La gran intriga sobre el consumo de alcohol en Catar es un tema muy sonado en eventos internacionales que benefician el turismo en este estado islámico con más de un millón de habitantes. En este país árabe la guía para degustar bebidas etílicas es resumida, por tanto exclusiva, y en Amura te proporcionamos los lugares legalmente permitidos.

El país helvético tiene, para los sibaritas más quisquillosos, la excelsa combinación entre los vinos de producción limitada con delicados chocolates y sus cremosos y fuertes quesos ¡Descubre el maridaje que representa la cultura suiza!

Las extensas áreas de los parques canadienses resultan de inspiración absoluta. Muy cerca de la región de los Grandes Lagos, en Ontario, y los acuíferos del Valle de Okanagan, en British Columbia, los viñedos compiten en belleza, aunque, en los dos, el objetivo está focalizado en producir uno de los vinos con mayor fama mundial: Icewine o vino de hielo.

Turquía posee una de las superficies de viñedos más extensas del mundo, el mejor producido se encuentra en Capadocia.

Una crujiente parrilla de leña es el corazón que mantiene a Ascua, inspirada en la palabra española para “brasa”, viva y animada. Esta famosa casa de carnes ofrece un enfoque australiano a los platos clásicos de la Península Ibérica.

A las orillas de Elizabeth Quay, en el Ritz-Carlton, el chef ejecutivo Jed Gerrard tomó la huerta —alguna vez el corazón de la casa— y lo llevó a su cocina, creando algunos de los platillos más exquisitos de la región.

Este restaurante no se avergüenza de decirlo, es un lugar de grandes filetes y excelentes vinos. Esto, unido a una larga tradición de trabajar junto a brillantes artistas y diseñadores crea una experiencia estética difícil de olvidar para los comensales.

En Saint-Chinian, cerca de Béziers, los muros de la bodega son decorados por artistas invitados, de estas obras se realizan las etiquetas y el vino D.O.P. Saint-Chinian, una producción de edición limitada de seis mil botellas por artista. L’Art en Cave® asocia el arte y el vino en un entorno industrial.

A través de las puertas de la casa de Fontjoncouse, y pasando el salón de recepción, le espera un pequeño cuarto con un famoso “viejo pozo.” A medida que los ojos se van ajustando a sus alrededores, descubrirán una habitación llena de luz, iluminada por resplandecientes candelabros que exponen hojas blancas en las paredes, marcos expuestos de madera y grandes ramos de flores.

La Table de Franck Putelat ha sido calificada con dos estrellas en la Guía Michelin desde 2012, un reconocimiento bien merecido, teniendo en cuenta su devoción por ofrecer una cocina inventiva y una mezcla de sabores y productos de mejor calidad para transformar una fina experiencia fina culinaria en una experiencia excepcional.