esta modalidad ya está incluida en los campeonatos, es un deporte espectacular, ya que combina gimnasia acrobática y aspectos de esquí terrestre.

En Maldivas no hay que sufrir por los spots, ya que por todo el archipiélago el mar impera. Para sitios bien comunicados debido a su cercanía con la capital: Coke surf break, Isla Tulusdhoo, Huras Ninjas, Hudhuranfushi Surf Resort, Kanifinohu y Sultans, son solo algunos de los más renombrados.

Para quienes no quieran atreverse a andar sobre las olas, hay muchos otros deportes de aventura como buceo, esquí acuático y abordaje de rodillas, entre otros. 

 

 

Texto: Leoncio Esteves ± Foto: shutterstock, fty, wallhere, 17qq, gatsont

e-max.it: your social media marketing partner